A ver qué encuentras...

sábado, 20 de agosto de 2011

Qué difícil es hacer manitas.

Antes de ayer tuve una cita, no os la cuento porque no tuvo nada reseñable, me reí un montón y disfruté de la compañía.

Me tocó elegir restaurante por estar más en mi territorio que en el suyo,  fuimos a uno que me gusta bastante. El ambiente es muy tranquilo, tanto que nos hizo gracia que fuera tan romántico, con musiquita y demás (que conste que elegí el restaurante por la comida, yo he ido siempre con grupos de 9, 10 personas).

En esas estábamos, comentando el ambiente romántico que irradiaba, cuando dije que sólo nos faltaba hacer manitas, él en un alarde de humor estiró su mano y la posó sobre la mía acariciándola suavemente, creo que no hay nada más incómodo y menos romántico que ese gesto. Es realmente incómodo. No es nada equitativo, al tener la mano debajo él tocaba la mía y yo... yo acariciaba el mantel. Además ¿Cuándo se supone que las haces? entre plato y plato, porque no puedes comer y dar la mano, uno de los dos da la izquierda pero el otro no tiene más remedio que dar la derecha, por lo que si quieres hacer manitas indispensablemente échate un acompañante zurdo o en su defecto que no coma. (Esto está  bien porque además te sale más barato).

Yo me reía más que esta maroma.

En fin, una vez descartado el momento manitas, y tras una leve patada (si es que se le puede llamar así, más bien ligero roce) me pidió perdón y yo para quitarle importancia le dije que si quería podíamos hacer piececitos que era más fácil que hacer manitas, así dejaba libre las dos manos. Tampoco me gustan los piececitos. Con la coña me rozó la pierna con su pie, lo que viene siendo piececillos, pero la verdad es que tampoco le veo ningún punto interesante que alguien te pasee su zapato/zapatilla/sandalia por la pierna, digo yo que te la dejará negraca ¿no?.

En mi caso fue chico a chica, pero no encontré foto.

En fin, que visto lo visto me he dado cuenta de que no estoy hecha para las citas románticas :D, la próxima en el parque de atracciones mínimo :D


28 comentarios:

  1. Muy divertido jajaja
    Yo las manitas las veo incomodas pero romantikés ;D

    happy finde!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado lo de búscate un acompañante zurdo o en su defecto que no coma... pues tienes toda la razón, siendo los dos diestros es una faena.

    Un saludo!
    Lourdes

    ResponderEliminar
  3. Jjajajajaj, vaya cita !!! Genial... te has reído, no? Un beso.

    ResponderEliminar
  4. A mí tampoco me gustan las manitas y, muchísimo menos los piececitos (tengo una fobia extraña con los pies). Pero vamos, que eso de hacer manitas mientras comes... como que no.

    Yo quiero saber más sobre la cita (soy una cotilla, sí): y quién es él?, en qué lugar se enamoró de ti?... Ya sabes esas cosas que se cuentan las amigas.

    Un besote, reina.

    ResponderEliminar
  5. De cualquier forma mejor las manitas que lo automático. Si vas a la feria ojo , la noria no tiene escapatoria.

    ResponderEliminar
  6. Lo importante es que haya contacto... con tacto, en cualquiera de sus versiones... Si no resultaría todo muy soso...
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Lo suyo es frotarse la nariz, como los esquimales o los gnomos. Es cómodo, accesible y libera las manos para actividades más importantes, como rascarse la coronilla. En fin, cuestión de gustos, supongo.

    ResponderEliminar
  8. Nunca me habia planteado que este tema tuviera tanta comlicacion, la verdad.

    ResponderEliminar
  9. En las nubes, yo sigo viéndolas incómodas sin más :D un besito y no te infles a palomitas jaja

    Libros, bienvenida, yo en ese intento de manita sólo pensaba que vaya mierda uno de los dos no podía comer (en este caso, él ) besos.

    Rombo, me reí y un montón, hasta conté un par de mis chistes malos, malísimos!!

    Sandri, si no hay más que contar, dos trinas, una cena y pa casita :d. un beso

    Sergio, jajajaja si estuviera en la noria tendría las manos ocupadas agorándome en las barras.

    Elvis, ummm contacto pero fuera de la comida, que esos roces no los veo yo…

    Ficharoja, frotándose la nariz veo más incómodo comer ¿tú no? De todas formas si quieres un día quedamos y lo probamos, que me estoy haciendo experta en citas :D

    Nere, yo es que soy una auténtica despegá por lo que el contacto físico pues me da que pensar siempre, siempre le veo incomodidad a cualquier cosa, hasta a un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola corazón ^^.
    Necesito hacer un poquito de spam, ¿sí?.

    Mira, yo soy asesora de una empresa, se llama Oriflame. Busco personas que quieran trabajar en mi equipo sin horarios, en su tiempo libre para conseguir un dinerito o bien, que quiera hacerse Cliente VIP para ahorrar en sus cosméticos.

    ¿Te interesa?.
    De ser así contacta conmigo: noa_1000words@hotmail.com
    o bien, llámame 622691085.

    http://cosmeticanoa.blogspot.com/

    ¡Un besito!.

    ResponderEliminar
  11. Espléndida maaera de narrar.
    Brillante zapato por cierto (el de él)
    Yo mi fijo mucho en el calzado masculino

    ResponderEliminar
  12. Joé! iba a poner un comentario chispeante como la coca-cola, pero no contaba con que pusieras "anuncios" en mitad de los post...me recuerdas a antena Plas....me se ha ido tooooda la inspiración....
    Vale, lo copio, en nuestra próxima cita, pasaré directamente al beso con lengua!

    ResponderEliminar
  13. Noa, corazón, nunca había visto eso de ir haciendo publicidad en los blogs. Siento decirte que no me interesa, pero suerte.

    Monica, vaya, muchas gracias.

    Maripi, que tiquismiquis estás colega. Intentaré no llevar chicle para facilitarte el camino ;D

    Ada, muchas gracias ;D

    ResponderEliminar
  14. Manitas mientras comes?...emmmm, no, prefiero los piecitos y tampoco te creas!

    1besico!

    ResponderEliminar
  15. Jajajaja na, no me convenció ni lo uno ni lo otro.

    ResponderEliminar
  16. Muy divertida tu cita, como debes serlo tú. Lo de las manitas tiene su aquél, yo creo que (en mi época) sí me gustaba el toqueteo de las manos.
    Un besazo Ana.

    ResponderEliminar
  17. Jajaja qué bueno! Me he reído un montón, y es que nunca me había planteado todo lo que cuentas...Buena reflexión! jaja
    Un besote! :)

    ResponderEliminar
  18. Si.... yo, como MDoc, también me he reido un montón, y como él, tampoco me lo había planteado nunca de esta forma, ejejejeje
    Besicos y buen finde (o lo que queda de él)

    ResponderEliminar
  19. Manitas y piececitos, ambos asuntos como que muy complicados, ¡ja! y a mí es que como que me gusta la comida caliente y si no me sueltan la mano menudo problema, jajajaja. Divertida la cita, por lo que leo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  20. Yo tambien prefiero cenar, y las manitas despues, que con la comida no se juega :)

    ResponderEliminar
  21. Yo es que lo primero que hago cuando me siento a la mesa es agarrar los cubiertos y no los suelto hasta que se los lleva el camarero, así que complicado hacer manitas... a esos sitios se va a comer, coño ya ;P

    ResponderEliminar
  22. Mdoc, es que yo no soy mucho de rocecillos :D besos.

    Sra T. muy seguidos venis tú y el Mdoc, no será el señor T ¿no? Besos

    Elysa, eso, las manitas para otro momento. Besines.

    Cris, jajajja tienes razón.

    Doctora, jajajaj es otro método :D

    ResponderEliminar
  23. Ya sabes que soy un romántico y, después de leer tu post y los comentarios, me parece que esta sociedad nos da facilidades para hacer el amor, pero no para enamorarnos.

    ResponderEliminar
  24. Tal vez yo no me quiera enamorar y tal vez, algún día me de igual cenar o no cenar sólo por sentir que me dan la mano. Ahora mismo sólo pienso que es incómodo.

    ResponderEliminar
  25. Manitas en la primera cita noooooooo!! Nunca! Cenando además, que mal que mal. Para mí hacer caricias prolongadas en una cita con una persona con la que no tienes mucha confianza es mala idea. Roces furtivos bien, manitas mal. Pero bueno, comiste bien, echaste un rato agradable... imagino que tuvo su lado bueno.

    ResponderEliminar
  26. JAJAJAJAJA bueno, a ver.. lo del restregar el pie por el pantalón del otro está mal, efectivamente, ennegrece. Es mejor pasar el calcetín, que tiene su punto, pero si eres de esas personas que odian que les toquen con los piés, desaconsejo esta práctica.

    Muy diver la entrada!

    ResponderEliminar
  27. También os podéis dar de comer del plato del otro...es muy romántico, aunque mejor llevar babero.
    Yo nunca iba a comer en las primeras citas porque siempre pensaba que me iba a atragantar y daría un precioso espectáculo.
    Entonces te divertiste, ¿eh, guapa?

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...