A ver qué encuentras...

domingo, 27 de febrero de 2011

Confesiones momentáneas.

Ahora que hay más confianza entre nosotros, voy a sincerarme y contaros tres secretillos que son tal, debido a la vergüenza que los acompaña.

1. Pedí un autógrafo a José Luis Moreno


Si de alguna forma puedo justificar este acto, diré que yo tendría unos 10 años.

2. De pequeña (no sé decir los años exactamente) en el portal de mi abuelo había un cartel: " Se vende piso: razón en portería".


Nunca puse en duda lo que entendía por aquel cartel, hasta que un día mi hermano, al montarnos el coche tras salir de casa de mi abuelo, me preguntó :

- Ana, ¿Qué significa razón en portería?

- Pues que el portero te explica porque venden el piso.

- ¿Seguro?

- Claro, ¿Nunca has oído decir que los porteros son unos cotillas?- él asintió con la cabeza- es porque se enteran de todo y por eso les cuentan a los que preguntan por que venden el piso el motivo.  Aunque yo creo que no es bueno, porque si por ejemplo te mudas porque tu vecino hace mucho ruido y eso se lo explicas al comprador, pues no querrá comprarlo. Creo yo.

- Y yo.

Tras mi explicación el coche estalló en risas, pocas veces había oído a mis padres reírse tanto. (Sigo pensando que mi idea no tenía demasiados fallos).

3. Esta vez al rededor de 10 años más tarde, viendo un día este mítico vídeo...


Y agradeciendo tiempo después haber estado sola en aquel momento, me dí cuenta de que quien hablaba y decía aquello de " Españoles, Franco ha muerto" realmente no era Franco. (Sí, podéis alucinar pepinillos y hasta de colores) Durante años y aún no tengo muy claro porqué siempre había pensado de forma mecánica (nunca le había dedicado ni un nanosegundo a esta idea) que el señor del vídeo era Franco.

PD. Para la siguiente entrada tenemos que meterle presión a Dama, que tiene un par de fotos mías.

sábado, 26 de febrero de 2011

Mi pueblo

Hace mucho que me gustaría hablaros de mi pueblo, no lo había hecho antes por distintos motivos, pero hoy he publicado esta misma entrada en otro blog y si ellos pueden leerlo, vosotros, también. 
Podría aportar una visión la mar de estricta y daros datos de él, sinceramente no me apetece porque algo así, ni yo leería (soy muy vaga para leer) de modo que os cuento mi pueblo a mis ojos.


Nos encontramos a unos 21 km de Madrid centro y seremos unos 22.000 habitantes (seguro que alguno no he contado).

Es un pueblo mediano, tenemos bares, pub, tiendas (pero no de orange... grr) y hasta un pequeño centro comercial. Aunque sin duda alguna nos faltan muchísimas cosas, cines, metro, tren, tiendas de música y bastante más oferta cultural.

Soy pueblerina desde hace 21 años, y para mi es Mi pueblo. Se divide en tres zonas (barrios) la zona vieja, que cuenta con casitas bajas; la zona de los olivos, creada después, y cuenta con bloques de tres o cuatro alturas y de colores (aunque últimamente los han reformado para que sean todos verdes) y la zona de los chalets (que cada vez hay más). Todas estas zonas están llenas de jardines y al principio del pueblo tenemos un enorme pinar.  (Pero no tenemos ovejas, ni cabras ni cosas así, lo digo porque siempre me preguntan).

En sí el pueblo no tiene nada especial, es como todos, vivimos las fiestas con mucho orgullo e ilusión, las calles están llenas de niños, padres y ancianos mirando las obras, en algunas calles las mujeres sacan sus propias sillas a la puerta para echar un rato. Cuando nos cruzamos (los más jóvenes menos) el saludo típico es “ey”, “vamossss” o “señoraaa” (esto más entre las marus) casi todo el mundo sabe quien es casi todo el mundo (menos yo, que soy una despistada y además no paro demasiado por el pueblo). Y en veranos las terrazas están a rebosar hasta altas horas, llenas de padres, jóvenes y niños.
Pero sin duda, si algo nos caracteriza es la Catedral 
de Justo. 

Justo es un anciano, tiene 86 años y está construyendo su propia Catedral. No sabría decir cuantos años lleva haciéndolo, creo que cerca de 50 años, cuando yo llegué al pueblo estaba casi como ahora y Justo se empañaba en decirme que allí haría la comunión (ahora hasta soy atea, pero no se lo digamos a Justo, se llevaría un disgusto).

Justo no es un señor excesivamente rico, pero tenía un terreno y pasando por un mal momento prometió hacer una Catedral si salía de él.
No tiene estudios de arquitectura o albañilería, pero tiene pasión, mucha pasión. Carece de planos, tan sólo un precioso dibujo de cómo quiere que sea la catedral una vez terminada. Esta hecha por materiales que le han ido dando  o él ha ido rescatando, todo reciclado, ladrillos rotos, bidones, cartones, hierros, etc. Es digna de ver, y hasta admirar.


Hace unos años, (unos 5), Justo se hizo famoso. Acuarius pensó que era un tipo peculiar digno de sus anuncios y lo promocionó, aquello hizo que su Catedral creciera, por un tiempo el pueblo se llenó de visitantes que enamorados por la historia venían a echar una mano en la construcción de su Catedral, y ésta sin duda creció.



Aún no está terminada y si os pasais podreis ver a justo con su boina roja y su guardapolvos (lleno de polvo) comiendo un bocadillo junto a un bidón con fuego. O subido en un andamio trabajando.



Sin duda, si venís a Madrid, no desperdicies la oportunidad de conocer la catedral. Seguro que estáis conmigo en que es el mejor pueblo para una alucinadora de pepinillos como yo.


Besos y abrazos de sábado para todos. 

viernes, 25 de febrero de 2011

La abuela.



No tengo abuela paterna, no la llegué a conocer nunca, aunque mi abuelo se casó con mi "abuela" antes de que yo naciera, a ella la llamamos por su nombre de pila, nunca abuela.
Una vez de pequeña se me escapó abuela y su respuesta fue " Yo no soy tu abuela, soy Pepita" (Pepita, mismamente) y desde ahí nunca más me he referido a ella como abuela.



Como de costumbre y por alguna tontería llamé a mi madre aquella tarde a la tienda.
- Máma (aunque mi padre me tiene dicho que es mamá a mí me gusta más máma)
- Ana, tu madre no se puede poner ahora- una voz de mujer mayor desconocida.
- ¿Por?
- Está ocupada - contestó la voz desconocida al tiempo que yo intentaba reconocerla.
- Ah, y tú, ¿Quién eres? - comenzó a inquietarme pensar que si cogía el teléfono estaba al otro lado del mostrador y que no era nadie conocido.
- Quien voy a ser, pues yo.- más inquieta
- No sé quien eres, y dile a mi madre que se ponga.
- No está aquí ahora.
- Me estás poniendo nerviosa, ¿Quién eres?
- Quién voy a ser, Ana. Tu abuela. - se me heló la sangre, sabía que no era mi abuela materna, y que no era la mujer de mi otro abuelo.



- ¿Qué abuela?
- La madre de tu padre. - No recuerdo que tenía en la mano, pero lo dejé caer.
- Pero ¿¿¿Qué dices???? está muerta!!!!
- Soy yo, Ana. - en este momento "mi abuela" vio que estaba demasiado alterada y decidió pasarle el teleéfono a mi madre.
- ¿Qué pasa, Ana? - Típica frase, tono y entonación de mi madre, vamos bien.
- Máma, la tía esa que dice que es mi abuela.
- Claro, Ana, es la abuela, la madre de papá. - ahora sí que tenia la sangre helada.
- Vamos a ver máma , la madre de papá está muerta y esta señora no sé quien es y tu no sé porqué me dices eso, me estáis vacilando, máma, ¿pasa algo? - articulé atropelladamente - porque no sé que hace esta señora en la tienda y detrás del mostrador, en serio me estáis liando y asustando.
- ¿Tienda?... ¿Tú eres Ana González? - dijo titubeando la mujer.
- No, Ana Pepinillo.
- Ah, entonces te has equivocado de teléfono.
- Ah, perdón.

Y tras unos segundos conseguí retomar mi respiración natural y esta vez, marcar a la primera el teléfono de mi madre. Ese día, sí que aluciné pepinillos.

jueves, 24 de febrero de 2011

Va de libros...

¡Bienvenidos a mi Juernes! Mañana no curro… uooo algo bueno tenía que darme esto de bailar todas las mañanas la canción de la taza y la tetera, y demás coreografías infantiles.

Hoy me pongo sería (a ver lo que aguanto sin reírme) y voy a hablaros de mi libro (ah, no, que yo no he escrito un libro), bueno pues de mis libros, los que he comprado y leído.

Hablaré de tres, para no cansarme (que es mi viernes por la tarde):

El curioso incidente del perro a media noche. De Mark Haddon.
Lo leí hace un par de años, lo adquirí en la papelería de la facultad, me atrajo el extraño y largo título (a veces no leo la parte de atrás de los libros). La historia es contada por un niño de 15 años con Síndrome de Asperger (este síndrome se encuentra dentro de los denominados espectro del autismo) para aquellas personas que no lo conozcan o lo conozcan poco como era mi caso, es altamente recomendable, nos intenta acercar un poco más al pensamiento de los niños con dicho síndrome, (a mi, es algo que me atrae especialmente). La lectura es muy fácil, y a mí me enganchó con las primeras palabras. Está en mi lista de libros a releer.


Los dos libros siguientes son los últimos que he leído:

- Cometas en el cielo de khaled Hosseini. De este libro me llamó la atención la portada y tras leer la sinopsis no dudé en comprarlo. Empecé a leerlo y tal vez demasiado despistada, las primeras páginas no consiguieron engancharme y terminé abandonándolo en la estantería. Un par de meses después retomé la lectura y para mi sorpresa esta vez sí que consiguió engancharme. El protagonista nos cuenta su vida, desde que era niño, hasta la edad adulta y sinceramente no me gustaría contaros más, por si lo leéis, sólo puedo deciros que es duro, pero realista y que me ha conquistado.

Por último el libro que aún estoy leyendo, (intento ralentizar la lectura al máximo, me gusta tanto que me da pena terminarlo)

- Las chorradas de mi padre. De Justin Halpern. No pude reprimir el impulso de comprar unos libros hace un par de días en el hospital, el camino al mismo es de más de hora y media y no tenía nada que leer. Entre otros compré este. El escritor nos narra episodios de su vida con su padre, un hombre peculiar con frases realmente divertidas, en más de una ocasión no he podido reprimir sonrisas y risas leyéndolo. La estructura del libro es curiosa, alterna capítulos basados en alguna frase de su padre con frases sueltas. Y como dicen aquello de para muestra un botón y sabéis que a mí lo de la costura me va lo mío, os dejo unas frases:

“Tienes cuatro años. Tienes que cagar en el inodoro. Y no se trata de una de esas negociaciones en las que hay un tira y afloja y llegamos a un término medio. En esta tú acabas cagando en el inodoro”


“Te ha llamado marica. Menuda cosa. No hay nada malo en ser homosexual… No, no estoy diciendo que seas homosexual. ¡Dios mío! Ahora empiezo a entender porque ese chico te estaba soltando esas mierdas”


"Me gustan los perros. Si no puedes comerse o follarse algo, mean encima. Eso lo puedo entender."


"¿La gente de tu edad sabe peinarse? Parece que se les hubieran subido dos ardillas a la cabeza y se hubieran puesto a follar como locas"

miércoles, 23 de febrero de 2011

El día que Fernando me presentó a Manuela.

No sé si lo sabréis, pero yo trabajo de monitora (por si no lo sabíais ya si).

Este verano conocí a Fernando en un campamento. Fernando tiene 4 años, es algo tímido y reservado, generalmente se porta bien  y atiende a lo que se le dice.
Este verano Fernando me presentó a Manuela, pero no adelantaré acontecimientos.


 


Varios días en el mes hicimos excursiones a la piscina municipal, unos cuantos monitores y grupos de niños de diversas edades, en concreto los míos eran de 3 y 4 años. Podría contaros más de una anécdota, pues imaginad un grupo de unos 40 niños con esa edad en la piscina, locura total.

Aquel día Fernando y el resto de sus compañeros estuvieron bañándose y chapoteando de lo lindo (sobretodo porque me chapoteaban a mí, no había cosa que más les gustara que empapar a los monitores que vigilábamos fuera de la piscina).
Al terminar el baño y antes de la comida tocaba retirada, salir todos de la piscina y ponerse ropa interior o bañador seco (no tenía muy claro por qué, si en 30 minutos volvían al agua, pero yo acataba normas).
Ni qué decir que aquello era un caos, calzoncillos, bragas, bañadores, todo desperdigado por el césped y niños corriendo en pelotillas de un lado para otro. Y Fernando, él era de los niños más tranquilos, generalmente tenía autonomía para vestirse solo, por lo que tan sólo necesitaba un vistazo de vez en cuando para comprobar que cada cosa iba en su sitio (y por la cara que era).

Yo vestía a algún niño inquieto, que no dejaba de quejarse y de querer enseñarme el culo a mí y a cuanto veía, y a escasos 20 metros Fernando sentado frente a mi, estaba tan absorta intentando vestir al niño que no me di cuenta de que Fernando estaba con Manuela, vi que llevaba un rato largo vistiéndose y pensé que no tendría claro como iba alguna pieza de ropa.

Al terminar con el niño inquieto, centré la vista en Fernando, estaba sentado en el césped y desnudo, haciéndose una Manuela. (Sí, una Manuela, y sí, con 4 años) y cuando digo Manuela es tal cual (no aquello de tirarse del pito, o moverlo porque sienten gustillo) No. Manuela, Gayola, Paja, Pajote, Masturbación, como queráis llamarlo (como diría Dantés, tiene nombres mil…). De primeras me quedé impactada (no por el tamaño, golfillos)  porque jamás había pillado a un niño haciéndolo y ¡¡¡qué coño, Fernando tenía 4 años!!!
Tras mi shock inicial (de haber tenido una mascarilla de oxígeno la habría necesitado) le dije a Fernando que se vistiera de una vez (no sabía si decirle que estaba mal, bien o esperar al final) él me miró con una caída de ojos inusual en él, al ver que no me ablandaba y le volvía a increpar que se terminara de vestir, soltó su pito (tiene nombres mil… El miembro viril) y me echó la peor mirada que un hombre te puede echar.

Y así fue como Fernando me presento a Manuela. (Si, por eso soy así, yo antes era una persona normal, y ahora no dejo de alucinar pepinillos por todo)

lunes, 21 de febrero de 2011

Cuatro rombos.

Como dicen que el que avisa no es traidor, vengo avisando. Si la entrada de los patos te pareció fuerte, si los pecados te sonrojaron, si la tortura de los pequeños placeres te dio que pensar y si recorriéndote te hizo mirar hacia otro lado, deja de leer ahora mismo, porque te aviso que ésta tiene mayor contenido erótico-festivo que las otras. De hecho le voy a poner unos cuantos rombos, después no me digáis que no lo advertí.


Un largo día, una larga semana, lo único que deseaba era darse una larga ducha caliente, pues tenía las piernas heladas de estar sentada, y esconderse bajo las sábanas para que terminara el día lo antes posible. Se desnudó en su cuarto y recorrió helada el pasillo dando pequeños saltitos, el suelo estaba frío. Puso algo de música relajante en la radio buscando no pensar ni sentir, simplemente estar. Tan ágil como pudo entró en la bañera y abrió el grifo del agua caliente al máximo, necesitaba entrar en calor como fuera, se colocó bajo el chorro mientras el agua caía por todo su cuerpo recorriendo desde la cabeza hasta los pies. Poco a poco fue entrando en calor mientras el agua le recorría  estimulando su piel. Comenzó a enjabonarse y sin apenas darse cuenta, su cuerpo empezó a excitarse, a medida que rozaba sus pechos, los pezones endurecían solicitando más aún esas caricias suaves y perfumadas, el calor, el olor, el contacto con su piel aumentaba su excitación. Por un momento pensó en frenar, en dejarlo ahí, en deseo. Pero no pudo, era consciente del recorrido que hacían las gotas por su cuerpo, entrando en su boca y cayendo libremente por su cuello, sus pechos, saltándolos hasta llegar a su abdomen y bajando, caliente y libre por su sexo. A cada chorro que caía más deseo sentía, más intensificaba sus caricias, más ganas tenía de seguir, y siguió. Sus manos calientes recorrían todo el cuerpo, delicadas, lentas sabiendo dónde y cómo debía acariciar, nunca habían estado tan seguras, y serenas a pesar del deseo incontrolable. Una de sus manos abandonó las caricias de su pecho, y se deslizó entre sus piernas, acariciando con mimo su sexo, mientras su piel se erizaba y sus músculos se tensaban rogándole que comenzara, tras un par de minutos esperando a que el deseo fuera insoportable, comenzó, no pudo remediar morderse el labio dejando salir un sonido gutural, comenzó a aumentar la intensidad de cada caricia, mientras su cuerpo le pedía más. Mucho más. Caricias, gemidos, olores dulces, agua recorriendo su cuerpo, músculos tensos, espalda encorvada, las manos contra el cristal, y en un momento, un último gemido, largo, intenso y después una respiración profunda, se incorporó de nuevo y permitió al agua seguir recorriendo su cuerpo, borrando así cualquier huella de aquel momento de intimidad. 

Bichos...

sábado, 19 de febrero de 2011

De vídeos...

Para cojones los suyos.




*************************


Y este trozo de entrada se lo de dedico a Bitelino, porque siempre nos ofrece la música que le gusta y hace tiempo que le dije que ya le diría qué me gusta a mí...

En primer lugar, La Musicalité, me encantan desde el primer momento que los oí y he tenido la suerte de conocerlos, geniales. Me cuesta mucho elegir una sola canción, ésta me encanta, ninfonía, me anima, etc..



Los despistados, siempre acaban apareciendo en mi mp3



Los delincuentes y maldita nerea



Bebe




Albertucho



Fito y fitipaldis



Extremo duro



Ya os iré enseñando más grupillos de los míos, estos por ahora me gustan bastante.

Bite espero que te sirva para hacerte una idea de mis gustos :P

Por cierto, aprovecho el espacio que me concedo a mí misma (soy así de chula) para recomendaros visitarnos (a mi, podéis visitarme menos) en nuestro cuquiblog jajjajaja es una horterada que ni tengo claro cómo ha surgido, pero la verdad, a mí me hace gracia y espero que a vosotros también.


No os dejéis llevar por el primer impulso, hay que leer.

viernes, 18 de febrero de 2011

Pito Pato

Hoy le he visto el "pito" a un pato.

A pesar del frío, he convencido a Andrea, la niña que cuido (Andreita-comete-el-pollo, la llamo yo) para dar un paseo por un estanque cercano con patitos, llevaba días con ganas de ir a verlos.
Hemos paseado tranquilamente viendo a los patos y las ocas, hasta que de pronto Andreita-comete-el-pollo se ha empezado a poner nerviosa porque dos patos se pegaban, la verdad es que tres, tenían a uno acorralado mientras otro se subía encima, (se lo estaba tirando) la pobre niña ha empezado a decirles cosas para que pararan, (coitos intrruptus)  le he tenido que explicar que los patos jugaban a subirse a caballito unos encima de otros, ahora, me ha costado más convencerla de qué era aquella cosa que le estaba metiendo por el culo...


En fin, hasta los patos tienen más vida sexual que yo.

Pd. ¿Casi 100? ¿De dónde sale tanta gente?

miércoles, 16 de febrero de 2011

Tonta

¿ Habéis oído alguna vez aquello de..."de lo buena que soy, soy tonta"?
Bueno, pues buena no sé si soy, pero tonta, un rato.

Hoy he tenido uno de esos días largos, muy largos y mojados ( y no, no penséis cerdadas, mojado por la lluvia), la cosa es que por llevar acabo el plan B he tenido que volver a mi facultad, (aquella que no pisaba desde hace un añito o más). Por supuesto, me han mareando mandándome de un despacho a otro para recoger unos papeles.

En el primer despacho, unos becarios majísimos (¿porqué siempre serán majísimos los becarios a pesar de estar bastante puteados?, en fin a lo que iba) los simpáticos becarios me han mandado a buscar a otra señorita. Al llegar al despacho estaba cerrado, por lo que he decidido perder minutos de vida leyendo carteles, en ese momento una espontánea (véase profesora de algo) se acerca a mí y me dice:

- ¿Esperas a alguien? - Evidentemente a ti no, pienso, pero no lo digo, porque tengo el día malo y no es plan de salir a leches.
- Sí, a Celia.
- Ah, está en el desayuno (qué raro eh) viene en un rato, si quieres ven a mi despacho, que se está calentito. - mi mente baraja varias opciones, 1. no llevo rodilleras 2. no necesito rodilleras, no es mi profe! 3. no hace frío.


- No, gracias, estoy bien aquí.

- Pero hombre, si hace frío, allí estarás más calentita. - me replanteo las opciones y contesto.

- Gracias, espero por aquí.

La espontánea no se da por vencida y vuelve al ataque.

- Bueno, como quieras, pero, ¿puedes ayudarme un momento en mi despacho? - Jur? qué le pasa a esta señora con el despacho???, debe leer algo en mi cara, a lo mejor el Comorrrr?? (a lo chiquito con pierna retorcida)- necesito ver si una caja cabe en una bolsa - suspiro y voy. (Soy así de facilona)

Entro a su despacho y me encuentro una caja enooorme y una minibolsa, (evidentemente no cabe, señora) la ayudo a intentar meterla , cuando se da por vencida (tarda mucho rato en hacerlo) decide que la ayude a  bajar la caja al suelo (me pregunto cuantas estudiantes que se ha encontrado en el pasillo van en esa caja, pesa como varios muertos)

- Ya que estás, podrías ayudarme un momento, necesito vaciar esa estantería (repleta) y sola no puedo, ponte debajo y te voy dando cosas - aquí es cuando empezáis a pensar que soy tonta.- pero tú no te esfuerces eh, que encima que me ayudas... no te agaches... ah, ¿puedes darme esa bolsa del suelo?


Y ahí estoy yo, llenándome de polvo por ayudarle mientras viene la Celia de las narices.

- Bueno, ya hemos terminado aquí - mi cara se ilumina- ahora tú vacías esa estantería y yo esta - puta mierda, juega con mis ilusiones.


Y así me tiro más de media hora limpiando esa estantería, mientras me va diciendo que tenga cuidado con los papeles que tiro, que rompa las fichas de los alumnos que contienen datos, que rompa los exámenes, evidentemente yo lo hago pero a modo de rebeldía voy tirando papeles sin mirar (a lo loco), sin romper (dándolo todo) y exámenes enteros (sin miedo alguno), sólo por joder.

¿Ahora tenéis más claro que soy tonta?
Por cierto, llegó Celia y me pude escapar, eso sí, para rematar mi buena suerte, Celia no era quien me tenía que dar los papeles, sino los majisimos becarios (Creo que son majisimos para que no los odiemos al hacerlo mal)

Beso

Tras tantos meses sin verla pensó que habría olvidado Besar.


Por suerte descubrió que no había olvidado Amar.

martes, 15 de febrero de 2011

Maldito plan B

Sé que dije que no tenía derecho a quejarme, pero necesito hacerlo.
Estoy hasta las narices del puñetero plan B.
Al principio no me costaba tanto pensar en positivo, pero joder, no tengo ganas de pensar en positivo e idear un plan cada dos por tres, ni ganas ni imaginación.

Puto Plan A que me has fallado y puto Plan B que me estás volviendo loca.


Y sí, a veces las "profes" decimos puto.
Pd. se que no tendrá sentido pero para mi, lo tiene y como el blog es mío...XD

lunes, 14 de febrero de 2011

San Valentín

Según dicen, hoy es el día de los enamorados...





Lo único que yo tuve diferente fue estar de papeleos toda la mañana...




Viñeta del blog de Alberto Montt

domingo, 13 de febrero de 2011

Regalos


Hace unos días tocó el regalo de cumpleaños de mi hermana...

un neceser

Y un pañuelo

El martes es el cumpleaños de la niña que cuido, tras pensar qué regalarle opté por hacerle una camiseta.

Le he cambiado el cuello y la he decorado con una gran mariposa (le encantan) ahora a esperar que también le encante el regalo.

Pd. Si os aburrís podéis buscarle posibilidades al pañuelo de mi hermana, ella ha decidido usarlo de mandil, o bragas (se ve que no le gustó demasiado, que conste que también tenía un regalo comprado :P )

Pd2. Últimamente parece que colecciono blogs, me han invitado a participar en otro, muy acorde a la línea que llevo en Letrinas, es El blog más cuqui de todos los blogs cuquis.

sábado, 12 de febrero de 2011

Escondite.


A veces ni lo que parece más sencillo lo es.
El vídeo habla por sí solo.



Viendo este vídeo me pregunto si tengo derecho a quejarme como lo hago.

Buen día para todos!!!

viernes, 11 de febrero de 2011

Sin Oposiciones

Ayer creo que rocé el borde de la muerte,  durante unos minutos (muchos), sopesé cortarme las venas, al final abandoné la idea (con lo que les cuesta encontrarme las venas para sacarme sangre, seguro que haría una escabechina y encima no moriría, y de conseguirlo mi madre me echaría la bronca por manchar todo y me haría la reanimación solo para limpiarlo) Un mail ha cambiado mi vida, de tener planeado lo que iba a hacer a no tener absolutamente nada, me explico.

Este año tengo un currito algo mierdosillo, trabajo un par de horas por las mañanas (madrugando muuuuucho) y una por la tarde y además unos cuantos días al mes cuido a una niña. La verdad es que después de todo no saco mucho dinero, pero es lo que he conseguido, hasta el momento servía pues en mis ratos libres (que eran bastantes) se supone que me preparaba las oposiciones (tampoco las llevaba de maravilla) pero ahí iba, invirtiendo más de la mitad de mi sueldo en la academia y empeñando algún que otro riñón para pagarme los cursos de formación. Mi idea era seguir así hasta sacarme las oposiciones y después…operación y Dios dirá.

Ayer los rumores se confirmaron, No hay oposiciones. Ni en Madrid ni en la gran mayoría de Comunidades Autónomas y en las pocas (muy pocas) que habrá, apenas unas pocas plazas y ni siquiera sé si habrá de mi especialidad.  De modo que de pronto ¡zas! El cántaro de leche a tomar por culo (con perdón).

Tras cagarme uno por uno en todos los familiares de la Espe (conseguí nombrar más en un minuto que Vírgenes y Santos Almodóvar con su Oscar) y descartar la opción de las venas, comencé a comerme la cabeza con ideas disparatadas y demás formas de muerte rápida, para mí y para Espe. También sopesé otras formas de ganarme la vida, como escribir, o vender broches en un chiringo ilegal, tuve que descartar ideas.


De modo que más perdida que La Esteban en una biblioteca y con el ánimo más bajo que el de un daltónico haciendo un cubo de rubick, vagué por Internet en busca de ideas para hacer algo con mi vida. Debo agradecer a un par de personas sus ideas, sobretodo a una su regañina sobre la vida. Me pusieron las pilas.

Esta mañana he trazado un nuevo plan, voy a estudiar un ciclo formativo de Integración Social, los exámenes son en unos meses y si apruebo sólo me quedarán las prácticas, además seguiré preparándome las oposiciones, por si se puede hacer algo en otras Comunidades,  me informaré bien sobre un curso de Logopedía compatible con mi carrera y lloraré en mi curro para intentar aumentar las horas.
Pensaba hacer un post despotricando sobre la mierda que es todo, pero la verdad prefiero dejar de llorar y hacer cosas. Al menos, las ganas las tengo.

Y para resarcirme de todo, hoy me voy a estudiar (las opos) con una amiga y después FIESTA, que llevaba meses con ganas de salir. Y dicho lo cual, maromo al canto
 
Porqué está bueno y queremos un hijo suyo…

jueves, 10 de febrero de 2011

Los días son aburridos

No sé como llegó al mp3, pero lo que sí sé es que en el mismo instante que la oí no pude resistir el impulso de moverme y sonreír. Espero que te transmita lo mismo.

Me gustaría dejarte primero la letra, para que sin oír la canción intentes imaginarla.



Quiero recordar, esa mañana,
como un día especial, jugando en tu cama.
Cierro los ojos y en silencio pienso,
en aquel momento en el que ya no había nada.
Noto que ya no siento cerca tu calor,
ya no siento tu calor.



Quiero recordar, tus tonterías;
tantas palabras, tantas ironías.
Y por las noches contábamos estrellas,
y nuestras vidas se confundían.
Noto que ya no siento cerca tu calor…



Los días son aburridos
Cuando tú no estás conmigo,
Mi vida es un castigo si no estás.
Los días son aburridos
Cuando tú no estás conmigo,
Mi vida es un castigo si no estás,
Conmigo, conmigo.



Y con el tiempo, las cicatrices,
darán recuerdos, no serán tristes.
La niña buena cantaba en la escalera,
ya nadie escribe sobre la arena.



Y en la pelea, y en el vacío,
y en el aliento del invierno frío.
Noto que ya no siento cerca tu calor,
niña ya no siento tu calor.



Los días son aburridos
Cuando tú no estás conmigo,
Mi vida es un castigo si no estás.
Los días son aburridos
Cuando tú no estás conmigo,
Mi vida es un castigo si no estás,
Conmigo, conmigo.


¿Ya? ¿Seguro que la has leído entera? Vale, pues entonces, ahora dale al play!!

Espero que te guste tanto como a mí.


miércoles, 9 de febrero de 2011

Testamento de Martes

Ensimismada apoyada contra la puerta del metro he leído sólo el título de un relato, supongo que alguna vez habéis visto alguno colgado en la pared del vagón, no me ha dado tiempo a leer  más que el título porque era mi parada. “Testamento de miércoles”, Al subirme al autobús he escrito mi propio testamento, eso sí, de Martes.

Yo, Ana, en plena posesión de mis facultades  alego que:

Lego el dolor de cabeza, el cansancio, el sueño y la frustración que hoy me qué  han acompañado todo el día.
Lego la interminable hora y media que tardé esta mañana en llegar al hospital.
Lego los 15 minutos de siesta express entre mis sábanas
Lego los  sentimientos de tristeza y rabia que me acompañan por no ser fiel a mi misma.
Lego los 5 minutos de mi vida que he perdido subiendo y bajando las mismas escaleras en el metro mientras no sabía hacia donde ir (a pesar de haber hecho ya ese trayecto más de 20 veces) y sin duda lego las ganas de llorar que me han dado al darme cuenta de lo tonta que estoy y soy.
Lego los 10 minutos que he pasado nerviosa en aquella parada por encontrarme sola con dos chicos con aspecto dudoso
Lego las ganas que he tenido de propinar una colleja a la señora que se me acaba de sentar al lado, en el más que vacío autobús ¿no había más sitios? ¿No se ha visto que ella con sus cuatro bolsas y enorme bolso y yo, con mi bolso, mi carpeta, mi abrigo y enorme culo no cabemos? ¿No se da cuenta de los 45 asientos libres restantes? (yo si, que los he contado) ¿y no se da cuenta de que escribo sobre ella? (bueno, espero que no, o terminaré con las bolsas estampadas en mi cara a modo cubista)
Lego la manía que tiene mi mp3 de agotar las pilas sin venir a cuento.
Lego las ganas que tengo que el futuro sea presente.

Y por último lego mi asiento a las cuatro bolsas de la señora pesada de al lado, que he llegado a mi parada.

Pd. A vosotros os lego las ganas que tengo de vivir.



Me acompañan...