A ver qué encuentras...

martes, 15 de noviembre de 2011

Indignada

¿Pero qué pasa hoy? Vengo completamente indignada. 

Tienda de campaña para la indignación. Vale, no es una tienda de campaña... pero es tan cuqui!!

Hace meses que me apunté a un nuevo gimnasio que no está cerca de mi casa (en otro pueblo) el cual pagué un mes por adelantado, dijeron que lo abrirían en septiembre y resulta que la jornada de puertas abiertas empezó la semana pasada. Ayer llamó mi madre para preguntar cuando abrían para ir a hacer deporte y le dijeron que desde ayer mismo, así que me he pegado un madrugón (para mi madrugar es despertarme antes de las 9) me he adecentado, he ido al médico (visita rutinaria y vacuna, que por cierto como me ponga mala me cagaré en la doctora y su insistencia con la puñetera vacuna) y arreando al gimnasio como una tía gimnasta de toda la vida.
Cinta en el pelo incluida.Ah, y con mi bigote, claro está.


Al llegar aún están en obras por fuera y un guarda, de estos que por llevar placa con su nombre se creen Sheriff, (las cajeras del mercadona también la tienen flipao) me ha increpado de malas formas que por ahí no se entra. Por si no os habéis dado cuenta tengo el día cruzado, y yo con el día cruzado soy muy borde, así que le he increpado que no tenía por qué hablarnos así, que fuera más educado y que si no tenía que entrar por ahí que entonces pusieran carteles indicativos o indicara él con mejores formas. 

Después del pánfilo del guardia, de mi brazo malherido con la vacuna (no he llorado) llego ahí y una tiabuena (por que un día tenemos que hablar sobre lo que mina la moral ir a un gimnasio y que solo haya tiasbuenas) me salta que está cerrado y que no saben cuándo lo abrirán que si eso me manda un mail. Zorra.

En fin, que hoy estoy verdaderamente indignada, además no paro de pensar lo molón que sería tener esa tienda de campaña rosa. 

24 comentarios:

  1. ..joer.. ¿y porque le dijeron que sí a tu madre?? no se pilla...

    ResponderEliminar
  2. Alucino pepinillos... qué poca seriedad.

    Por lo menos, por lo menos... te podían haber puesto a dar vueltas al edificio. Así te habías hecho a la idea que no habías madrugado en vano y tu jornada gimnástica había tenido un buen comienzo.

    Luego, con las agujetas no habrías vuelto hasta que lo tuvieran abierto realmente!!

    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
  3. Pues eso digo yo Marina, pero he pasado de discutir con la pava porque tenía menos grasa corporal que yo y me podía caer una hostia bien dá.

    AM Editorial, pues si, hombre olvidé decir que para colmo el garaje no funciona y hemos tenido que aparcar algo retirado, pero vamos que quiero mi gimnasio :D

    ResponderEliminar
  4. Pues de una empresa que dice a unos clientes blanco y después es negro, qué quieres que te diga...mucha confianza no da :S

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Mujer, lo mismo ha sido para mejor, imagínate que te ponen a hacer ejercicios de brazo en el estado en el que estaba XD. Y no, no es una locura, a mí también me ha hecho gracia la tienda, qué de traumas me habría ahorrado si de pequeña hubiera tenido algo así XD.

    ResponderEliminar
  6. Joer, deberias reclamar el dinero porque no han cumplido su palabra y tu pagaste en setiembre y estamos a Noviembre.

    ResponderEliminar
  7. Eh, pero es que eso es una técnica del gimnasio. Hacen todo esto no porque sean unos impresentables hijos de puta, es para comprobar quienes tenéis realmente el espíritu necesario para acceder al gimnasio. Yo creo que tu vas muy bien, te has desplazado desde a tomar por culo, has ido ataviada con un cinta y le has increpado al vigilante (que está ahí puesto para ver quien tiene de verdad personalidad).
    Yo intenté comprarme una de esas tiendas rosas, pero valía 130.000 euros ;P

    ResponderEliminar
  8. Pues si... no me extraña que estés indignada. Yo también lo estaría!
    Paciencia, maja, paciencia....
    Besucos

    ResponderEliminar
  9. No me fiaria ni un pelo, vaya impresentables!

    ResponderEliminar
  10. Ani, la verdad es que no sé quién cogió el teléfono para decir eso, pero bueno… no es que me dé mala espina pero joder, se lo podrían currar un poquito más. Besos.

    Dra Anchoa, jajajja lo del brazo ya se me ha pasado ¿he dicho que no he llorado? Es monísma de la muerte para estar indignada. Besos.

    Juanjo, pasan el cargo pero luego un mes no lo pago. Es como un compromiso de que iré, pero vamos que si, unos huevones, además pagué antes de septiembre. Bss

    Doctora, me da a mi que si, entonces por haber contestado mal al vigilante me quieren allí? Uoooo cuando me vean estos metida en mi salsa…jajajajajja. Y joe, ni que fuera un pisito de 5 m cuadrados. Besos

    Sra T, paciencia porque no queda otra pero si, me ha sentado bastante mal. Besitoss

    Kobal borro el mensaje por no dar datos y tal ¿lo entiendes, verdad? Sigo alucinando pepinillos jajajajajjajaja

    Meg, si, la cosa es que son de fiar, pero joder, que lo abran ya, que me aburro en casa :D (que lo de volver a la uni no me lo planteo por ahora)

    ResponderEliminar
  11. Bueno, lo peor la mala educación del de Seguridad, con educación todo mucho mejor. Sobre la demora, sin palabras, a ver si es antes de año nuevo, que mucho no queda.
    La tienda es preciosa, me encanta.
    Feliz día, o lo que queda de él, seguro que remonta.

    ResponderEliminar
  12. Pues vaya, no me fiaría yo de un gimnasio así, que poca palabra tienen... ¿tú crees que abrirán?

    No me extraña que estés indignada, tienes motivos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Ufff, qué dolor de ojos, nena!!! El verde no me gusta, lo siento... Me cuesta hasta leer.

    En fin, a lo que iba. He pensado que, a lo mejor, os habéis confundido de teléfono o que esa empresa tiene varios gimnasios y habéis ido al que no era. Si no es así, me da que os la han metido doblada. Yo que tú, pondría una reclamación para que te devolvieran la pasta.

    La foto de la gimnasta me ha encantuflado!! Me recuerda a mis tiempos de gimnasta rítmica, seeeeh (pero sin gafas). Y, en cuanto a lo de la tienda de campaña, si me la cambias por una igualita pero morada... darías el golpe!!

    Un besito y desindígnate!!

    PD: Mi pepinillo-llavero está en tu cabecera!! Me encanta!! Aunque al mío se le cayeron los ojos. Los tengo guardados para pegarlos un día de estos.

    ResponderEliminar
  14. Supongo que lo de la tienda rosa es un efecto secundario de la vacuna. Chica, ánimo...:)

    ResponderEliminar
  15. Mola tu nuevo look (y no me refiero al bigote). En cuanto a la tienda de camapaña para indignadas cuquis... K mala suerte... Hace un par de meses, en esas fiebreslotirotodo k mi madre sufre de vez en cuando, tiramos una muy parecida con Campanilla por ahi pululando... Con respecto al gym y sus secuaces... k les corten la cabeza!
    ;-)

    ResponderEliminar
  16. Pues vaya palo, encima que madrugas para ir y todo, y en otro pueblo... jo, ya te podian haber informado mejor para no darte el paseito. Tus razones tienes para cabrearte, vamos.

    ResponderEliminar
  17. Yo también estaría de una mala host##a!!!

    Me encanta el verde que has puesto pepinilla!

    ResponderEliminar
  18. Anita con los tiempos de crisis que atraviesa el país, podrías montarte un gimnasio en esas tiendas de campaña, hasta lograrías hacer una sauna.

    ResponderEliminar
  19. La culpa es de Rajoy, no doubt!!

    Me gusta tu nuevo fondo, mucho más mejor.

    Bicous!

    ResponderEliminar
  20. Verde lo veo todo... el fondo de tu blog, digo. Y si, es para indignarse y pisar la cinta del pelo.

    La tienda mola! Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Que tontolaba el guardia de la entrada. Estoy yo ahí, y con la racha macarra que llevo, le doy una que se entera, hombreya!
    Y la tienda de campaña es muy yo!!! Si me diese por indignarme, tendría justo justo esa tienda, seguro ;)
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
  22. Rayos, eso va a ser que en realidad no quiere abrir el gimnasio. Le tocó la lotería y no quiere trabajar .... ni dar trabajo. Y tampoco servicio, claro.
    En fin.
    PS. ´Habré llegado aquí desde otro sitio, por lo que parece. Un "planchazo", pero en esta vida, uno ya está acostumbrado.

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...