A ver qué encuentras...

sábado, 9 de enero de 2016

Nos advirtieron, "segundas partes, nunca fueron buenas" y aun así nos empeñamos una y otra vez en volver a intentarlo, retomar, continuar como si hubiésemos pulsado el PAUSE en nuestras vidas.
Intentamos ser quienes éramos, añoramos los buenos tiempos, "cualquier tiempo pasado siempre fue mejor", a menudo recordamos o nos recuerdan que somos diferentes.
¿Por qué nos empeñamos en volver al punto de partida? ¿Por qué buscamos ese YO que ya no existe? ¿A caso nos gustan las mismas cosas? Para un momento y piensa... estoy segura de que recuerdas al menos tres cosas que te gustan  y no te gustaban antes... yo lo hago y me salen mil, te nombro tres... Me pinto los labios - Hace unos años era tan tonta que pensaba que eran demasiado gordos para tenerlos pintados y ahora me encanta como son.
Comer  brócoli - Pensaba que era sumamente asqueroso y ahora es la verdura que más como.
Hablar inglés - Si, era de ese porcentaje de la población que ODIA el inglés, que no quería oír nada en inglés, ni películas, ni canciones, ¡nada! Y aquí me tenéis, profesora de inglés.
¿Qué hay de ti? ¿Ya las tienes? Igual es un sabor, una colonia, un tipo de chico o de chica, un programa de la tele, una afición...
Y es que aunque no queramos cambiamos, cambiamos cada día, yo cambio y tú cambias y me haces cambiar. Somos un cúmulo de experiencias, de miedos, inseguridades, un cúmulo de momentos buenos y malos, de amistades y familia, nuestros cinco sentidos no descansan, nos aportan información cada día y recuerda que "no te acostarás sin saber una cosa más" de modo que nuestros pensamientos y sentimientos son modificados a cada momento.

A dieciséis años leí una frase de Heráclito "Nunca te bañarás dos veces en el mismo rio"  Heráclito era uno de esos filósofos presocráticos que apenas estudiamos, pero esa frase me marcó. La encontré muy compleja en tan pocas palabras, pero es ahora cuando me doy cuenta de que perdemos el tiempo volviendo a meter el pie en el rió buscando las mismas sensaciones. El agua ya no es la misma y yo tampoco. Puedo buscar mil rios, esa sensación no volverá, pierdo el tiempo buscando esa sensación en vez de disfrutar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...