A ver qué encuentras...

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Va de tapas

Buenas pepinillos,

Hoy he decidido tirar un poco de vosotros, es decir, usaros. Seep... digáis lo que digáis mola usaros.

El lunes es mi cumple (si, yuhu, etc... pero vamos que si cumplierais 30 no estaríais tan contentos, así que omitamos esta parte de celebración) a lo que voy, hemos decidido celebrarlo conjuntamente una amiga y yo el sábado, algo casero que soy pobre.

que sean más innovadoras que estas.

A lo que voy, he pensado en poner alguna tapita especial, tengo una pensada, pero quiero alguna idea más... así que como seguro que sois buenos cocinillas o comilones... ¿me echáis una mano?

Pd, No os preocupéis yo cenaré un batido :D


lunes, 28 de noviembre de 2011

Alucino pepinillos con Él, Ella...Él

Hace unos días estaba yo reposando tranquilamente mi glúteo en habitáculo de relax, (vamos tumbá en el sofá) haciendo zapping, cuando apareció Él, Ella...Él.

Puf, porque con poca gente alucino tantísimos pepinillos cuando sale en la tele como con Él, Ella, Él... y así podría estar horas. Vale que ver a Paquirrín o a Aramís me emboba, e incluso al Victor Sandovall, ¿Por cierto, ha muerto? ¿O es sólo que he conseguido que no se vea sálvame en mi casa? En fin a lo que iba, que si estos me llamaban la atención me dejaban más tonta aún, Él, Ella...Él ejerce sobre mi un poder aún mayor.

Ya no sólo su arte, que diga la gente lo que diga para mi hacer Arte, aunque no sea un arte que yo suela seguir mucho, sino su aspecto...

- Mama, he descubierto que si me pongo una coleta me parezco a Falete.
- Anda tonta.
- Es verdad, mira...
- Bueno, un aire, pero claramente Falete es mucho más guapo que tú.
- Si, y se pinta mejor.
Mucho más guap@ que yo.

Si, pepinillos os hablo de Falete, no sé que tiene que me engancha. Es verle y me surgen mil dudas. ¿Tiene tetas? ¿Es hombre?¿Quiere ser mujer?¿Cómo cojones se pinta tan sumamente bien?¿Y esas extensiones?¿Cómo aguanta el taconazo?

¿A donde va sin ojos?


En fin, que es una de esas personas que me deja pegada a la tele más de lo normal, planteándome tantas cosas de la vida que a veces me aturullo.


Y por último para que veáis que nos parecemos lo que un huevo a una castaña...



De paso os dejo este, total, si llueve, que lo haga con ganas


sábado, 26 de noviembre de 2011

¡Se acabó!


Se acabó, un par de años dándole vueltas al tema, decidiendo si hacerlo o no, si ir o no. Si, quiero ir, pero no puedo, no me apetece, puf, no quiero, Si... mil veces han ido y venido en estos dos años estas palabras por la cabeza y hoy, sea al final lo que sea, sólo puedo decir una cosa.

¡¡¡SE ACABÓ!!!

O al menos hasta febrero, y es que hoy me he presentado a las oposiciones (si, sin estudiar nada) y hasta febrero no sabré si me tengo que presentar o no a la segunda parte.

Y ¿qué me apetece después de seis horas de exámen? SALIR!!!! pero, como no tengo planes, aquí estoy cantándoos más contenta que nunca el se acabó. Y ahora ya... mi mundo es otro!! (mañana a ponerme al día con la carrera)

Pd. Ayer quedé de nuevo con la pava y siento deciros que no es amor lo nuestro, sólo amistad, aunque como dato morboso me metió 5 leuros en el escote.  :D


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Presidenta II

A las 8 nos dijeron que debíamos hacer el recuento, y la verdad es que lo hicimos rapidito, media hora o un poco más y ya habíamos contado todos los votos de los diputados, el senado fue mucho más complicado. A eso le sumamos que hubo una discusión entre partidos y el apoderado de IU me pegó unos cuantos gritos y dio una hostia sobre la mesa, a lo que contesté que se calmara que todos estábamos igual de cansados, pero no permitía que nadie me gritara ni a mi ni a los demás y que yo iba a hacer las cosas de tal forma, que si suponía algún problema se podían marchar todos y quedarnos sólo los autorizados (me había leído en el manual que podía expulsar a alguien si quería), los polis se acercaron a la puerta por si necesitaba algo y las cosas se volvieron a calmar. Terminamos el recuento de todo a las 10.30 (no me puedo quejar porque fuimos las más rápidas del colegio), en ese momento aparecieron  un Guardia Civil y un municipal.

- Buenas noches, ¿El presiente de la mesa? - dijo el municipal y todos, como si de niños chicos se trataran me señalaron como si yo hubiera roto algo, yo me limité a levantar la mano.

- Señora presidenta - pssss señora dice... señorita... pero como tenía pistola me cagué y no dije eso.

- Señor policía - a solemne no me gana nadie.

- Vamos a proceder a trasladarle a dependencias judiciales.- me sonó de un mal... empecé a recoger mis cosas  y con algo de torpeza casi me dejo los sobres de los resultados.

- Presidenta, se deja los sobres - me dijo un espontáneo.

- Jo, normal, con un poli y un guardia civil mirándome seriamente, pues estoy nerviosa... y eso que el Guardia Civil no lleva bigote (ya sabéis que a mi el bigote me impone)

- Hombre si la pongo nerviosa la espero fuera

- Ah claro, que un guardia civil detrás de mi no me va a poner nada nerviosa 

Una vez que tenía todo, me escoltaron, uno delante y otro detrás hasta que llegamos a la puerta y me fui con el municipal al coche:

Nuestro nidito de amor

- ¿Y no me vas a poner esposas? ...molaría tanto...

- No, creo que no.

- Joer, pues vaya... al menos dime que voy en la parte de atrás del coche con rejilla y...

- Hombre, si me vas a dejar que vaya de chofer yo sólo delante... - carita de perro abandonado.

- Hombre es que ya que voy en un coche de policía...

- Yo prefiero que vengas delante además no tengo rejilla.

- ¡Pues vaya!

- Uis espera que me ponga el cinturón....

-No hace falta, vas conmigo.- Tócate el pepe con  el Michael Night municipal

- ¿Me pones la sirena?

- No te lo vas a creer... pero no sé como va...

- ¿¿¿Pero tú eres poli de verdad???? ummm perdón que debería hablarle de usted, que es una autoridad. ¿¿Usted es poli verdad???

-Si, lo soy... y no, no, a mí háblame de tu por dios.

-Ah cierto, que yo también soy autoridad, bueno entonces sin esposas, sin rejilla sin luces ni sirena... nose, haz un trompo o algo...

- jajajajaja ojalá pudiera, pero el coche es muyyyy viejo, demasiado que anda, además yo no sé donde tiene nada, porque es la primera vez que lo cojo. 

- Yo sigo pensando que deberíamos investigar dónde está la sirena...

- Mira, ¿ves aquél? ese es de los guapos, el que conduzco yo siempre, con ese sí te ponía las luces... - y yo a ti un pisito en Benidorm, guapo!

- Que sepas que me estás incitando a delinquir por ir en un coche de policía de verdad

- Jo, lo siento... bueno, hemos llegado, ahora ¿Dónde estará el freno de mano?

- ¿En serio que eres policía y no es un coche robado?

- jajajja lo juro...

Me acompaño hasta dentro y me preguntó si tenía forma de volver a casa o me esperaba y me dejaba de nuevo en el colegio, en vista de que no tenía ni sirena ni freno de mano, le dí las gracias y me despedí de él.

Salí del juzgado a las 11 :D Al final no fue tan mal

martes, 22 de noviembre de 2011

Presidenta I

Tras este parón para haceros creer que me he fugado al caribe con el poli de la mesa electoral, siento deciros que contra todo pronóstico no me he echado un noviete en la mesa (todo pronóstico vuestro :D) la mesa estaba compuesta por tías.
A mi derecha una vocal más rara que un perro verde y no por su pintalabios plateado ¿dónde lo comprará? Ni por ese moño salido de cualquier drag antes de ponerse la peluca, ni porque fuera un poco la mujer de derechas e intentara inculcarme que su opción era la mejor, sino porque era rara en sí misma, me mangaba los DNI de la gente de la mano (por cierto que putada ser presidenta y ver los DNI de la peña y no poder decir  jooooooooooder vaya foto ¿¿¿no??? Y claro mucho menos reírte) de malas formas y hasta una vez me soltó
- Ahora ya si eso leo yo los DNI
- Señora no sabe escribir bien, que cree que Vázquez es con B va a saber leer... Si tú lees los Dni, ¿qué hago yo? ¿Miro y sonrío?

Pero aún así no le moló mucho la opción y en cuanto podía alargaba la mano para pillarlos ella.

A mi izquierda una chiquita de unos 22 muy maja que me seguía en todas las ideas chorras que me pasaban por la cabeza. Por que me pasaron unas cuantas...
Al principio eramos la mesa en la que menos votaba la gente, por lo que mandé a mi vocal prefe a salir al pasillo rollo mercadillo...

 "Señores, señoras que me quitan el voto de las manos... que me lo quitannnn"

Desestimamos la idea, no por falta de ganas o de narices, sino porque en la puerta se nos plantó un Guardia Civil, digno de leerte los derechos y lo que haga falta y decidimos que era mejor táctica pasearnos cerca suya. No sirvió de mucho, así que cuando salí a buscar un acuarius libre (¡ja!, que es como la niña de Rajoy, sólo se los conoce de oídas)...
- Voy a ir a comprar ¿quiere que le traiga algo?
- A ti con poca ropa
-Eso está hecho mozo- me lanzo sobre la mesa....Ah no, que no pasó, se limitó a un no gracias. Psss SOSO.

El resto del día fue tranquilo, yo me aburría tanto que empecé a hacer pececitos de papel, y con ayuda de mi vocal prefe los fuimos coloreando, dejamos uno sobre la pecera  urna, para darle un toque chic a la mesa, pero como nos hacía gracia que los niños pequeños echaran el voto de sus padres, al primer niño que se quedó embobado mirándolo, se lo regalé. Así que Vocal guachi y yo comenzamos un taller ilegal de pececitos. Niño que venía, niño que le preguntábamos si le hacía ilu votar, y  al terminar de regalo un pez, eso sí, los primeros coloreados, a los últimos decíamos para que lo colorees en casa...

Y siento deciros que pocas cosas más reseñables, lo típico de gente que te sonríe como si te conociera un montón y yo no tengo ni idea de quién es, me pasó sobre todo con un chico superguapo, una sonrisa profident perfecta que no paraba de mirarme, pero no sé quién es, por como lo he descrito en casa dicen que creen que fue conmigo al cole... ya sabéis que mi memoria...

Ah, la gente se reía un poco de mi, porque cada vez que votaban tenía que decir VOTA... pero me parecía tan horterilla que fui probando distintos acentos, rítmos, tonos de voz, así que lo mismo lo decía en gallego, que con voz sensual, que pregonándolo... al final opté por un profesional, ya puede proceder al voto.

Lo único más entretenido fue al final de la jornada, pero como me estoy alargando un montón, os lo cuento mañana :D

Pd. ya he estrenado el gimnasio :D

sábado, 19 de noviembre de 2011

Pepinillo presidenta

Preeeeeeeeparados...

                        listos...

                                  ¡ya!


A las 8 me toca estar allí y aún tengo que leerme el manual de la mesa electoral.
Espero que alguno vote Pepinillo presidenta :D

Mañana os cuento!!

pd. Espero que si me tienen que acompañar los polis a comisaría para entregar los votos sean los polis buenorros del pueblo :D

viernes, 18 de noviembre de 2011

¿Por qué los gays meten mano?

¡Hola Pepinillos!

Hablemos seriamente, por ahora no puedo afirmar lo poco que me gusta Amelie, porque no he visto la peli, pero por ahora, no me gusta. Y no profundizo más el tema porque al final me saldrán acosadores pero no de buen rollo, además vengo a hablar de otra cosa.

De los gays, sí, no de los homosexuales, sino de los gays y sobretodo de los gays jóvenes. Lo primero que me vais a decir es que no los conozco, que no soy quién, que hablo sin saber, etc. Bueno pues tengo bastantes amigos gays (típica frase) pero en mi caso es cierto, mi especialidad de carrera y mi curro es propicio... y familia, de modo que más o menos sé de que hablo.

Y ahora va mi duda / trauma.

¿¿¿ Por qué algunos gays tocan tanto a las tías??? 

En serio, nunca lo he entendido, ni voy a dedicar un segundo a preguntar por qué las tías se dejan. Mi duda sólo existe en el por qué, yo nunca me he dejado y hasta las veces que me han tocado las tetas he respondido con un manotazo, una hostia o un mosqueo directamente. A mí seguro que no me atrae su paquete y no se lo cojo a modo de saludo.  Así que no entiendo esa necesidad que tienen algunos de cogerme las tetas, o pedirme que las enseñe (si surrealista pero me ha pasado).

- Ana enseñame las tetas - comprobé que soy capaz de sacar la leche por la nariz

-¿Quéee????? te has flipao???

- No joe, nunca he visto unas y ahora mientras desayunabas me he dado cuenta que cerca no las he visto, y jo Ana ¿¿qué te cuesta?? déjame verlas.

- Tú estás muy mal, dile a tu madre que te deje verlas, total, ya las has mamao...

En fin hasta aquí mi duda. ¿Alguna teoría? Porque yo esta vez no tengo ni una.

jueves, 17 de noviembre de 2011

No puedo con mi life. He ido al nutricionista y dice que OTRO MES más a purés, no sé si cortarme las venas o dejármelas largas, y es que para colmo me ha aumentado la dieta, vamos que si antes no me terminaba todo el puré ahora...

No puedo con mi life

Lo peor de todo es que llega diciembre, mi cumple, cenas de cumpleaños o comidas (mías y de colegas) y no puedo ni comer ni beber (si, si alguien me quiere invitar a cenar es el momento), encima quedaré de tacaña pidiendo en el bar un vaso de agua. :D

De paso me he ido a ver a mi vecina de hospi que hoy le daban el alta, yuhuuu, sí, aquella adorable abuelita roncadora, que de verdad deberíais ir a ver todos porque es entrar por la puerta y:

- ¡¡¡Ana!!! ¡¡Madre mía!!! ¡¡Qué guapísima estás!!
- Teoooo cielo, tú si que estás guapa - le doy la mano y ya no nos desenganchamos.
- Pero que guapa!! Estás delgada!! - (debo decir que delgada no he sido en mi vida y que evidentemente estoy gorda)
- Teo cielo, he perdido 14 kilos, sigo estando gorda.
- No no no no, estás guapísima, ¡¡hasta tienes más tetas!! - (dos señora, dos) 
- ¿Bueno y para cuando nos marcamos tú y yo ese botellón que me decías tantas veces?
- ¡Cuando quieras!, te doy mi dirección y vienes a casa que está Oscar *, porque Oscar está en casa, que él cocina muy bien ¿sabes?- me mira de reojo con sonrisa picarona
- Así me gusta que los hombres también cocinen, que te tengan en palmitas.
- Óscar viene todas las noches
- Claro como antes.
- Y siempre me está preguntando qué sé de ti y cuando me llamas luego se lo cuento. - vaya nos estamos poniendo monotemáticas con el Óscar eh.... - le va a dar mucha alegría saber que te he visto, aunque él no te haya visto.
- Bueno, le das recuerdos de mi parte, ven que te de un besazo - a ver si así nos olvidamos de Óscar :D


Y el tema ha terminado con un millón de piropos que me han inflado el ego aún más (por si me parecía poco mirarme tanto en el espejo)

*No os he hablado de Óscar , me sacará unos 10 años sino alguno más, su hijo el pequeño y soltero, yo me llevo genial con Teo y su familia, cuando Óscar llegaba los primeros días se limitaba a sentarse, leer e irse a las dos horas. Poco a poco empezamos a hablar, y pasó de irse a las dos horas a quedarse cuatro (aunque su madre estuviera durmiendo) hablando conmigo de todo y de nada. No sé si Teo estaba dormida o se hacía la dormida, porque en varias ocasiones me dijo que le gustaba para su hijo, hasta su nuera y su hija me dijeron que les gustaba para Óscar.


Y esto es todo por hoy, a ver si me centro un rato y hago una entrada social de estas que me gustan a mi sobre los por qué de la vida, pero es que últimamente no paro (no sólo por el espejo) por cierto hoy he quedado con Paula (quien os dio noticias mías en el hospi) y lo peor es que se trae la cámara de fotos :D Si veo que en alguna se me ve la clavícula (sólo existente al tacto) os lo enseño :D






Me encanta el estilismo :D

Pd. Españoleto, hazte un blog!

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Sonríe porque puedes y debes

He echado un vistazo por mi blog y creo recordar que este vídeo no lo había enseñado aún.
El otro día crucé unos comentarios en un blog sobre si la gente busca o no aparentar estar bien o mal. Me ha hecho pensar, yo sé que a veces aparento que estoy mejor de lo que estoy, no por dar envidia sino porque a nadie le gusta mostrarse débil.

Cuando tengo el día más tonto de lo normal me gusta ver estos vídeos, para recordarme que aunque mi día esté tonto tengo muchos motivos por los que sonreír y que los protagonistas de éstos vídeos no olvidan jamás de sonreír.



Sobre María hay un documental y un libro, si no recuerdo mal se llama María y yo. Y por lo poco que sé de ambos merecen mucho la pena.

Y sí, sé que este vídeo lo he puesto mil veces, pero creo que mil veces más lo pondría, porque tiene algo que me mueve y me hace pensar. Y en un mundo en el que me paso el tiempo pensando en mi y en los míos, en las desgracias, en cómo nos va a todos con esta puta crisis, creo que cada vez más hace falta pensar en otras cosas y por supuesto en las personas, que somos mucho más importante que nada.






________________________________________________________________________________-

Y no, no me he olvidado de ti.

Porque me encantas,
Porque cada vez que me dices piropos a traición me robas una sonrisa
Porque siempre estás ahí, y si no estoy, cuando vuelvo tengo un mensaje tuyo que me encanta tanto como tú.
Porque  nunca me gustaron los rubios.
Porque siempre me preguntas como estoy, siempre.
Porque no desmerezco ni un minuto charlando contigo.
Por los superheroes,
Por las canciones que me enseñas y por las que me recuerdan a ti.
Me alegro de haberte conocido.

Muchísimas felicidades Olivier

Tq.

martes, 15 de noviembre de 2011

Indignada

¿Pero qué pasa hoy? Vengo completamente indignada. 

Tienda de campaña para la indignación. Vale, no es una tienda de campaña... pero es tan cuqui!!

Hace meses que me apunté a un nuevo gimnasio que no está cerca de mi casa (en otro pueblo) el cual pagué un mes por adelantado, dijeron que lo abrirían en septiembre y resulta que la jornada de puertas abiertas empezó la semana pasada. Ayer llamó mi madre para preguntar cuando abrían para ir a hacer deporte y le dijeron que desde ayer mismo, así que me he pegado un madrugón (para mi madrugar es despertarme antes de las 9) me he adecentado, he ido al médico (visita rutinaria y vacuna, que por cierto como me ponga mala me cagaré en la doctora y su insistencia con la puñetera vacuna) y arreando al gimnasio como una tía gimnasta de toda la vida.
Cinta en el pelo incluida.Ah, y con mi bigote, claro está.


Al llegar aún están en obras por fuera y un guarda, de estos que por llevar placa con su nombre se creen Sheriff, (las cajeras del mercadona también la tienen flipao) me ha increpado de malas formas que por ahí no se entra. Por si no os habéis dado cuenta tengo el día cruzado, y yo con el día cruzado soy muy borde, así que le he increpado que no tenía por qué hablarnos así, que fuera más educado y que si no tenía que entrar por ahí que entonces pusieran carteles indicativos o indicara él con mejores formas. 

Después del pánfilo del guardia, de mi brazo malherido con la vacuna (no he llorado) llego ahí y una tiabuena (por que un día tenemos que hablar sobre lo que mina la moral ir a un gimnasio y que solo haya tiasbuenas) me salta que está cerrado y que no saben cuándo lo abrirán que si eso me manda un mail. Zorra.

En fin, que hoy estoy verdaderamente indignada, además no paro de pensar lo molón que sería tener esa tienda de campaña rosa. 

lunes, 14 de noviembre de 2011

Hace tiempo que le daba vueltas a una idea, crear un nuevo blog, aunque me echaba para atrás el hecho de tener ya dos, ¿Seré una yonki de los blogs? No obstante, no tienen nada que ver unos con otros. Por un lado tengo este (la niña de mis ojos) al que más tiempo dedico, porque a mi lo que es hablar me encanta.

Por otro tengo silencio a voces, ya os he hablado de él alguna vez, en la carrera para una asignatura me pidieron hacer un blog, en él colgué todos mis trabajos y algunos más que iba encontrado, no lo actualizo muy a menudo, pero es que tampoco es un blog actual, sólo son trabajos e ideas sobre distintas dificultades de aprendizajes y patologías.


Y el nuevo, el nuevo era algo que ya existía, pero que tengo más que olvidado. Un blog con mis manualidades. No hace mucho lo hablaba con una amiga y sé que si quiero tener algún tipo de "negocio" con ello tendría que currármelo, y por ahora no lo tengo muy claro de modo que me dedicaré sólo a subir fotos. Muchas cosas ya las habéis visto.


En fin, que sí, soy una yonki de los blogs XD

¡¡¡Besitos a todos!!!


Pd. si no os lo enseño reviento... mirad que peluche más mono me han regalado

¡¡GRACIAS CRIS Y FRAN!!

domingo, 13 de noviembre de 2011

Noviembre, el mes del bigote

Cada mes de noviembre el grupo Movember pide a hombres de todo el planeta que dejen crecer sus bigotes con el objetivo de recaudar fondos y aumentar la sensibilización sobre temas de la salud del hombre, específicamente contra el cáncer de próstata. Únete al movimiento #movember, ahora cuando veas a chicos con bigote, no pienes que son unos fascistas, horteras u homosexuales...somos SOLIDARIOS, ¿Has visto algun bigote ya?




Escrito por El Enano (mi hermano)

http://www.laspequenasmiradas.com/
______________________________

Aprovecho para felicitar a DANI, ese pequeño viajero que tanto me gusta.  Espero una foto tuya soplando la tarta :D

___________________________________



jueves, 10 de noviembre de 2011

¿Cómo la mides?

Buenas chavales,

El último post, lo volví a colgar porque había cambiado algunas cosillas, y bueno, porque al leer a Celia me lo recordó y por que no tenía mucho más que contar :D últimamente el ambiente bloguero está caldeado, o eso o soy yo (que también puede ser) y empiezo a meterle doble sentido a todo.

Ayer leyendo la entrada de Nikkita, sobre nuestros amigos los penes iba a hacer un comentario largo, pero me pareció mejor soltarlo aquí. Además hace unos días pregunté en facebook de qué queríais que hablara y esta fue la respuesta.
De la crisis de los 30 ya hablaré que me queda muy poco para cumplirlos  y puesto que sexo iba en cabeza....

Hablemos de penes, y no de formas o bellezas como hacía Nikkita sino de tamaños, si leéis bien TAMAÑOS y no es que venga a hablar de si es mejor grande o pequeña... no, no, no.

Más bien de cómo os afecta el tamaño, porque chicas, ¿Nunca os ha dicho un chico cuanto les mide? A mi, sinceramente es algo que me hace pensar mucho y no porque sea mala en matemáticas y tenga que pensar exactamente a qué equivalen 20 cm  de los suyos en un metro normal, sino porque me surge una duda.
¿En qué momento deciden medirsela?¿Con qué? Es algo que he pensado varias veces y he llegado a varias conclusiones.

Maromo de cierta edad comprendida entre 20 y 30 años, se aburre como ostra de mar en su casa y decide hacer aquello que más le divierte desde su tierna infancia (como le pasaba a Fernando aquí) en el momento de mayor auge, se da cuenta de que desde el instituto no sabe cuánto le mide y piensa una y otra vez que evidentemente eso ha crecido. El maromo corre sexualmente extrovertido (cachondo) por la casa en busca de un metro abre un cajón con prisas y...





A) Coge la regla de su hermana pequeña del cole, tras observar un rato, y descartar (a ojo) el medidor de ángulos (quizás el más válido) opta por coger el cartabón, el cual aunque parece algo pequeño tal vez pueda ayudarle a resolver sus dudas.



B) Rebusca entre la costura de su madre, ¿Dónde está aquél metro? joe, ahí, tan enrrolladito como lo deja siempre su madre, este sí que sabe medir... tira de un extremo y ¡zas! Aunque duda un poco qué cara es la buena, termina por quedar satisfecho.7


C) Entre las herramientas de su padre lo encuentra, fiel, duro, frío, aquel metro metálico nunca le ha fallado, lo han usado siempre y jamás les dejó tirados. Ahora sólo es cuestión de sacar un poco y fijarlo, creo que con 25 cm... o bueno, mejor 30 por si acaso. Eso sí, mejor no acercarlo mucho, que parece que corta...



Algunos os preguntaréis por qué el maromo está solo en ese momento. Es fácil, si yo me estoy liando con uno y me dice que se la quiere medir y el ataque de risa es tal, que tendría de sobra con el medidor de ángulos.

Y vosotros, ¿Con qué lo medíais? Porque aunque digáis que no , nunca... sé que lo habéis hecho. A la edad que fuera.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

La torturadora de los pequeños placeres. Reeditado.



Nada de su aspecto físico destacaba en ella, morena, de estatura media, con estrechas caderas y una sonrisa que recordaba a la niña pequeña que había dejado paso al cuerpo de mujer.

Todas las mañanas se levantaba temprano, demasiado para ella. Acostumbrada a trasnochar, cualquier hora anterior a las 9, sin duda era madrugar. No obstante, a pesar del horario su trabajo le encantaba. Tenía una pequeña librería en una callejuela, de esas con encanto que al pasar por la puerta te atraen como por arte de magia en busca de algo, sin saber el qué.

Arena, que era como se llamaba nuestra pequeña librera, a menudo pasaba desapercibida para la gente, por más que la intentaban recordar no atinaban a describirla, a pesar de aquella sonrisa y la dulzura de sus modos. Siempre pensó que por ese motivo nunca se habían enamorado de ella, porque no la recordaban. Anhelaba sentirse enamorada, deseada y amada.

Como a pesar de no sentir ese amor, sentía deseo y excitación, algunas noches salía, consiguiendo sexo para ir subsistiendo. Una noche, uno de sus amantes le propuso usar una máscara, no supo si por su fulgor o el deseo de su compañero, pero aquel fue uno de los mejores
polvos de su vida.

Un par de semanas después, llegó a su buzón de correo electrónico una invitación a una fiesta. Apenas tenía un ligero recuerdo del remitente, pero aquello no fue óbice para faltar a la cita, era una fiesta y a ella le encantaban, más aún sabiendo que era de disfraces.

Pasó el día pensativa, intentando encontrar el disfraz perfecto. Como de costumbre cada mientras pensaba paseaba por la librería, caminar siempre le ayudaba a despejar la mente. En un momento de distracción fijó la vista en un libro que no estaba bien colocado, alguien lo había consultado colocándolo sin prestar atención. Ella le devolvió a su lugar, no sin antes fijarse en el libro contiguo. La elegancia de la máscara, como si de un sueño se tratase, se agolparon ante ella algunas imágenes de aquella noche en la que tanto disfrutó. Por fin había encontrado su disfraz.

Horas después, ataviada con un traje de época y su máscara veneciana cruzó el umbral de la fiesta. Estaba llena de personajes de dibujos, de época, de las revistas del corazón e incluso algún que otro disfraz ingenioso.
No localizó a la persona que le había invitado, pero realmente no le importó, entabló conversación con un pequeño grupo de personas que estaban junto a la barra. Tal vez el ir disfrazado facilitaba las relaciones sociales. Entre ese pequeño grupo destacaban los ojos de un Zorro. Cruzaron las miradas, risas y alguna que otra caricia. Sin duda ir disfrazaba facilitaba cualquier tipo de relación.

Al final de la noche ambos se fueron juntos a casa de él. Siguieron las caricias y las sonrisas y a ellas se sumaron los besos, las miradas, poco a poco se fueron despojando de sus ropas, eso sí, dejándose puestas las máscaras.

En un momento dado, él se carcajeó diciendo que con esa máscara parecía una torturadora, eso le hizo gracia a Arena y decidió adoptar tal papel, se autoproclamó la torturadora de los pequeños placeres. Al Zorro la idea le encantó, e incluso hizo que la deseara más.

Poseída por su personaje, ató al zorro al cabecero de la cama, no podría ser una torturadora sin tener un “preso” al que torturar.

Salió del cuarto y entró un par de minutos después. Volvió desnuda, segura y con su máscara puesta. Sin duda iba disfrazada de la torturadora de los pequeños placeres.

Subió a la cama y sentada a horcajadas sobre él comenzó con las torturas.
La primera, cosquillas, visto así no parecerá una tortura, pero en esa posición y con ella intentando hacerle cosquillas lo era, además a él no se le tenía permitido reír. 

La segunda, caricias, comenzó a deslizar las yemas de sus dedos por su torso desnudo, rozando con timidez cada rincón de su cuerpo dando rienda suelta a aquella tortura.
La tercera, susurros al oído rozando con premeditación el lóbulo de su oreja con sus labios mientas susurraba otro tipo de torturas.
La cuarta, aguantarle la mirada con deseo, mientras ella se balanceaba poco a poco notando la excitación de su preso. 

La quinta tortura que ejerció consistió en lamerle los labios mientras él no tenía permitido moverlos. 

La sexta, acercar su pezón a la boca de él, parando en la distancia justa para que él no lo alcanzara. 

La séptima, lamer uno de los dedos de él, sólo uno, mientras le miraba desafiante. 

La octava, recorrer su propio cuerpo con el dedo aún húmedo de su preso, haciéndole consciente del deseo de ella y de su respiración agitada a medida que el dedo recorría centímetros de su cuerpo. 

La novena, tumbándose sobre él, rozando ambos cuerpos desnudos, y besarle con deseo, con furia, con fuerza como si con un solo beso le pidiera terminar la peor de las torturas, poseerla.

La décima, salir del cuarto.

Volvió un par de minutos después, vestida y con aquella máscara, aún colorada por la excitación que seguía teniendo. Él la observaba atónito temiéndose lo peor, Arena se acercó y ante la aturdida expresión de su preso, le liberó. Éste continuaba atónito cuando ella le dijo:

- Décima tortura, la peor de todas, irme sin terminar lo que he empezado y deseo tanto como tú.

Él pensó en decir algo para detenerla, pero no pudo, tenía razón era una gran tortura, además la situación le dio tanto morbo que se juró a sí mismo devolverle la tortura. 
Arena salió de allí sin mirar atrás pues sabía que era muy complicado aguantar ese deseo, los muslos aún le ardían, pero al igual que a él, la situación le daba tanto morbo que consiguió su propósito.
Una semana después Arena como cada mañana acudió somnolienta a su tienda, al ir a abrir el cierre encontró una rosa con una nota.

- ¿Cómo no reír contigo?

Arena algo extrañada no supo interpretar el mensaje, tardo casi medio día hasta que pensó que podía ser él. Descartó la idea al segundo, ¿Cómo podía haberla identificado si ni siquiera le había visto la cara?

A la mañana siguiente otra rosa, otra nota:

- Notar tu dedo recorriéndome fue una tortura, pero más aún ver tu cara de deseo mientras lo hacías.

Sin duda era de él, aquellas dos notas hacían referencia a su tortura de los pequeños placeres. Volvió a notar la excitación de aquél día y su cuerpo se estremeció. Tardó gran parte del día en poder calmarse, no sabía lo que estaba sucediendo pero aquella situación comenzaba a encantarle.
Las notas fueron sucediéndose, una cada día y haciendo siempre alusión a las diferentes torturas:

- Tu voz me torturó aún cuando te habías ido.

- El balanceo de tus caderas fue una tortura de lo más excitante.

- El sabor de tu lengua en mis labios, mmm ¡qué deliciosa tortura!.

- Alejarme esos centímetros de ti, tortura que me enloqueció.

- Permitirme rozar tus labios, torturó mis deseos.

- Comprobar tu excitación aunque fuera con un dedo, fue una tortura que repetiría en cualquier momento.

- Con la penúltima tortura pensé que había terminado todo
.

A lo largo de la semana había imaginado mil fórmulas para el undécimo día, y su excitación aumentaba con cada nota, cada recuerdo.
Así llegó el décimo día, en el que ella esperaba otra rosa con otra nota. No fue lo que encontró. No había nada. Desilusionada pensó que tal vez no haber hecho nada para responderle había provocado que éste se cansara. Anduvo cabizbaja todo el día pensando qué había hecho mal.

Al caer la noche, cerró la tienda aún ensimismada, justo al girarse tras echar el cierre le vio, frente a ella. Esos ojos eran inolvidables. En la mano él llevaba un ramo de rosas, con una nota. Se lo entregó sin decir palabra, ella algo sorprendida sacó la tarjeta pudo leer:

- Torturadora de los sentidos, ¿abolimos la décima
?
Aquella excitación que había acumulado con las notas y la cita volvió a surgir en un instante, le observó y se limitó a asentir, no era capaz de hablar. Él se acercó con la misma seguridad con la que Arena cruzó la puerta del dormitorio desnuda aquella noche, la cogió de la cintura y la atrajo contra sí, haciéndola partícipe de que también él recordaba aquella excitación. Y allí, en aquel callejón estrecho y a pesar de que pudieran aparecer miradas indiscretas comenzaron exactamente donde lo habían dejado…

martes, 8 de noviembre de 2011

¿¿Qué me está pasando??

Hace tiempo que vengo viendo unos cambios en mí que me asustan, más que preocuparme, ya comenté algo aquí pero la cosa ha ido a más, sobretodo desde que solucioné mi problema de pies fríos llevando calcetines por el día, aunque ahora he conseguido tener la punta de la nariz siempre helada. Tanto que a veces cuando tiro a saludar a alguien rezo porque sea un saludo a lo esquimal y poder calentarla así un poco, pero bueno, que desvarío, a lo que voy:

Si no habéis dejado de leer aquí os preguntaréis por qué tengo miedo, básicamente por esto, hace unas semanas...

Lau: Cari (vale no sé si se llaman cari, pero es tan hortera que me encanta)¿Sabes? Cuando conocimos a Ana  no era como la ves ahora... (la miro malamente a ver qué va a contar de cómo era yo... espero que diga que ahora soy más guapa) nunca se arreglaba, ni se maquillaba ni se peinaba tanto, ni se ponía pendientes...

Ana: zorra te estás pasando Anda, flipá, siempre me he peinado, sólo que antes no tenía plancha y no me gusta pintarme (mientras me humedezco los labios para que el gloss se extienda bien) y pendientes he llevado desde pequeña...

Lau: no, has cambiado, te estamos haciendo más...femenina.

Ana; y una mierda psss si tú lo dices.

Y esa absurda conversación me dio por pensar. Yo antes no era así. Tengo una cajita llena de pintauñas (aunque no sé si debería admitir que todos en tonos entre rojo y rosa, hasta que dí con la tonalidad que me gustaba...), tengo plancha de pelo que uso mucho, rimel nunca me falta y hasta sé pintarme la raya.
Aún así sigo siendo igual que siempre... (me consuelo) prefiero mil veces una despedida de soltero de tío a una de tía, tanto que hasta supliqué para que mi cuñado me dejara ir a la suya y no a la de mi hermana (¡hablaron de partos, casas y maridos!!!) prefiero mil veces jugar al mus que ver DEC, me gustan las mismas series que a mis hermanos, que no le gustan a mi hermana... Prefiero la cerveza al calimocho (parece una tontería pero soy la única chica del grupo que la prefiere) y no me gustan los peluches, ni que decir que si paso por una tienda de animales nunca digo ohhhh que mono, ni si veo un gatito en la calle.

Aunque... últimamente me pinto los labios (antes me daba vergüenza), llevo fulares (no sólo pañuelos), he pintado mi habitación de morado...

Yo también creo que encima del cabecero le falta algo...

Y para colmo mi hermana quería hacerme un buen regalo, algo caro y que me durara tiempo y pensó en un reloj. A mí, no me llaman la atención, de hecho ni tengo... pero fue llegar a la tienda probármelos y enamorarme de este...


Por dios, que tiene brillantitos!!!

De aquí a llevar oro hay un paso...

En fin, que me estoy haciendo más femenina... no sé que hacer. Espero que esto pare aquí, porque el día que me vea con algo de Tous, me corto las venas!!

Pd. ¿Qué mona mi habitación verdad?  Pues quedan las demás paredes... más monas todas :d

Me acompañan...