A ver qué encuentras...

lunes, 12 de septiembre de 2011

Para Juanjo. Modorra II

Iba  a hacer una entrada sobre mis pinitos como nini y lo poco que me gusta, pero como yo soy más de reír que de llorar (aunque por mis pésimos chistes no lo parezca) y ante el comentario de Juanjo (el cual tiene un estupendo Blog de humor que no os deberíais perder) sobre la falta de anécdotas he decidido recordar con vosotros una noche.

La Rubia y yo fuimos pocos días, la última noche decidimos salir de verdad (no en el chiringo chill out) Nuestro ya coleguita conductor del bus turístico nos dijo que la gente salía por el polígono industrial, hasta se ofreció para llevarnos, lógicamente rechazamos el ofrecimiento con una sonrisa que camuflaba nuestro pensamiento "a la de tres corremos".

Horas después el taxista nos dejó ante una discoteca-nave. Al entrar (gratis) nos entregaron una tarjeta, la Rubia (que tiene más mundo que yo) me explicó que con la tarjeta consumíamos y a la salida debíamos entregarla y pagar lo que debíamos.

Al entrar el sitio era un puntazo, estilo playero pero de americanada, tenían por ahí una cabeza de tiburón, una silla alta de socorrista y hasta una barca. Dos barras flanqueaban la pista de baile, a un lado unas tías buenas en bikini, al otro unos adonis con un pareo, y cuando digo adonis quiero decir ADONIS. La Rubia y yo nos acercamos a preguntar el precio de las bebidas (no queríamos quedarnos allí a fregar) el tío nos dijo que para nosotras gratis (esto en su portugués natal) a lo que yo contesté que si, por guapa. No obstante el adonis pasó la tarjeta y apuntó algo, después descubrimos que las chicas esa noche teníamos 4 copas gratis cada una y en la tarjeta sólo apuntaban el número de copas que llevábamos.

Entre el calor y demás acabé bebiéndome tres copas, La Rubia y yo tenemos un metabolismo distinto, quicir, que cada una pilla un "pedete" distinto a la otra. A mí, el alcohol me sube mucho de golpe, osea que con dos copas voy borrachilla, me dura el tema una horita y después se me pasa del todo. La Rubia bebe perfectamente y cuando deja de hacerlo le sube el alcohol a la cabeza. Vamos, que vamos descompensás.

Yo soy bastante arrítmica  y del club de Sujeto-la-columna-toda-la-noche-por-si-se-cae, pero con un par de copas bailo lo que me echen.
Y madre mía lo que echaban!!! Yo no sé si llegaron a poner la macarena, la música era un show, o de estilo brasileño (que me encantaron) o española, y qué española! digno de ver a las gogós bailando bulería bulería mientras se sobeteaban los cuerpos. Vamos, que en un momento el espectáculo éramos la Rubia y yo, dos españolas, bailando (pseudoflamenco, hasta pusieron el probe manue!) a mi me encanta el meneo de pelo y lo de subirme la falda o en su defecto lo que pille a mano, y con un abanico (que nosotras en verano salimos con abanico).

Los portugueses venían a que los abanicáramos, nunca había visto a nadie alucinar pepinillos por un abanico!! me lo pedían todo el rato, tanto que sopesamos pedir un euro por meneo de brazo.

Preguntando a la Rubia qué anécdota recuerda de la noche, la jodía me recuerda mi momento álgido de alcohol en vena, y es que cuando yo más contenta iba decidí ir al baño, menos mal que me llevaba la rubia de la mano porque sino yo no sé en qué baño habría acabado.
Los baños por fuera son como aquí, con tias retocándose y charlando, pero ¡ay amigos! por dentro tienen dos tazas!!! ahí descubrí de dónde venía lo de ir de dos en dos al baño.

[DSC00052.JPG]

 Aunque debo confesar que cuesta igual que cuando va una. Sigues haciendo malabares con el bolso, con los pantalones, con el papel y con un pie sujetando la puerta, la única diferencia es que tu amiga está al lado haciendo lo mismo y la visión desde tu sitio es muyyyy graciosa. Se ve que en algún momento estas ideas las comenté muy alto, porque al salir me contó la Rubia que algunas decían que si éramos lesbianas, las mu jodías que habían inventado ellas lo de acompañar el chorrillo.

En fin, que nos siguieron pasando alguna que otra cosilla mientras a mi se me pasaba el efecto del alcohol. Unas cuantas horas ya en el hostal le tocó a la Rubia. Nos habíamos acostado ya cuando ella decidió contarme cómo me quedaba dormida cada noche (unas diez veces), irse a hablar con el recepcionista, volver, irse a noseque, volver, encender la luz, volver... está claro que no nos coordinamos.


Pd. No muestro documentos gráficos porque se nos nota en la cara la felicidad.

*********************************

Me ha llegado un correo para inscribirme en un concurso de blogs, se ve que en algún momento me apunté a algo así, no me acuerdo pero ya que estoy he decidido presentar mi nominación, si alguien está interesado en votarme puede pinchar cuadradito azul  de la derecha.

19 comentarios:

  1. Hace tanto que no salgo que desconocía que hubiera dos tazas en el WC de las chicas... jajaja. Muy divertido, Ana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, imagino las escenas...
    Y el meneo de abanico por parte de los nativos... TAMBIÉN. Jaja.

    Un besaco.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego :(

    ja ja a jaj a me he descojonado vivo ja jaj aj a


    Besazos enormes

    ResponderEliminar
  4. como no pusiste categoria, te vote en el mejor blog de humor jajajaja

    ResponderEliminar
  5. Que malo es el alcohol y lo peor de todo, es tener a alguien que te recuerda esos momentos que prefieres olvidar.

    ResponderEliminar
  6. Si a mis amigos les preguntases por una borrachera mítica mía, todos, absolutemente todos, lo tendrían clarísimo. Y, mejor no hablamos del día en cuestión, porque paso muchísima vergüenza.

    Soy una negada para lo de las votaciones. Me he tirado un buen rato buscando tu blog y nada. Para colmo, al registrarme (para poder votarte) he metido mal mi email, por lo que ahora tendré que volver a hacerlo. A ver si lo consigo.

    Un besototo.

    ResponderEliminar
  7. Cuántas anécdotas pepinillos, allá donde vais la Rubia y tú traéis mil anécdotas que contar.
    Ahora me paso a votar tu blog.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. pues yo no pienso votarte, ya lo haré luego...jijiji
    Tú borracha? no te imagino....yo no asimilo el alcohol así que hace años que dejé de beber, aún y así, he dado un par de espectáculos gratuitos bastante vergonzantes, uno de los últimos, en un restaurante carísimo de Donosti....no veas como se sube el txakoli!!!!

    ResponderEliminar
  9. Joder dos tazas juntas !!! Me da que pensar...

    ResponderEliminar
  10. Towanda no sé si es una técnica sólo portuguesa o de esa discoteca… Besos.

    Ene, imagina, imagina…que torpes eran madre mía. Besos.

    Dani, así me gusta, verte contento :D besos, pd. No me ha llegao tarta del cumple eh.

    Marta, gracias por pasar, por leer y por pasarlo bien leyendo :D Bienvenida.

    Arwen, ya la he puesto, en personal :D creo que los de humor me echarían si me oyeran contando chistes.

    En las nubes, :D

    Kobal, jajajaja tampoco eran tan merecedores del olvido, por mucho que yo me emborrache con dos cubatas no voy ciega, así que no haga tan tremendo :D

    Sandri, entrais en el enlace, os pide la cuenta de Factbook o Twitter, y una vez que lo metes apareces conectada, vuelves a mi blog y das en el botón azul y listo. Me has votado. :d besos.

    Nuria, jajaja no te creas , pero no tengo cosas más importantes que contar. Besos

    Maripili, tu como si no votas, hay amor entre nostras igualmente jajajjaja. A mi se me sube muucho el lambrusco.

    Rombo, jajajaja a mi también.

    ResponderEliminar
  11. ¡Oye! lo de las tazas si que tienen su punto gracioso, qué película se puede montar ahí... jajaja.

    Ahora me voy a escuchar el tutorial que no me entero como votar.

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. Uno descubre cosas alucinantes cuando viaja, como esto de las dos tazas, por ejemplo. No es mal invento, ya que como dices, vamos de dos en dos al baño.

    ResponderEliminar
  13. La verdad es k los tios llevamos años meando en grupo y a nadie le parece raruno...
    ;-)

    ResponderEliminar
  14. Jajaja gracias por lo de mi estupendo blog de humor Ana ;) lo acabo de leer jeje esta te la devuelvo eh? jajaja

    Veo que te pasa de to cuando viajas a ver si rganizas una excursion pepinilla de blogueros de tu blog jaja

    ResponderEliminar
  15. Yo lo de las tazas no lo veo... Nunca he entendido esa manía que tenéis las tías (todas) de ir al baño de dos en dos, o tres en tres, pero esto de los/as portugueses/as ya me mata. Yo no sería capaz, antes me iría a mear a la calle yo solo, de hecho lo suelo hacer, antes que esperar colas XD

    ResponderEliminar
  16. jajajaj yo me descojoné, también es verdad que iba borracha, pero no veía doble eh. Tengo una foto mía con cara alegre y con dos dedos levantados evidenciando que hay dos. Bss.

    Nerea, pensé que haría falta otra más para sujetar la puerta y los dos bolsos, así que no soluciona mucho el tema.

    Olivier, eso pensé haciendo la entrada… pero es que a nosotras no nos crea curiosidad lo de los baños, a los tíos si.

    Juanjo, ehhh que tú me nombraste en una entrada, estamos en paz!! Jajajajaj que me das miedito. ¿quedada pepinillera? Ummm lo pensaré.

    Sonámbulo, pues ya la he explicado, es muy jodido sujetar la puerta mientras meas, con un bolso en la mano, los clínex en otro, tu medio pedo y los pantacas remangaos, y ya si estás con la regla… mortal. Tu amiga sirve para sujetar la puerta, y el bolso. Y pasarte un clínex.
    Aunque a mi lo de las colas, nose por qué me va… colas=pitos= estoy desvariando…

    ResponderEliminar
  17. Ana Pepinillo, menudo peligro tenéis la Rubia y tú juntas!!! Quiero salir de marcha con vosotras!
    Un beso, guapa!

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...