A ver qué encuentras...

viernes, 29 de abril de 2011

Yo también tengo banda.

Como escribo tanto de mi vida fijo que ya os he contado en alguna ocasión que estudié en un bachillerato nocturno. Hay muchísimas difrencias con uno diurno.

La primera y que más destaco es que no está lleno de niñatos, sino de chicos y chicas que tienen claro que quieren estudiar y algún que otro padre o abuelo que decidió retomar estudios. Existen muchas más, entre otras que se olvidan de nosotros para prepararnos para selectividad, o graduarnos.

 

Paseaba a diario por el pasillo lleno de orlas, y a mi, me hacía gracia la idea de que nos hicieran una orla, lo curioso es que llegado el momento me enteré que los del nocturno no teníamos “gala” y claro, eso no podría ser… teniendo la opción de llevar banda, perderme el momento ¡ni de coña!, llamé al despacho del jefe de estudios (que ya había confianza de las veces que iba a quejarme) y me senté para decirle indignada que yo tenía los mismos derechos que todos y que si los del nocturno terminábamos el curso también teníamos que graduarnos.

Una semanita después estábamos graduándonos. Hasta el momento no había ido a ninguna graduación (se ve que se pusieron de moda los años que yo dejé de estudiar) y no sabía que había que ir más de gala que a la boda de Guillermo y ¿Kate? ¿Karen? Lo dejamos en K (por no buscar en Google) total que ahí estábamos  los 10 que nos graduábamos en nocturno vestidos como siempre y sin ir a la pelu, (eso sí, duchados íbamos) además olvidamos mandar invitaciones a todos nuestros familiares. 
Llegamos al salón de actos a la hora prevista y cual fue nuestra sorpresa al ver que parecía una boda. Además como que para los del nocturno no nos dejaban ni una mísera fila para estar sentados. Total, nosotros, los más chungos, fuera, mientras uno se turnaba de chivo expiatorio para avisarnos de cuándo nos llamaban. La putada es que la puerta estaba al final del salón de actos, por lo que cuando nos nombraran deberíamos recorrer todo el pasillo.

Ah, debo decir que los del nocturno, al final nos conocíamos todos,  mi hermano estaba estudiando en primero del nocturno también y la “gala” fue por la tarde, por lo que yo, sí que llevaba familia.
En fin, que ahí estábamos todos los de las dos clases y algunos de otros cursos (coincidió con el recreo). 

Empezó a tocarnos el turno y en vista de que no estaban nuestros familiares nos animamos entre nosotros. Imaginad el griterío, debimos entrar en total unos 30 a gritos y vítores, pidiendo hijos de cada graduado. 

Lo peor fue cuando llegó mi turno, se nos unió la clase de mi hermano, caminé el recorrido mientras me silaban, vitoreaban, “tía buena”, “empollona”, “queremos un hijo tuyo”, “que salude” cualquier grito valía, fijo que alguno hasta gritó Bingo.

Ahí estaba yo, meneando en culo como si fuera una pasarela, al llegar a  donde me pusieron la banda fingí emoción y saludé a mi público como una reina, estuve a punto de arrebatar el micrófono y decir cuanto sabía de Rusia, ( ya sabéis, lo de la montaña, la ensaladilla, la ruleta, el vozka, y el frío ) pero me comporté, en lugar de eso, hice un par de reverencias y recorrí de nuevo todo el pasillo meneando caderas.

Si, no tengo vergüenza. Pero… ¿qué habríais hecho en mi lugar? Ya que íbamos a dar que hablar. (Que conste que pillé a algún que otro profe aplaudiendo entre risas).
Eso sí, después llegó la fiesta (que era por lo que yo me graduaba, fiesta y banda, me faltó la corona…mecachis!) barra libre de cervezas, se suponía que los alumnos no podían beber por ser menores, lo bueno es que los del nocturno éramos todos mayores de edad, así que mejor no os cuento como acabamos.

jueves, 28 de abril de 2011

Rarunos

El otro día decidí caminar un rato al salir del trabajo. Lo cierto es que a pesar de que hacía un día estupendo y que fueran las 9.30 de la mañana (hora a la que entran los niños al cole) apenas había gente en la calle. Pero la gente que había... ¡¡Qué gente!!

Cuando llevaba unos 10 minutos andando me crucé de frente con un señor bien vestido, me fijé porque me pareció que iba demasiado abrigado o yo demasiado ligera. Llevaba un abrigo, un chaleco y una camisa y debajo de la camisa un jersey (un poco raro, si) cuando nos cruzamos me di cuenta de algo...¡¡No llevaba un jersey, sólo el cuello!!
Me explico mejor, el susodicho llevaba un trozo del jersey, suficiente para cubrirle el cuello y parte del pecho, la camisa estaba un poco abierta y pude ver que el jersey estaba cortado y terminaba ahí... Alucinando pepinillos intenté pensar a qué se debía.
Llegué a una teoría, el señor tenía una traqueotomía y era para taparla (¿Qué pasa?? No se me ocurrió nada mejor) aunque mi teoría fallaba un poco, si realmente era por ello, ¿por qué no llevaba un pañuelo o una bufanda?? Admito teorías...

Seguí caminando y minutos después me llamó la atención un señor con pantalones muy cortos blancos y ceñidos, botas, calcetines y un abrigo de esos que mi madre llama parka.  A medida que la distancia se acortaba me empecé a dar cuenta de que esos pantalones blancos marcaban mucho... además llevaba una camiseta blanca que le acompañaba.
Cuando nos íbamos a cruzar cambió de acera (ohhhh vaya, ¡qué pena!), sin embargo me dio tiempo a verlo, ¡¡ iba en ropa interior!!! Si, pepinillos, como leéis gallumbos y camiseta blanca, no pude evitar reírme y mirar a los lados en busca de alguien más diferente, no sé, una madre haciendo malabarismos con su hijo y su carrito, un par de viejos haciendo el pino con bastón incluido, dos policías haciendo un streeptess... (empiezo a sonar a los libros de dónde está wally) Pero na, se ve que ya había llenado el cupo con estos dos.

Ah, en cuanto a este, mi teoría fue que se había olvidado de vestirse ¿Quién no ha soñado que le pasa alguna vez?

miércoles, 27 de abril de 2011

Costumbres

Cuando era pequeña (más que ahora), bueno, no insistáis he dicho pequeña, no bajita, teníamos un par de costumbres.

Una de las cosas que más me gustaban y recuerdo a la perfección era la emoción de ver cada vez que la ponían en la tele Sonrisas y lágrimas, creo que ésta, seguida de Lago azul son las películas que más veces he llegado a ver.

Generalmente la ponían una vez al año, por navidad. En ese momento mi hermana, mi madre y yo nos apropiábamos del mando y del sofá. La veíamos de principio a fin sin apenas pestañear. A mí, (que se ve que las manualidades ya me iban de pequeña) me fascinaba cómo hacía los trajes de los  niños en un santiamén con sólo unas cortinas. Además me encantaba esa canción y la acompañaba mientras ella cantaba por el prado, Do es trato de barón, re, salvático animal... (aún me la sé entera).


Otra de aquellas costumbres se producía los domingos. Ya os he contado que somos familia numerosa, cuatro hijos (se ve que teníamos el plus codificado por aquél entonces).
 Todos los domingos a medida que nos íbamos despertando en lugar de ir corriendo a ver la tele como hacen el resto de niños, íbamos corriendo a la cama de mis padres. A medida que llegábamos nos acurrucábamos como podíamos (menos mal que eramos pequeños sino la cama se habría roto) buscábamos el calorcito entre ellos o a los pies, daba igual, podíamos pasar allí toda una hora, diciendo tonterías y riéndonos perezosos sin ganas de salir de la cama. 

Después mi padre se levantaba y toda la "tropa" salíamos detrás eso sí, al sofá a ver los dibus.

Hace años que no he vuelto a ver Sonrisas y lágrimas. (Ummm sería un buen regalo para el día de la madre) y  hace años que no compartimos un domingo juntos, ( la verdad ya es imposible, porque dos de mis hermanos no viven en casa). 
De todas formas, no hace mucho volvimos a hacerlo, los seis en una cama. No sé como aguantó, porque el más pequeño debía rondar ya los 17 o 18 años...

Pd. Ojo al dato, la cinta de Vhs que hay en la mesa... anda que no soy vieja!!

martes, 26 de abril de 2011

Corazón de tiza

Caminando saltó está canción en mi Mp3, aún la tarareo...




Pensaba dejar la canción sin más, pero creo que voy a haceros partícipes de mis dudas. He decidido estudiar otra carrera, de segundo ciclo, es decir una Licenciatura en dos años. No tengo claro cual quiero hacer, barajo tres opciones Lingüística, Psicopedagogía y Pedagogía, a excepción de ésta última no sé bien que  salidas tienen las otras dos, ¿Sabéis algo vosotros?

lunes, 25 de abril de 2011

La mujer que decía llamarse Dama

[mangatar.jpg]

¡¡¡FELICIDADES ROCIO!!! Quicir, Dama!!

Porque sí, señores y señoras ¡Es su cumple! el segundo ya que celebramos entre pepinillos (suena un poco mal la frase) y pese a que toda la entrada podría ir de lo mucho que la quiero (aunque no se lo digo) no va a ser así. Entre otras cosas porque ya la pelotee aquí  

A lo que iba, además de a felicitarle a decirle que oficialmente la llamaré Rocio. (Que no es su nombre, conste) ¿Por qué Rocio? (os preguntareis, y si no es así, preguntároslo coño!) Pues porque ayer una Señora Yonki la bautizó.

Empiezo por el principio, fuimos a celebrar anticipadamente su cumpleaños, tras comer nos fuimos a tomar el cafelillo a un bar cercano. El cafelillo ella, porque yo me estoy haciendo fan incondicional de la crema de orujo (si, empiezo joven), estando las dos más solas que la una (dos y solas raruno eh) en aquella terraza apareció la Señora Yonki amiga-madre-algo de la susodicha Rocio.

- Peeerdonaad, ¿tenéis 20 centimillos? - (os estoy poniendo la voz de la señora eh)

- No, lo sentimos - Decimos monísimas nosotras sonriendo. 

- ¿Y 50?- Cosa que no entendí.

- Que va, si no tenemos claro ni que tengamos para pagar la consumición - Se ve que me quiero hacer amiga de la Señora Yonki.

- Anda,  bebes Baileys eh... yo... yo...  - aquí se dispersa, yo gritaba para mis adentros "Por favor Dios, por favor, que no diga que así empezó ella, por favor, si me concedes esto te hago el camino de Santiago de puntillas tocando sólo con el dedo gordo del pie mientras me rasco la oreja derecha con la mano izquierda pasándola por detrás de la cabeza" (si, la señora se tiró un rato en decir la frase)

No terminó la frase, se despidió y se marchó.
Unos diez minutos después...

- Peeerdonaad, ¿tenéis 20 centimillos? 
No, lo sentimos - Decimos otra vez nosotras monísimas sonriendo.

(Silencio, duda, va , viene... por el camino que se entretiene)

- Hola Rocio, eh. - dice mirando a Dama . Miramos ambas buscando gente con la que esta señora hable, hasta que descubro que se refiere a ella.

- No se llama Rocio - (si yo hablo muchísimo y Dama poco, de ahí nuestra amistad)

- Bueno, eso será lo que te ha dicho a ti, pero se llama Rocío - Atónita me quedo ante la posibilidad, ¿Dama me has mentido tantísimos años???

- También puede ser - contesto sin más.

Ante la duda  la más tetuda  la Señora Yonki, se saca una cartera del bolsillo trasero mientras comienza a acercarse a nosotras, "Mierda, nos va a sacar el álbum familiar"  Nos muestra la foto de Rocio, se dan un ligero ligerísimo aire, ella al acercarse más empieza a dudar de si Dama es o no Rocio, yo le confirmo que no es, al igual que Dama asegura no llamarse así. Ella duda, la mira y compara y finalmente le dice que pensaba que era ella porque tenía gafas. (Coño Wally también llevaba gafas) en fin, que aquí nuestra amiga nos vuelve a preguntar si tenemos dinero mientras se disculpa por la confusión. Le repetimos por tercera vez que no, y nos explica que quiere un helado (Y yo, no te jode) me enseña los 20 céntimos que lleva y le sugiero un flash, ella me enseña los dientes para mostrarme que morder no podrá morderlo (Los fash no se muerden!!) en fin, que nos despedimos por enésima vez y nos vamos antes de que vuelva a buscarnos un familiar parecido.

Bueno, que ya sabéis, si queréis conocer a Rocio, Dama o  vete tu a saber su nombre real, e incluso si queréis felicitarla, id a ver su blog. 
Cuando lleguéis decidle de mi parte que actualice de una Piiiii vez, que me debe un montón de lunes este mes. 





domingo, 24 de abril de 2011

Confesiones (II)

pepe.rg dijo: ¿Cuándo duermes, duermes para soñar, o simplemente duermes?
Duermo para descansar, muchas veces sueño, aunque no todas lo recuerdo bien después de despierta. Hace poco provoqué un sueño, me dormí pensando en algo, y el resultado me encantó. ¿Cuándo dices "te quiero", lo dices por que la quieres o por que la amas?
Cuando digo te quiero es porque quiero, porque aún no he amado a nadie como para decírselo. De todas formas no suelo decir te quiero, a menos que lleve un subidón de azucar en sangre (que pasa poco) o piense que esa persona necesita recordarlo.

el Sr. Skywalker dijo: ¿A qué huelen las nubes? A chuches, aunque últimamente dudo, me compré una colonia que “huele rica” y los niños de mi cole me dijeron que olía a nube. (Yo tampoco lo entendí)  ¿Cuándo se acabará la crisis? Siempre tendremos crisis, nos gusta mucho consumir, y  por más que trabajemos nunca cubriremos nuestras consumiciones. Mi hermana dice cinco años y trabaja en un banco, ¿la creemos?

Tomatito dijo: ¿A que nos vamos a seguir viendo y hablando durante muchos años? ¿Muchos años tuyos o muchos años míos? Espero que sí, la verdad es que eres genial y aunque no creo que trabajemos mucho más juntos, nos tendremos que ver, sabes que no puedo vivir sin la historia de tomatito. ¿Quieres tu asiento VIP en el festival o no? Jajajajaja, pues si, pero casi que estoy pensando que a lo mejor te ayudo más entre bastidores ¿no? Te dejo que elijas.


Nerea dijo: ¿Cuál fue tu inspiración para empezarlo? Ví un blog de alguien y me gustó bastante. Después empecé a escribir tonterías y pensé que entre tenerlo guardado en un Word y colgado en Internet, tal vez alguien la leyera y me pudiera dar su opinión /crítica (aunque sólo me decís cosas buenas) Mi inspiración para el título es otro tema… ¿Qué era lo que querías contar, expresar, con este rinconcito en Internet? Supongo que un poco lo que tenía, me motivó bastante colgar relatos, pero también me gusta poder gritar sin que nadie me oiga (a veces me arrepiento un poco de que la gente que me conoce pueda leerlo, se enteran de mis cosas y me ven el corazón muy de cerca, por eso evito decir las cosas más claras de cómo son)

Doctora dijo: ¿Qué harías si un día todas las personas que conoces te empezasen a llamar Federico y mirases tu DNI y realmente pusiera que te llamas así? Pedirle por favor que me llamara Fede, queda muchísimo más familiar. Además espero que el número de DNI no cambie, me costó un poco aprenderme el mío y a esta edad la memoria falla mucho.  ¿Qué harías si Julio Iglesias empezase a mandarte cartas de amor y acosarte para que te casases con él, Aunque tu madre te ha dicho que en realidad él es tu verdadero padre? Le mandaría cartas de acosadora muchísimo más loca, diciéndole que le amo con locura tanto que hasta pienso en matarle para conservarle como está para toda mi vida.  Fijo que así corre. Ah, cuando muera, pediré mi parte de la herencia. 

 Pitt Tristán dijo: Mira en tu interior ¿qué encuentras? Tripas, sangre, na, soy sincera no puedo mirar en mi interior, intento girarme los ojos y no puedo. Lo siento. // Respuesta seria: encuentro una chica buena pero con arrebatos de carácter, que intenta aprender y conseguir lo que se propone, eso sí, que últimamente está un poco perdida, pero al menos está. (Me da que se entendió mejor la otra respuesta) ¿Te importa tener éxito? El éxito es muy relativo, pero si, me importa, me importa tener éxito con el chico que me gusta, tener éxito en lo que me propongo, conseguir hacerlo. Tener éxito en mi familia y círculo de amigos, tomándolo como ser aceptada y querida. ¿Ser famosa? No, sino habría ido a la tele, me habría parado cuando por la calle me piden la opinión algún periodista (Madrid es así) pero no. Ese tipo de éxito no me va.

JL dijo: Si los chinos siempre van en bicicleta, ¿Por qué no corre ninguno el Tour de Francia? Porque correrán el tour de china, que también tu, lo quieres to! De todas formas, aquí en Madrid, yo los he visto coger el metro.  ¿Tú también miras dentro del pañuelo después de sonarte? Si, pero intento no recrearme, miro fugazmente para volverlo a doblar. Por cierto, qué asquete me dan los pañuelos de tela.

 Mr. Rific dijo : -¿Ganará la final de copa mañana el Barça o el Madrid? Menos mal que no me hiciste caso, te dije que el Barça. -Di una canción, un libro y una peli que te dé vergüenza confesar que te encanta: la vergüenza la dejé hace años. Una canción, una del cole que canto muchísimo, de los animales, con un baile incluido. (creo que se llama el chachachá del cocodrilo) aunque ya confesé hace poco que las de las tonadilleras me hacen muchísima gracia. Libro, la saga crepúsculo, Sí, la leí y me encantó. Peli… ummm Superstar!!! Es la peor película que he visto en mi vida, pero volvería a verla, no sé como puede ser tan sumamente friki!!!

 Jesús Elorriaga dijo: 1- El pepinillo ¿relleno con salsa bolognesa o mejor con crema de langostinos y cangrejo? El pepinillo en vinagre y pequeño, de toda la vida de alá (que sólo hablamos de Dios, qué rollo) 2- ¿Cómo es tu risa? Graciosa, como todas. A veces incluso escandalosa, depende de la gracia que me hagáis, de todas formas me río un poco en la entrada de los chistes.
 Marijuli dijo: ¿tu sueño que crees inalcanzable? Procuro soñar cosas que puedan pasar, o creerme que todos mis sueños se cumplirán. Mi sueño, ser feliz, ser maestra y estar locamente enamorada. ¿Pido mucho?  ¿Una gran locura por amor? Ninguna, a lo más que he llegado es a declararme y que me dijeran que no. Tendré que buscarme maromo por el que hacer locuras. XD

 chewbacca dijo: ¿Qué pregunta no le harías a una persona? Ummm ¿a una en concreto? ¿O la típica pregunta que no sería capaz de hacer nunca? En general, soy muy sincera y cotilla, preguntaría todo. Tienes algún tipo de deseo (confesable, eh!) antes de dormirte (y no me vale con un monosílabo, jeje) ¿Deseo antes de dormirme? No, joer que mal, ¿no? Bueno últimamente uno. Que llegue pronto Mayo. :P



La Maripili dijo: ¿Has participado alguna vez en un concurso de pedos? ¿O en una pelea de pies? De pedos no, aunque de pequeña si que lo hacía de eructos, (bueno, vale muy pequeña no era) llegué hasta la D. Y pelea de pies, siiiiii, cómo me gustaban!!! Esta tarde lo intento con el bigfoot de mi hermano. Aunque seguro que me gana!! También me di mucho a los pulsos chinos, de hecho tengo un par de niños en el cole con los que me paso el día jugando a pulsos chinos.

Alan dijo: ¿Es la filosofía de Nietzsche precursora de la ideología nacionalsocialista? Yo, no he leído mucho a Niet, tendrías que decírmelo tú, no obstante te ofrezco lo que él nos dijo: [...] los espíritus libres tienen una función que cumplir, la de derribar todas las barreras que se opongan a una "fusión de los hombres": religiones, estados, instintos monárquicos, "ilusiones sobre la riqueza y la pobreza", prejuicios de raza, [...].

                                             Friederich Nietzsche, Escritos póstumos.

¿Quién ganaría en un enfrentamiento entre Hulk y La Cosa? La Cosa, sin duda, entre lo fuerte que es por fuera y lo blando que es por dentro, me quedo con La Cosa, gane o no gane.

viernes, 22 de abril de 2011

Minivacas(II)


Pero no todo en mis minivacas ha sido malo y broncas, el último día nos colamos en un hotel muy lujoso para echar un vistazo y hacernos fotos farderas (del verbo fardar) al terminar pasamos cerca del bar y un Guri-Sorry cantaba peor que yo (si cabe) al karaoke. (Otro día hablaremos de porqué a los Guiri-Sorry les va tantísimo el karaoke) total que estaba yo apoyada en el quicio de la puerta cuando el animador, se fija en mi y me obliga  invita a cantar con él un bolero. Yo, que echo un vistazo a ambos lados y veo que sólo hay guiris-sorrys accedo. Total, que se jodan, que a mi me llevan jodiendo un par de días.

Dudando del concepto que el maromo tiene de bolero asiento cuando me pregunta si puedo cantar con él Cluz de navajas de Mecano (y lo que me eches, pienso) el maromo empieza a buscar la canción cuando de repente se alían los planteas y sale ante mi Como una ola y ahí, me da. No hay cosa que más gracia me haga que una tonadillera, no hay canción que más interprete que una de éstas (bueno, otro día os canto mi canción-imitación de camela, clavo al tío) la cosa es que yo, subidita, le digo Esa, esa. Él duda, mira alterandome a mi con la pantalla y finalmente se decide.

Empiezan las primeras notas y miro a mi al rededor comprobando que mis padres (mis únicos fans) se han sentado más cerca y se están descojonando, un par de guiris me miran desde la barra. Dalo todo, Ana, me digo a mi misma (estas conversaciones siempre me dan ánimos).
Y lo doy, me crezco como suelo hacerlo entre amigos cantando esta canción al singstar, me animo, miro al público en las subidas mientras les animo a que me aplaudan y me agacho sin querer para dar todo de mí en cada subida (de nota, está claro), (no sé si os hacéis una idea mental de lo que cuento) hasta me invento gorgoritos y aquellos finales que todos hacemos interminables de las canciones intentando soltar todo el aire, alargando la última sílaba. Me apoyo con las manos para dar intensidad a lo que canto, mientras me giro en las partes que me sé para mirar a mi público, el cual empieza a aumentar, y joder, encima de españoles, pero yo, que ya siento en mi cuerpo el alma de la Jurado me dejo llevar más y más. 
Y así, termino mi canción entre aplausos (de los guiris y los españoles) los vítores de mi padre, y una sonrisa (un tanto dudosa) del camarero, el cual se ha pasado casi toda mi "actuación" mirándome entusiasmado. Saludo profesionalmente a la aficción mientras doy las gracias cabeza en alto, me recompongo la ropa y suelto Ea, vamonos. 


Pd. Os dejo un par de días más para poder hacerme preguntas. Pronto haré el post de respuestas :D
http://alucina-pepinillos.blogspot.com/2011/04/confesiones.html

miércoles, 20 de abril de 2011

Minivacas (I)

Ya he vuelto de mis minivacas. No hay mucho que destacar de ellas, me he dedicado a dormir y odiar a los guiris a partes iguales.

No entiendo que la educación de los guiris brille tanto por su ausencia, luego se dice que si en algunos países la gente no es hospitalaria, joder que ellos lo serán. Suben contigo en el mismo ascensor y no saben decir ni un misero "Hola", que el "hello" lo entiendo hombre. Tal vez no fuesen todos los guiris igual de chungos, tal vez los habían apiñado a todos en mi hotel, que también puede ser.

Ya el día que llegué una guiri me mosqueó, (vale a veces no tengo paciencia ni soy tolerante) al entrar dejé las tres maletas y el par de bolsas juntas, amontonaditas, pues se ve que la guiri ver, no veía porque lo primero que hizo fue soltar una patada al intentar pasar y si con eso no se hubiese dado cuenta de que había algo que no le permitía el paso intentó continuar andando enganchando y tirando una de mis maletas con la suya. Reaccionó a mi ¡Eh pava, que tiras todo! con un Sorry de esos que me tocan tanto la perla. Porque ellos son así, que hacen una bomba a tu vera y te duchan entera, pues sorry, que te tiran las maletas sorry, que van borrachas y se te tiran encima, sorry, que corren en pelotas borrachas perdidas mientras otro guiri (cuya esposa está borrachisima) intenta fornicarla en el camino, sorry. En fin, que Sorry es la palabra más comodín que podáis imaginar. 

Al día siguiente me tocó traducir a mi madre mientras intentaba explicarle a una Guiri-Sorry que no se podía meter en la piscina con pantalones de camuflaje, bragas, camiseta y sujetador (por cierto se le veía todo lo que nombro).  Ni qué decir que mi inglés era tan indio y ella tan gilipollas que terminé por decirle con mala leche Eres una cerda y así no te puedes bañar y punto. Si no tienes bañador te lo compras. Sorry. Eso sí, entender no entendió nada así que le apliqué la mirada del tigre.

Y esta entrada sigue pero soy tan pesada que realmente la he hecho larguísima, así que he decidido hacerla en dos, mañana más!!

lunes, 18 de abril de 2011

Confesiones

Plagio idea, ya se lo dije a las originales, me gustó mucho que nos permitieran conocerlas sin complejos, hablo de las Maris, en su entrada, al igual que hago yo, nos permitían preguntar lo que quisiéramos sobre ellas.

Pues ahí va mi propuesta, tenéis dos días para pensar preguntas, dos por persona como mucho. (Tampoco os canteéis mucho) 

En fin, que ahí está os dejo espacio para preguntarme.


Aprovecho para recomendaros el blog de las marus, 4 maris y un destino. Las tías son unas vacilillas, la mar de saladas e ingeniosas. Muchos ya las conocéis pero por si acaso...id  a verlas.

sábado, 16 de abril de 2011

Sinceramente

Papá, Mamá:

No sé bien como empezar la carta, pero sí sé porque os escribo. Quiero contaros algo, mio, personal y bueno. Mama no te preocupes, es realmente bueno. Y no le quites la hoja a papá, sabes que tú te emocionas rápidamente y no puedes terminar de leer.

Os escribo porque me resulta más fácil abrirme a vosotros así, sin miraros a los ojos, sin preguntas, sin respuestas, sin primeras impresiones.

Lo he dejado con María. Estoy bien Mamá, sigue leyendo y no corras a telefonearme (que nos conocemos …) Lo he dejado yo, ella también está bien (no hace falta que la llames tampoco) Hará unos seis meses ya. No os lo he contado antes porque no he sabido como hacerlo y por lo tanto, aquí me teneis. Además han cambiado algunas cosillas en mi vida.

¡Me han ascendido! Y aunque parezca raro, gano más y trabajo menos, cosa que agradezco, ahora tengo más tiempo libre para mí y para los demás.

Hace un año conocí a Sergio. Trabaja conmigo en la empresa, le conocía de hacia años, pero no habíamos hablado demasiado. Ya sabeis como es mi trabajo, no da tiempo para hablar mucho. Coincidimos en la cena de despedida de un directivo, nos sentamos en la misma mesa, con los demás colegas del trabajo, la verdad nos reimos muchisimo, Sergio es un crack, a tí Papa, te caeria genial, se sabe todas las canciones del Fari, juega al ajedrez mejor que yo (y mira que es difícil, con el buen maestro que tuve), conoce más chistes de los que yo seré capaz de recordar jamás y sabe contarlos, no como tú, Papá que por más que insistes… el chiste del “Elefante” no tiene gracia, jajajaja.
A ti Máma, también te caería bien, compartis aficciones, la lectura y la fotografía, y al igual que tú, el libro de su mesilla es “Los pilares de la tierra” (que sigo sin entender porqué , para mí, es infumable).
Nos hemos hecho grandes amigos, inseparables diria yo, nos apuntamos al gimnasio juntos, si me vieras Mamá, tu niño ahora sí que es un hombre, jajajaja no solo podría subir el carro de la compra por las escaleras, podría subir el carro en una mano y tú en otra. Además me he apuntado a una liguilla en la que estaba él apuntado, jugamos al futbol todos los domingos. Somos los últimos de la lista, pero tenemos ilusión y ganas, aunque creo que más de reirnos que de jugar. Y que voy más por las cañas del final que por las patadas del durante.
Poco a poco mi grupo de amigos se empezó a convertir en el de Sergio, con Maria, me estaba limitando a ella, hacíamos todo en pareja y a penas nos juntabamos con más parejas o solteros.
Sergio es un buen tío, se preocupa por mí, me apoya en el trabajo y me ayuda fuera de él.

Sergio, es mi novio.

Si, soy homosexual.

Os explico, siempre note que María no me terminaba de llenar, que me gustaba pero no tenía claro si esa es la forma en la que te debe gustar alguien. Alguna vez me pregunte si simplemente no estaba enamorado. Pero segui con ella, desde siempre ella me ha amado y ¿Quién no podría quererla? Ha estado siempre ahí para mí, con sus consejos, sus caricias, su cariño.
Alguna vez me había fijado en algún hombre, pero supuse que igual que ella me decia “Qué tetasetas tiene Carmen Electra o qué morbo tiene Liz Tyler “. Pues yo pensaba “Qué buen culo tiene Cristiano Ronaldo o que cuerpo tiene Ricky Martin “ pero no pensé en un hombre hasta tiempo después de conocer a Sergio.
Ni siquiera sabía que Sergio era homosexual. Nos pasabamos las horas muertas haciendo de todo, jugando a la play, entrenando, riendo y hasta haciendo concursos de pedos.
Una tarde, mientras él jugaba a la play le observé, detenídamente me dí cuenta de que me quería besarle.
Después de eso, estuve dos semanas sin verle, le evitaba en todo momento, porque yo, no quería ser un Maricón, como dices siempre Papá. Juro que intenté no sentir lo que siento, por vosotros, por mí. Sé que no es sólo afrontar que teneis un hijo homosexual, afrontar el verme dar la mano o un beso con otro hombre, es saber también que mi vida cambia, que habrá gente que no me tratará bien, que me harán sufrir sólo por gustarme otro hombre, que tal vez no pueda ser padre, ni vosotros abuelos. Sé que conlleva muchos cambios, para mí, para vostros.
Pero también sé que le quiero como no he querido nunca, que me gusta, me trata bien, es bueno conmigo, tiene unos valores fuertes, una buena educación, me es fiel. Creo que son motivos suficientes por alegraros de que esté por fín enamorado independientemente de lo que hagamos en la cama.

¿Ahora entendeis porque esta carta?os da opciones, os facilita las cosas, y tal vez me las facilite a mi, porque en mi opinión, no hay cosas difíciles de oir, más bien difíciles de contar.

La cosa es, que teneis varias opciones, hacer como que nunca la habeis leido, llorar, odiarme, comprenderlo, llamarme para gritarme, llamarme para apoyarme, dejar de hablarme.

Yo he dado un paso, os he abierto mi corazón, he tardado un tiempo pero porque yo necestiaba también ubicarme.

Os quiero tanto que respetaré cualquier decisión que tomeis.

Un beso.
Daniel.


Este relato lleva tiempo escrito, incluso puede que ya lo hayáis leído, voy a estar un poco fuera, pero aún así, seguiré colgando entradas. (Ésta es la única repetida)

viernes, 15 de abril de 2011

Post- concierto.

Pensaba responder como siempre en un comentario, pero sois tan majos y majas que no puedo resistirme a contestaros en una entrada misma (así actualizo para hoy).

El concierto, la caña. Tuvo de todo.
Ya he dicho en alguna ocasión que no soy superfan o al menos fan al uso. Bueno ahora que lo pienso tampoco sé bien qué es ser fan, vamos a consultarlo...

fan.
(Del ingl. fanacort. de fanatic).
1. com. Admirador o seguidor de alguien.
2. com. Entusiasta de algo.


Esto es lo que dice nuestra amiga la RAE, a lo mejor visto así, si soy fan. Vamos que La Musicalité me gusta mucho y no deja nunca de sonar en mi mp3, pero los chicos en sí, para mí son personas como las demás, (vale que me estoy liando, he dormido poco, perdonármelo) y este echo me exime de querer enseñarles las tetas (como hacían las de la primera fila) o hacer gestitos- poses- sexys como hacían otras.

Marta y yo llegamos una media hora antes, allí nos encontramos con unas chicas (las llamaremos Vallecanas) que conocímos el año pasado en aquel concierto para la radio (aquel en el que nos hicimos fotos con ellos y sonó el grillo y el silencio y demás) Cuando faltaban unos minutos llegaron un par de espontáneas (siempre hay espontáneas en mi vida) que querían colarse, pero una de las Vallecanas le dejó bien clarito que sobraba. Yo estaba atrás y oí frases sueltas, eso sí, oí perfectamente: "¿Ves mi pie? pues pienso dejarlo aquí todo el rato y como me pises una sola vez te suelto una hostia" Sí, mis nuevas amigas molan, al menos iba protegida.

Comenzó el concierto y la música entró en mis venas, tocaron temas de este disco y los otros dos, faltaron algunas canciones pero tocaron otras que no me esperaba, casi todas, mis favoritas. Y por último la que más me hace saltar y gritar. (Luego os la pongo).

Durante todo el concierto estuvimos a unos 10 metros del cantante y del grupo, así que una gozada, como nos daban algo de envidia las tetudas guarronas, quisimos aportar un poco y gritarles cosas como: " Queremos que nos hagas una ristra de hijos", "Quiero que seas el padre adoptivo de mis churumbeles", "haznos tuyas o algo" y alguna que otra lindeza que se nos iba ocurriendo, intentamos botar un par de veces pero nuestros pechos decidieron seguir tocando el suelo, así que no conseguimos nuestro objetivo.

Después fuimos niñas buenas y nos quedamos un rato charlando entre nosotras en la puerta y haciéndonos promesas para quedar antes de que vuelva a pasar un año. Juramos y perjuramos ir todas juntas a ver a Justin Bieber, para ir a pegarle, darle una colleja, partirle las piernas  oírle.

En fin, que Sky, fui buena y dormí sola. (Prefiero que me despellejen a dormir con uno del grupo, aunque estén de buen ver)

Y hala, que sigo con la maleta, que me busco excusas para no sacar el bañador (está dentro del armario cuya maleta intentó matarme)




jueves, 14 de abril de 2011

Concierto

Me voy de concierto, ¡¡yuhu, yuhu, yuhuu!!!

Si, me voy a ver a ese grupo con el que os doy la tabarra, La musicalité.

Hasta ahora les he visto un par de veces, pero no un concierto de verdad ni en serio, solo unas pocas canciones aquí y allá. Pero esta noche, ¡¡toca concierto!!

Os dejo la canción que más me gusta de este disco.




Pd. Tomatito te debo la entrada, quería poner una con una foto de Marta y yo en el parque del día que nos abandonaste (digas lo que digas) pero no consigo sacarla del móvil, por más que se lo pido por favor. Estoy por usar mi mítico " unooo, dooos.... dos y medioo.. y tres!!

miércoles, 13 de abril de 2011

Metro

Un amigo y yo, hicimos una apuesta. Gané yo, jajaja siempre lo hago. (No te lo dije para que fueras capaz de apostar) Si él perdía, debía hacer un relato, del tirón, sin pensarlo demasiado y sin releer (detalle importante porque él dedica bastante tiempo a perfeccionar lo que escribe). Además debían salir tres elementos. El metro, él y yo, la relación existente entre ambos era cosa suya.

Él no está a gusto con el resultado, a mí, me encanta. ¿Y a ti?


Siempre me sorprende el sonido del metro a su llegada. Nadie salvo yo parece reparar en él; para la multitud que se agolpa impaciente en el andén es el mismo aullido casi imperceptible a fuerza de costumbre de cada día. A mí me trae a la memoria el recuerdo de viejas películas, de horas de arrobamiento ante la luz de la pantalla, de viajes sin desplazamientos y de experiencia tan vívida como los reales... Pero hay algo más. Creo que ya he estado aquí antes, tal vez muchas veces, aunque no puedo recordarlo con seguridad. Me siento confuso: no tengo claro dónde voy, no sé exactamente qué hago aquí. El metro me parece extraño y familiar al tiempo; me doy cuenta de que faltan ciertos detalles, de que las puertas, los asientos, las barras del vagón que ahora se halla detenido frente a mí carecen de concreción. También la gente parece difusa; instintivamente me llevo las manos a la cara y compruebo que las gafas están en su sitio, lo que no cambia el hecho de que la masa me parezca más un borrón de colores y formas que un grupo de personas de carne y hueso. Salvo ella. A ella la percibo clara, completa, bien definida y estructurada en todos sus detalles. Es morena y me sonríe con risa tan franca que me hace sonreír a mí también. Sus ojos castaños me miran como si me conocieran desde siempre. Tal vez sea cierto.  Con gesto cariñoso me invita a acompañarla en el trayecto. Está sentada frente a mí, rodeada  de la muchedumbre que abarrota el vagón, sin embargo el asiento junto a ella se encuentra libre. Cuando me siento a su lado no sé porqué no me sorprende que conozca  mi nombre.  Me llama Pedro, aunque adivino en sus palabras el amago de llamarme Pedrito. Su voz tiene un algo indefinible que me seduce, me embelesa y hace que un cosquilleo agradable me recorra la nuca. Me siento bien a su lado, pese a mi confusión y mi desconcierto. Mientras el vagón se pone de nuevo en marcha ella me habla de nuestras citas y se ríe de mi torpeza y de mis olvidos. Dice que no me preocupe, que paso por esta fase de desorientación cada vez que nos vemos. Cada vez que nos vemos…  Nos hemos visto ya antes muchas veces. Apoya su cabeza sobre mi pecho con familiaridad y me cuenta los hechos de nuestro primer encuentro. Me cuenta como nos conocimos por casualidad en el metro, hace ya muchos años, en mi última tarde en la ciudad. Como las circunstancias se fueron aliando para impedirnos volver a vernos y como la distancia fue levantando un muro entre nosotros que amenazaba con separarnos para siempre. Fue ella la que lo propuso. Cada semana. Aquí, en el mismo sitio en el que nos conocimos, entre las palabras de un relato. Los dos juntos de nuevo, aunque sea sólo por una cuantas líneas. La estrecho con fuerza entre mis brazos y le beso en la frente y después en los labios. No sé si soy yo o es ella quien escribe estas palabras, no sé quien cuenta nuestro encuentro de hoy, pero no me cabe duda de que siento el roce de sus labios en todo mi ser, de que el calor de su cuerpo  es también el calor del mío. Nos miramos arrobados y permanecemos así durante muchas paradas más. Como siempre le prometo no ser tan torpe la próxima vez…
Fdo. Anónimo 
(Por cierto no es el mismo que escribió el Lazarillo de Tormes)

Y como me dijisteis casi todos que hipócritas no sois, reclamo a vuestra sinceridad. 

martes, 12 de abril de 2011

Que tengas un buen día...

A mi, también me gusta que sonrías.


********************

En otro orden de cosas, como dicen los del telediario, toca recomendar rincones, y esta vez, toca el tuyo, me has dado un premio que ya hice, y confesé mis siete secretos. (Ya han dejado de serlo) y no me quedan muchos más.
Skywalker, me encanta, es muy divertido y tiene una forma muy peculiar de hacer sus entradas. Aún le estoy buscando un nombre que acojone más que el suyo.
En cuanto a secretos, te diré, que me muevo demasiado en la cama, tanto que más de una vez me levanté cruzada, cuando lloro no me puede tocar nadie o no paro de llorar jamás, si camino agarrada no soy capaz de caminar recta, me gusta tumbarme en la cama con los pies en el cabecero... y si quieres saber más, paga. jajajaja.Lo dicho, pasaos a verle a Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana

lunes, 11 de abril de 2011

Madurez

Cuando era pequeña, las niñas del barrio jugábamos a un juego en el que tras elegir unas cuantas opciones, conseguíamos saber con quién, dónde y a qué edad nos íbamos a casar. A mí, siempre me tocaba casarme a los 22 años.
Al crecer, me dí cuenta de lo absurdo que fue creer que con 22 años podría casarme.

A medida que he ido creciendo, he tenido que desechar más de una idea sobre cómo sería mi vida a cierta edad.

Siempre pensé que con mi edad sería una persona madura y  segura. No sólo no lo soy, sino que dudo de llegar a serlo algún día.

Tomaba la  madurez como seguridad ante la vida, tener unas ideas fijas sobre todo, o al menos casi todo y tomar decisiones teniendo siempre en cuenta las consecuencias.

A veces me dejo llevar sin sopesar las consecuencias de mis actos, no siempre escojo lo que debería escoger, porque de hecho no sé ni qué debería escoger. No tengo seguridad en mí misma siempre, ni mantengo unas ideas fijas.

Siempre pensé que no soportaba la hipocresía y ahora, creo que es hasta necesaria. Antes pensaba que ser hipócrita era una mierda y que todo el mundo debería decir lo que piensa, sin complejos.
No es así, o al menos en este momento de mi vida me he dado cuenta de que estaba equivocada. La hipocresía es necesaria y yo, lo soy (hipócrita, no necesaria)

Soy hipócrita con quien no me gusta, no me cae bien y realmente no me importa. Prefiero regalar una sonrisa aunque no sea sincera, prefiero una charla cordial aunque en el fondo no me interese cruzar ni un hola. ¿Está mal? No lo creo. Si tengo que pasar tiempo con esa persona ¿Qué gano poniendo malas caras? ¿Creando silencios incómodos? ¿O respuestas monosilábicas? Conseguir modificar mi estado de ánimo. En cambio, sonriendo e incluso siendo hipócrita (sin dorar la píldora, más bien siendo educada) consigo hacerme el tiempo más soportable.

Lo peor es que estos cambios de ideas, me ocurren a menudo con distintas cosas. Y cuanto más tiempo pasa más claro tengo que menos cosas tengo claras. Las decisiones antes eran mucho más sencillas, tal vez porque no tenía nada “importante” en juego.
Las revoluciones eran constantes, ahora prefiero callar, cuando creo que revolucionarme no sirve de nada.

Tal vez en el fondo mi madre tenga razón y no soy madura. O tal vez ser madura significa estar más perdida.

Y os pediría perdón por una entrada tan “caótica” como esta, pero como en parte sí sois importantes, prefiero no ser hipócritas con vosotros. No os he obligado a leer. (Aún)

*****************************************
Hoy no hay rincón, toca canción. Hace días que suena más veces de lo normal en mi mp3.
Y con tanto y con tan poco se hizo grande la ilusión, se acercaron las distancias y de dejamos clara la intención...



(No busquéis sentidos que no le doy, recordad que ya no me caso a los 22)

sábado, 9 de abril de 2011

Vecina maruja.

Echo de menos a mi vecina.
Era una típica vecina. Estoy segura de que todos tenéis una así y el que no, será porque él o ella es “la típica vecina”

Vivo en una casa con patio y mi patio comparte valla con los vecinos. Ella era la típica vecina que sabe quién eres, cómo eres y a qué te dedicas, mientras que yo ni si quiera era capaz de reconocerla en la calle.

No sé como lo conseguía pero cada vez que yo salía al patio ella estaba asomada. Nuestros patios son poco transitados y los vecinos pocas veces se asoman, supongo que por cuidar la intimidad del vecino, pero eso a ella no le debía impresionar mucho porque segundos después de que yo saliera ella aparecía.

Nada le cortaba, alguna vez, he salido en ropa interior de una carrera por coger una camiseta o un pantalón puntual, mirando a uno y otro lado, suponiendo que no había nadie y justo un segundo después ella estaba asomada. Supongo que si fuese yo, me metería de nuevo a mi casa, pero no, ella se esperaba descaradamente a que yo le dijese buenos días.
Como ya sabéis, soy una rebelde, de modo que jamás le daba los buenos días. (Por joder)

Un día de verano, estando a solas con mi hermano me quejé  de La Coti, él me dijo que le ocurría lo mismo. Harto de todo me dijo “verás”, salió al patio, se quitó la camiseta y la tendió, ella se asomó y él continuó, se quitó los pantalones, los colgó, ella no apartaba la mirada, él siguió. Se quitó los calzoncillos y los colgó.

Poco después dejé de saber de ella. Creo que se ha mudado.

Y como en el fondo echo de menos una vecina Maruja….os presento a Maruja hace años que la conozco y se acaba de animar a crearse su propio blog, me encantaría echarle una mano y no sólo yo, sino todos cuantos sabemos como funciona esto. Estoy convencida de que os gustará cada cosa que diga. Ella es genial. 

Su blog, Reflexiones de una maruja, pretende ser un lugar en el que expresarse con total libertad.
Pasaos de mi parte a ver si os saca unas pastitas o algo.

jueves, 7 de abril de 2011

La Máma Pepinillo

Hoy es el cumple de la Mama Pepinillo (aquí es cuando la felicitáis y demás).

Ser pobre es un rollo, mi máma (si, la mía tiene distinta acentuación y tilde) lleva un par de años sin un buen regalo.
Este año se me pasó por la cabeza un par de veces regalarle aquello que siempre dice ella de un beso en la frente, pero no era plan, más que nada porque cuando le doy un beso me dice "Quita, Ana" (conste que pocas veces le doy un beso).
Barajé la opción de hacerle un regalo manual, pero recordé  el último que hice, tras unas cuantas tardes, le hice un álbum de fotos a mano, entero y con una pequeña historia por cada foto siendo estas desde que nació hasta la actualidad, lo completé con un par de ampliaciones de fotos.


Ilusionada le di el regalo, ella lo desenvolvió y mirándolo fugazmente me dijo: "Ah, gracias". Vale que yo tenía muchas esperanzas en ello, (pretendía que llorara) pero hombre... un poquito más de emoción.

Finalmente y tras darle vueltas porque tiene de todo y yo no tengo dinero para casi nada,  he terminado comprándole una miniradio. Y como me parecía poco, le he hecho un necesser.




Al menos esta vez me ha dicho que necesitaba el necesser... y que le ha gustado.




¿Se ha notado mucho que hoy no tengo nada que contar? Espero que no.

********************************************
No recuerdo como llegué a él, pero me gustó tanto como para hacerme quedar. Que conste que no siempre que llego, me quedo. No sé deciros que me atrae de él, pero no me cuesta nada leer su post.

Esta vez, le toca el turno a Introspección Bloggera. Daos una vueltecilla y pero eso sí, dejarle unas braguillas de mi parte, seguro que os lo agradece.

Me acompañan...