A ver qué encuentras...

jueves, 25 de agosto de 2011

La azafata de rojo.

Anoche quedé a cenar con una amiga bloguera bueno, bloguera amiga, que primero apareció como bloguera. En la cena estuvimos comentando cosas del blog y de nuestras vidas, en un momento dado no sé por qué empecé a contarle anécdotas de mi familia. Somos... un poco peculiares. Entre risas me dijo que debía contarlas aquí, pero como sé que La Hermanísima me desheredaría, pues intento no contar muchas. Pero esta me ha venido a la mente y no puedo obviarla.

Hace unos cuantos años (quicir, el tema ha prescrito, por lo que no creo que sea legal desheredarme) mi hermano El Enano, hacía la comunión. (Fíjate, que monos, cuando todos éramos cristianos). Mi familia es bastante numerosa, somos 4 hermanos y a su vez mis padres tienen unos cuantos hermanos, que mira tu por donde tienen varios hijos, de modo que el resultado da una familia bastante numerosa con muchos primos más que se van llevando más o menos un año de unos a otros.

Después de la comunión salimos despavoridos de la iglesia  (por aquel entonces no sabíamos el invento del bar) Como es lógico los primos nos íbamos apiñando según amistades. Mi hermana que ya calzaba unos 19 años y era la mayor de todos fue elegida por mi abuela como cámara oficial del evento. (Mi primo mayor y yo tenemos un pulso para tocar panderetas bastante cojonudo), por lo que ella iba de acá para allá buscando encuadres y ángulos y demás cosas que se inventaba.

En un momento dado, (supongo que tras saludarnos todos) mis padres avisaron a la familia de que nos desplazábamos al restaurante, allí tomaríamos algo en el jardín, nos haríamos fotos para terminar comiendo. Tal y como íbamos charlando acabamos en los coches, yo, con dos primos y su padre, mi hermano con unos tíos sin sus hijos, el Enano con mis padres y mi tía y otro primo, etc.

Al llegar al restaurante nos dispersamos nuevamente, otra vez besos, comentarios sobre lo guapos que íbamos todos, chistes, fotos de familia, grupales, por casas, etc.

Llevábamos una hora y media en el jardín cuando empezó a chispear, decidimos pasarnos al salón en el momento que mi abuela dijo en alto:
- ¡Hermanísima! antes de meternos  grábame el rosal - a mi abu eso de las rosas, le encanta. 
Silencio.
Silencio.
Grillo.
Silencio...

- ¿Hermanísima? esta chica, ¿Dónde se ha metido?- nos dice a los demás que no tardamos en mirar hasta debajo de las piedras por si estaba, eso sí moviendo la piedra con el pie, tampoco urgía agacharse.

Silencio
Silencio
Arbusto rodante del oeste...

- Esto... máma (yo la llamo así, ¿qué pasa?) esto... La Hermanísma no está.

-¿ Qué? ¿Cómo que no está?- los ojos de mi madre se iban abriendo en aumento (es un poder que tiene ella)

- Pues... que no la encontramos y no está... conmigo no vino en el coche... y he preguntado y nadie recuerda haberla traído.

- ¿¿¿¿¿¿ Cómo????? - chan (efecto sonoro), ojos fuera. - ¿¿¿¿Alguien ha recogido a mi hija de la iglesia???
Silencio, 
silencio, 
criadero de grillos...

Mi tío sacó pecho y nos presentó voluntarios a los tres (empujándonos a mi primo y a mi) para ir a buscarla.
Diez minutos después llegamos a la puerta de la iglesia, allí estaba ella con un traje rojo de azafata (no sé en qué momento decidió que ese traje molaba) y la cámara en las manos mientras que se cobijaba en la puerta de la iglesia cerrada.

Fuimos malos, muy malos, malísimos. Pero no pudimos contenernos, estuvimos unos cinco minutos descojonándonos de ella, llorando incluso de la risa, tan formalita, con su traje de azafata y sola, la calle completamente vacía. ¿En qué estaría pensando?¡¡ hasta el cura se había ido!! parecía aquel perrillo del anuncio, (no le quieren... le han echado...)

Tristón... no le quieren le han echado, solo quiere ser tu amigo...
Nos calmamos como pudimos y corrimos a por ella, su cara se iluminó un instante, para transformarse en la de Stalone, las venas marcaban su cuello y llevaba la cabeza levantada, apretó los puños y en un momento nos dijo de todo por haberla tenido tantísimo tiempo allí abandonada. 
Evidentemente los tres estallamos de nuevo en carcajadas, y esta vez nos duraron el resto de la celebración.

27 comentarios:

  1. jajajajaja, pobre, y eso que vestía de un color "discreto"...pero ella también se tuvo que despistar porque si estás echando fotos y desaparece la gente...a quién se las estaba haciendo?? xDD

    1besico!

    ResponderEliminar
  2. Qué harás a las 3 de la mañana escribiendo....Que hablásteis tu amiga y tú? y las dos bloggeras? y os seguís la una a la otra? es tan prolífica como tú? entonces, de qué coño habláis que no os sepáis ya la una de la otra? es que hay cosas que no contáis en vuestros blogs? que vergüenza....que mal me parece todo esto.....secretismos.....
    Como me gusta leerte, escucharte y de tó!

    ResponderEliminar
  3. Sé lo que es estar en el lado de la hermanísima y te puedo asegurar que jode un egg y parte del otro... :P

    ResponderEliminar
  4. Cómo mola tu familia Pepinillos, nosotros siempre fuimos demasiados serios...
    Oye Maripepi ¿no nos podrías dar una pista sobre la identidad de esa amiga tuya bloguera?, jijiji, como diría Maripelos...
    Besosssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Jo, pobrecita!! A mí me pasa eso y arranco a llorar como una descosida. Pero, si estoy en el lado opuesto, es decir, en el coche de los que van a recogerla, creo que hubiera hecho lo mismo que tú, reirme hasta caerme al suelo de culo.

    Un besote, reina.

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Dejasteis a tu hermana mayor abandonada el dia de la comunion de tu hermanito!! Pero que malos, de verdad, que malos. Yo tambien tengo una anecdota comunionera... estaba el dia de mi comunion jugando con mis primas en un columpio que habia en el sitio donde lo celebramos, y mi prima Ainhoa se cayo, se dio contra el hierro y la pobre casi se escalabra. Se puso a sangrar como una condenada, mi tia Juli (su madre) se la llevo al baño. Cuando le limpiaron la herida, al final, no era nada. Menos mal.

    ResponderEliminar
  7. teníais que haber grabao el momento para inmortalizarlo! aunque está claro que ese recuerdo estará ya para siempre en la memoria familiar.

    ResponderEliminar
  8. Me gusta todo lo que termina en carcajadas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Pobre Hermanísima. Entiendo su enfado (aunque también comparto las risas que os echaríais)

    ResponderEliminar
  10. Ay! pobrecilla! encima de tener que cargar con el coñazo de hacer fotos la dejáis abandonada... esto... ¿os guarda rencor aún? :D

    ResponderEliminar
  11. Pobrecita, y encima con su vestido rojo. Pero digo lo que Fiona: ¿a quién c... estaba haciendo fotos, por Dios? Parece una peli de risa.
    Besitos, Anita, ya pronto podré estar constantemente dándoos la lata como antes... ¡tengo monazo total!

    ResponderEliminar
  12. Bonita y tierna historia, medio triste, medio alegre. Pero mola. Tuvo que ser una bonita cena...jajja. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. ufff...comunión, bautizos!!! me entra urticaria de pensarlo.

    el rojo como color de vestido me mola.

    A. Sandler

    ResponderEliminar
  14. Jajaja pobrecilla... abandonaica ahi xDD

    ResponderEliminar
  15. Comuniones y bautizos.... Celebraciones sociales que suelo evitar a toda costa, aunque no es difícil ya que no tengo familia numerosa. xDDDD
    Pobrecita, sola, de rojo, en la calle.... xDDDD

    Besitos.

    ResponderEliminar
  16. ¡Pobre hermanísima! qué papelón, aunque lo siento creo que yo también me hubiera descojonado de la risa. jajaja.

    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Fiona, jajaja pobreta, además el traje era feísimo con falda y chaqueta. Ella llevaba la cámara de vídeo, no de fotos, creo que entró un momento a grabar algo de la iglesia.

    Maripi, pues no dormir, llevo unos días inquieta, duermo poco y mal, creo que es la falta de actividad, me mata. Jajajajaja ummm pues nose, preguntale a Maripili que hablamos, salí con ella :D

    Ani, jajajja eso tendrás que contarlo!! No nos podemos quedar así!!

    Nuria, jajaj pues podríais preguntarle a la rubia cómo somos, a la primera reunión familiar que vino… flipó. Nos gusta más la farándula… Solo diré una cosa de esa amiga bloguera… tiene un blog y se parece muuucho a maripili.

    Sandra, yo también habría llorado, además por aquel entonces no había móviles. Fue un puntazo verla allí desamparada, parecía una del telecupón.

    Nerea, jajajaj dicho así suena mal, pero si. Allí se quedó. Joe pues menos mal, además espero que no os manchara nada!!

    Raúl, como lo íbamos a grabar si la cámara la llevaba ella? Jajajjaja mierda, que mal lo planeamos todo.

    Pk y a mi me gusta tu culo ;d otroo abrazo

    ResponderEliminar
  18. Utopía, si, la pobre llevaba un rebote… y mi madre también.

    Exter, era de vídeo y a ella eso le molaba y le mola un montón, ser la que manda y maneja jajajaj no, se llevó más putaditas así que no está muy enfadada. Un beso y otro para tu hermano.

    Jana, ue con Internet prontito?? Espero que sí. Jajajaj ya le respondí a fiona, andaba por dentro de la iglesia.

    Rombo, no fue triste, terminó bien :D

    Anónimo, sigo viendo fallos a tu plan de anonimato, nose, llámame rara… no pasa nada, se va al bar de enfrente hasta que te avisen para irte a otro bar, no le veo tanta complejidad….

    Juanjo, jajajajaj pobreta… le teníamos que haber dado un pin o algo.

    Randall, puf, dios quiera que no me lleve bien con mis primos cuando empiecen a tener hijos…iré de boda y bautizo en bautizo. Un drama :D y lloviendo, no lo olvides!besos

    Elysa, jajajja si, un poco de pena me da ahora, pero puf, fue buenísima su cara!! besos

    ResponderEliminar
  19. Por cosas menos graves que esas algunos terminan yendo al psicólogo en la madurez :) pero, oye, tampoco te sientas culpable, cosas que pasan...

    ResponderEliminar
  20. fallos a mi plan de anonimato? si siempre firmo!! no pillo lo que quieres decir. en serio, no sé porque no me deja firmar directamente como todo hijo de vecino.
    un saludo;

    A. Sandler.
    p.d.- o el comentario no iba dirigido a mí?

    ResponderEliminar
  21. Típica anécdota que hoy en día no tendría lugar debido a que todo el mundo lleva móvil.
    A mí mi familia me dejó una vez abandonada dentro de un autobús y todavía les guardo rencor ¬¬

    ResponderEliminar
  22. madre mia!!! jajaja Es ''Solo en casa'' total xD

    Mas anécdotas pliiiiiis jajaja

    ResponderEliminar
  23. Ada! Que chunga jajajjajaja si tu supieras la de cosas asi que nos pasan…

    Sandler era coña, como no te deja escribir firmando y siempre pone anónimo era la coña… que mal iba ese anonimato cuando firmabas … yo me entiendo mis coñas, lo malo es que creo que solo me las entiendo yo jajajajja

    Doc, cierto, pero en aquel momento ni móvil ni na. Jajajajaj cabrones tu familia también, ¿seremos primas?

    En las nubes, jajajajaj sola en la puerta de la iglesia :D

    ResponderEliminar
  24. yo pillé tu coña con Sandler, maripepi, lo que pasa, es que es tío, no hay más que decir...(jijiji)

    ResponderEliminar
  25. en fin...entre maripilis i maripepis anda el juego. sigo sin pillarlo aunque creo que prefiero no saberlo. vivir en la ignorancia puede ser muy seguro.

    Sandler

    ResponderEliminar
  26. jajajaja no sigo contestando que la maripepi se me pone celosa....pero sí, la felicidad está en la ignorancia. En hacerse el tonto también, no te creas!

    ResponderEliminar
  27. Hostia, Pepinillo... Creo k ahora entiendo como fue eso de k nos separaron al nacer...
    ;-)

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...