A ver qué encuentras...

miércoles, 17 de agosto de 2011

Relato: Marioneta


Siempre te vi débil, una marioneta que podía mover a mi antojo, tan sólo tenia que tirar de un hilo u otro, tensar una cuerda ligeramente y así conseguir que mis dedos marcaran tus pasos, y que mis manos eligieran tu estado de ánimo.

Ahora sentada admirándote me he dado cuenta de que no es así, nunca fue así.
Más de una vez me hiciste pensar que yo era quien marcaba el ritmo, que yo te obligaba a moverte hacia un lado o hacia otro, e incluso te obligaba a abrir la boca.

No es cierto.

Tus cuerdas tan sólo marcaban el camino, pero al final de la cuerda eras tú quien decidía, yo sugería, pero si no te apetecía simplemente no te movías, haciéndome ver que esa cuerda no funcionaba.

Mi muñeca se movía al son de tus pasos, mis dedos en función de tus deseos, y para cuando estos no eran iguales que los míos me hacías ver lo mala que era moviendo los hilos, lo torpe e inexperta con un simple juego de manos.

He decidido cortarte los hilos, no podrás volver a culparme de tus tropiezos o tus estados de ánimo. Estoy convencida de que te mantendrás de pie.


13 comentarios:

  1. Ya sabes lo k paso con Pinocho... Nunca te fies de una marioneta...
    ;-)

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que has puesto que es un relato, yo ya pensé que era el mismísimo Jose Luis Moreno que te había hackeado el pc....
    Preciosa historia.

    ResponderEliminar
  3. Y pensar que mucha gente se puede sentir identificada con una marioneta. Ayer mismo hablaba de ello con mi chico y su madre, porque una amiga nuestra había pasado por algo así, siempre a merced de los movimientos de su pareja, controlada totalmente. Es una pena. Ella jamás quiso romper los hilos, por suerte él no vio lo interesante de ella y acabó cortándolos él mismo. Por suerte.

    Precioso, reina, me ha gustado muchísimo. Cuando te pones así de encantandora y tierna me gustas mucho más, jajajaja. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Seguro, pero seguro que se mantendrá de pie. Es un relato pero describes muy bien una situación que se da mucho.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. A mi me gustan mucho las marionetas. Tengo un par de ellas en casa, de mis viajes por Centroeuropa. Una es un samurai y la otra un juglar. El problema es que están ahí, sin hacer nada. Un poco olvidadas. Besos, más relatos!

    ResponderEliminar
  6. Como me recomendabas en tu anterior comentario, no me acostumbraré a tus besos, no me conviertas en una marioneta.

    ResponderEliminar
  7. No es bueno aspirar a controlar a nadie, es mejor cortar las cuerdas, dejarle ir y cada cual alla con su libertad para moverse, sentir, o lo que desee.

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado un montón el relato! La gente no puede convertirse en una pura marioneta, aunque hay muchas que caen en la desgracia de ser marionetas de alguien traicionero. Hay que vivir en libertad, aconsejando y moviendose uno al son del otro como dos marionetas que caminan unidas de la mano, no colgando desde arriba, como ahoracando la libertad natural.

    Un beso y gracias por pasarte por mi blog ;).

    ResponderEliminar
  9. Bonito relato y Bonito cambio de Look Bloggero !!!!
    Joer desaparezco un rato y menudo cambio. xDDD

    Salu2 y besos.

    ResponderEliminar
  10. Oli, nunca te fies de nadie en general, :D

    Nubes, a mi, algunas también.

    Maripi, puf, siempre hay problemas con los relatos, gente que se da por aludida y demás por eso este especifiqué que era un relato. Besos.

    Sandri, me gustó la idea de no hacer víctima a la marioneta, no sé, darle la vuelta a lo clásico. A veces la gente dice ser una marioneta y no es así. Siempre hay quien victimiza más de lo normal. ¿Solo soy encantadora cuando me pongo así? Jajajaja un beso.

    Elysa, Gracias guapa.

    Jesús, seguro que son preciosas. Más relatos? Puf antes me salía más fácilmente ahora cada vez me cuesta más. Tendré que buscar fotos por Internet que me inspiren.

    Pitt, no hagas mucho caso a mis recomendaciones, y no creo que fuera capaz de manejarte, ni siquiera con mis besos. ¿Tentamos a la suerte? Otro beso.

    Nere, cierto, que cada cual se mueva libremente. Un besito niña.

    MDoc, Gracias!, me gusta tu reflexión. Me la apunto :D un beso y bienvenido al mío.

    Randall, si es que cambié todo para tu vuelta, que lo hagas con más ganas :D Muchas gracias por todo, besos.

    ResponderEliminar
  11. ¿Qué mano tira al final de los hilos? No siempre es fácil saberlo, hace falta una perpectiva global que no es frecuente en nuestras vidas. En todo caso, es terrible que se dé esa situación de dependecina en una relación. ¡Vivan las tijeras!

    ResponderEliminar
  12. ¿Te cuento un secreto? Me inspiraste tú y la foto. El día anterior tuvimos una conversación a cerca de los diferentes puntos de vista, y pensé que nadie se ponía en la piel del titiritero.

    un beso

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...