A ver qué encuentras...

lunes, 12 de septiembre de 2011

Tengo modorra...

La entrada de ayer me hizo recordar Oporto, no sé si alguna vez os he hablado de ese viaje. La verdad es que no he viajado mucho en mi vida, conozco algunas ciudades de España y muy poco fuera aquí.

Hace un par de años, la Rubia y yo decidimos regalarnos un viajecito a Oporto, apenas recuerdo cómo surgió la idea, ambas estábamos trabajando en el campamento y quejándonos de cuánto necesitábamos unas vacaciones (puf fue un campamento bastante durito, la mayoría de niños venían de los servicios sociales), compramos los billetes de un día para otro y en un pis pas nos habíamos planeado el verano.

Fue todo tan atropellado que se nos olvidó comprobar a qué zonas debíamos ir, qué no podíamos dejar de ver, etc.

Llegamos allí a las seis y media de la mañana (si, a lo que fuimos apagamos las luces y pusimos las calles), a eso de las siete u ocho llegamos al centro.
Nada más llegar empezó a parecerme un lugar feo, muy feo. Las calles eran grises, las pocas personas que vimos por allí, yonkis, a cada calle me gustaba menos. Cuando por fin encontramos nuestro hostal, cerca había unas mujeres que a mi, me parecían putillas, pero no dije nada.

El hostal u hotel, ya no recuerdo lo que era, nos ofrecía una cama de 1.20 para ambas, la habitación bastante vieja y algo mugrienta. Desanimadas salimos a dar una vuelta, a medida que andábamos veía todo gris. En un momento dado dentro de una tienda empezamos a vacilar sobre un objeto, al oírnos la dependienta vino a hablarnos, había vivido unos años en España y nos ayudó muchísimo. Nos informó de los horarios, no teníamos ni idea de que allí cenaban a las seis de la tarde y a las siete estaba todo cerrado, de las zonas que debíamos visitar, y nos aconsejo no pasear mucho por donde nuestro hostal, ya que era una zona un poco... de drogadictos y prostitutas.
Salimos de allí algo más animadas, nos había caído genial e informado de un montón de cosas, la calle ahora me parecía un pelín menos gris, al girar la esquina... 

Empecé a ver color

Lo primero que decidimos fue encontrar un nuevo alojamiento, nos pateamos unos cuantos y terminamos en uno que era una maravilla, en pleno centro, más o menos del mismo precio que el otro pero muchísimo mejor, más limpio, más céntrico y con mucha más seguridad en la calle (siempre había policía allí). Desde la ventana de nuestra habitación veíamos...


Como decía había bastante policía y es que en nuestra misma calle había una exposición de estatuas, ni qué decir que tenemos mil fotografías con esas estatuas, las cuales no os voy a enseñar por pudor.



No se aprecia bien en ninguna de las dos fotos, pero justo debajo de nuestra ventana teníamos un garito de estilo chill out, que un par de días nos sirvió para salir. 


Compramos un billete para un autobús de esos turísticos que incluía un paseo en barco por la ria. A partir de ahí empecé a enamorarme de Oporto.



Comenzamos a manejarnos sin ayuda de los mapas y las indicaciones, de modo que empezamos a usarlos para otros fines...


Salimos, nos reímos, nos emborrachamos, ligamos. Si, ligué (ahora alucinais pepinillos) porque no sólo ligué con un tío (soorprendente) sino que también con una tía (Fran si me lees, no, NO soy Bisexual, que sé que cierta entrada te dejó desorientado) la cosa es que los portugueses aprovechando que la Rubia me había abandonado empezaron a decirme cosas (no a la vez eh, me pasó dos veces lo mismo) yo, tirando de sonrisa (que es como reacciono cuando no entiendo na) me dediqué a decir que si. Y sí, la cagué, cuando vi que el maromo se me acercaba mucho y sus ojos empezaron a brillar como el del malo de la vuelta al mundo en 80 días, decidí hacer mutis por el foro en un descuido de éste.

Pasamos la tarde en una playa maravillosa, (como todo allí), entre foto y foto...



En definitiva me enamoré de Oporto. Tanto que dije que la próxima vez volvería en pareja, pero... he decido volver el próximo año, sola o acompañada, pero volver.

Podría contaros mil y una anécdota, enseñaros fotos de todo tipo, pero prefiero guardarme todo eso para recordarlo sólo con la Rubia.

Disfruta muchísimo de estas semanas sin mi dándote la tabarra, y si me echas de menos (que yo lo haré) ven a ver las fotitos del viaje. Cuando vuelvas, borro la entrada, que nuestras caras por ahí...


TE QUIERO RUBIA.


Pd. No te quejes de las fotos, porque a mi me pareces GUAPISIMA en todas.
Pd2. Como dirías tú, tengo modorra!!! jajajaja. 

23 comentarios:

  1. Qué fotos tan magníficas! Me ha entrado la curiosidad de conocer Oporto, un beso!

    ResponderEliminar
  2. Oye, que los barrios con prostitutas y yonquis tienen su encanto, ¿eh?. xD

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me ENCANTA Oporto ;D

    Besos ZzzZZZzzz que me voy a dormir!!!

    ResponderEliminar
  4. Viajar a Oporto es una de esas cosas se deberían hacer al menos, una vez en la vida :D

    ResponderEliminar
  5. Pues no recuerdo si he ido o no, porque mis padres nos llevaron a Portugal muchas veces. De todas formas, es uno de los sitios donde iré cuando por fin vuelva a mi tierra.

    Un besito, reina.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, precioso Oporto, a mí uno de los edificios que más me gustó fue el de la estación de ferrocarril, con azulejos en su interior.
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Guapísimas las fotos, cada vez me dan más ganas. Quién sabe, algún día, ¿no?
    Besitos, buen lunes.

    ResponderEliminar
  8. Pues leérmelo enterito no me ha dado modorra. Gran viaje, aunque empezara algo accidentado.

    ResponderEliminar
  9. Yo estuve hace muuuuchos años con mis padres y mi hermana, pero no me acuerdo de nada...quiero volver sí o sí, y nada de en pareja, a ligar!!! jajajaj

    1besico!

    ResponderEliminar
  10. Pues impresionate la crónica del viaje y de las fotos!!
    Es una ciudad que me apetece un monton conocer.

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Que ciudad tan bonita! Yo conocía Lisboa (que también me enamoró), pero ahora estoy deseando conocer Oporto.
    Muchas gracias por hacerte seguidora de mi blog! :)
    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  12. No me extraña que os acosaran los hombres, piensa que seguramente tu amiga era la única rubia que había en el país ;P

    ResponderEliminar
  13. Preciosas fotos, y sí, Oporto merece una nueva oportunidad.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. yo estuve hace un montón de años, cuando era un crío. no me importaría volver, en absoluto.

    ResponderEliminar
  15. Un buen viaje por lo que parece, aunque no empezara con muy buen pie. No se porque tendrias que borrar la entrada, no tiene nada de malo... en fin, cosas vuestras supongo.

    ResponderEliminar
  16. Ana, no me sorprende tu entrada. El Oporto y tener modorra van de la mano.
    En cuanto al comentario en mi blog, como dejando claro que no tenemos nada entre nosotros, me ha llevado a decidir no ir a Oporto contigo al año que viene. No insistas, por favor.

    ResponderEliminar
  17. bonita anécdota viajera, a ver si viajo yo algun dia fuera de España y así comento algo interesante sobre algun viaje, fui a Andorra pero eso no cuenta xD es como España.

    Pensaba que nos saldrias con alguna anécdota en que te bebías un par de vinos de Oporto y aparecias piripi pero ya veo que no.

    Saludos, Juanjo.

    ResponderEliminar
  18. Miss, No sé si ya te he dado la bienvenida o no, no obstante, te la doy porque me encanta que os animéis a comentar. Tenemos muchísimas fotos, me volví loca para seleccionar alguna y seguro que no son las mejores. Anímate a ir. Besos.

    Alex, jajajajaj no digo que no lo tengan, solo que no me apetecía volver a deshoras por esos barrios y sin entender ni papa… Besos.

    En las nubes, seguro que NY mola muchísimo más!!!.Besos.

    Ani, pues si, es superbarato y si no sabéis dónde alojaros, siempre podéis preguntarnos a la rubia y a mi. Bss.

    Sandri, VE, no te lo pierdas, te encantará. Por cierto no has comentado na de mi negruzo de aquél año… ais dónde estará este… jajajaja. Besos.

    Nuria, Precioso, a mi me encantaron todos, no podría quedarme con uno, el mercado también me pareció precioso y nosotras nos alojábamos en medio de todo. Un pasote. Besos.

    Jana, anímate, quedada bloguera! Jajajajaja Besos.

    Sergio, jajajajjaa lo de la modorra es porque cuando volvimos de Bcn la rubia me dijo que le daba modorra y le dije pues duerme. Se quedó un poco como perdida hasta que descubrí que lo que tenía era morriña!

    Fiona, jajajajjaja ummmm los portugueses no te creas que eran na del otro mundo :d Además tu estás medio apalabrá. bss

    Sra. T. jajjaja definitivamente no sé hacer crónicas ni de libros, ni de pelis ni de viajes. No te la pierdas, enamora. Bss.

    Lili, es preciosa! Umm lili, ¿sabes? Así llamamos a mi prima siempre me ha gustado el mote. Besos! (si me he hecho seguidora es porque merece la pena)

    ResponderEliminar
  19. Doctora, jajajajaj a portugal también ha llegado el tinte, no te creas.

    Elysa, si tenemos que volver a ir!! Besos

    Inne, pitufa se te echa de menos. Bss.

    Raúl, pues na, si ya vengo diciendo que hagamos una quedada…besos.

    Nerea, No me va mucho tener mis fotos por ahí dando vueltas, encima como dice un amigo parezco enfadada de lo seria que salgo en todas :D besos.

    Pitt, sabia que tú me entenderías. Con respecto a lo de la no cita, me has roto el corazón. Tenía ilusiones, ¿crees que si me esfuerzo un poco cada día conseguiré algo? Por lo pronto te mando besos espero que te lleguen.

    Juanjo! Te dedico la próxima entrada, porque alguna que otra anécdota si hubo, aunque no sé si contándolas tendrán gracia… Andorra yo la cuento como España, como bien claro quedó en una entrada :D besillos.

    Ada, al final el próximo verano me cruzo con medio blog en Oporto, mola :d

    ResponderEliminar
  20. joé! que cambio la rubia!!!!!
    Me gusta más el "rubio" que lleva ahora.
    Pos hala! el año que viene tú y yo comeremos sardinas y bacalao hasta jartarnos!

    ResponderEliminar
  21. Yo estuve de pequeño y tb me parecio gris al principio... Pero luego fuimos a un sitio donde mis padres compraron vino y me parecio un sitio con mucho mas color...
    ;-)

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...