A ver qué encuentras...

miércoles, 10 de agosto de 2011

El día que vi la luz de nuevo.

Bueno os dije que hablaría de mi casi muerte en las vacas, y ahí va.

La playa de Malgrat no era gran cosa (fijo que ahora aparecen mogollón de ¿¿Malgradenses?? Manifestándose con pancartas y demás por estas palabras, pero yo, que soy TO CHULA (pa eso soy de Madrid) les espero con los brazos abiertos) la arena podía haber sido robada de cualquier arenero de juegos de niños, y al entrar al mar encontrabas un caminito de piedras que ni el de baldosas de Dorothy, eso hacía que las entradas al mar fueran un tanto espectaculares y no por pibonazos bañándose (Pibonazos somos la rubia y yo, que conste) sino por un baile la mar de gracioso digno de cualquier tribu africana poco civilizada que nos marcamos al entrar al agua y cómo no, al salir. Esta danza se caracteriza por unos pequeños saltitos unidos a unos ay, ay, (de banda sonora) alternando la pata coja. Esto, claro está unido a  un uiissss provocado por el cambio de temperatura corporal debido a la sensación térmica del agua, quicir, que el agua estaba fría de cojones o dicho de otra forma, podríamos colgar albornoces mojaos. Vamos que era más espectáculo mirar que bañarte, lo cual explica que hubiera mucha gente en las toallas y menos en el mar.

El caso es que el último día de playa, había algo más de oleaje, esto complicaba las cosas, pero como nosotras no tenemos miedo ni a nadie ni a ná nos lanzamos al agua no sin antes deleitar al personal con nuestra espectacular danza.

La entrada fue buena, algún que otro suspirito por el agua fría y una vez dentro alguna que otra exhibición de miembros que pudorosamente debían mantenerse ocultos, pero que por nuestro jugueteo vieron la luz y a un par de viajeles que se bañaban más al fondo. Pero sin duda si la entrada fue buena, la salida, (como diría Barney) fue Legendaria.

La rubia y yo intentamos salir con el estilo grácil que nos caracteriza, eso si, yo decidí colocarme algo mejor el bañador por miedo a acabar más desnuda que el día que nací, la rubia como es rubia, no calló en eso. Comenzamos a salir, subiendo la pequeña elevación del mar justo a la salida donde estaban las piedracas, no nos dimos cuenta de que una ola de dimensiones dignas de hacer surf venía hacia nosotras (vale tan alta no era, pero sino, no tiene gracia) la ola llego en el momento en el que cambiábamos el peso de una pierna a otra para continuar a la pata coja y de un golpe nos tiró contra las piedras, la rubia quedó en pelotas y yo de rodillas, la siguiente ola me arrastró otra vez de modo que parecía que empezaba mi peregrinación de rodillas hacia Santiago, la situación me pareció tan absurda que empecé a reírme sin medida. Ella peleando contra el bikini y la marea y yo, arrodillada a sus pies descojonada, al segundo ella se unió a mi, y claro con esa flojera que da la risa, las olas cada vez más se apoderaban de nosotras llevándonos a cualquier lado y haciéndonos tragar más de lo que tragó Lewisnky cierta noche (en nuestro caso fue agua). La gente nos miraba asombrada, creo que algunos pensaban que éramos un número circense y otros debieron apostar a ver cual de las dos palmaba antes. Por suerte, conseguimos incorporarnos en un momento de ausencia de olas y tras recolocarnos sendas prendas de baño salimos de allí lo más dignas que pudimos.

Media hora después al hacer pis nos dimos cuenta de hasta donde habían llegado las dichosas piedrecitas.

16 comentarios:

  1. Querida Anita, empezar la mañana leyendo tus aventuras y desventuras es lo mejor. Quiero maaaaaaaáás...

    ResponderEliminar
  2. que sorpresón de buena mañana! me ha gustado esto de entrar a currar y encontrarte actualizada...jijiji
    Pues algo parecido a eso, pero sin piedras, es lo que yo llamo: "hacer la ballenita" y mi hija y yo, somos expertas! pero se necesita, una orilla con escalón, sino, no tiene gracia....
    Jo! que envídia más verde me estáis dando....

    ResponderEliminar
  3. Yo, por eso, no me meto en el mar. Las playas de aquí soy horribles y están llenitas de piedras, de esas que te rajan medio pie.

    Voy poco a la playa y, cuando lo hago, me tumbo en la toalla y le digo al más valiente que vaya conmigo y se meta en el mar, que me llene un vaporizador que tengo de agua, y así poderme mojar porque, las veces que me he metido, o bien alguien me ayudaba a entrar y salir o acababa tirada en la orilla muerta de risa y vergüenza y no había webs a levantarse.

    Con esto puedo decir que... ADORO LA PISCINA!!

    Un besazo, reina y bienvenida al mundo de los mortales.

    ResponderEliminar
  4. Madre mia.... si es que no puede ser... ejejejje, las olas son muy traicioneras, ejejeje, y a los hechos me remito, ejjeje

    Besicos

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que el mar molaría más si hubiera menos agua, pero celebro que salvaseis la vida :)

    ResponderEliminar
  6. Bueno mujer, todo el mundo ha tenido una experiencia cercana a la muerte a orillas de algún mar, si es que las olas son muy traicioneras. Me alegro de que se quedara en un mero susto :)
    Besitos!

    ResponderEliminar
  7. Eres un torbellino, eres encantadora; si ya lo dijo Juvenal: es fácil aplastar con una sonrisa.

    ResponderEliminar
  8. Vamos, rebozon de olas que os disteis. Ja ja ja, es una situacion complicada y peligrosa, pero divertida a la vez. Y si, la arena y las piedras suelen llegar hasta lugares insospechados.

    ResponderEliminar
  9. Vamos a ver... ¿tú te fuiste de vacaciones y a vivir una aventura de riesgo y peligro? jajaja

    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Oyeeee...tú has estado en mi playa....y chula lo eres un rato..mira que sé de lo que hablas, a mi me pasa igual, aunque te estés clavando las piedras y te cagues en la mar, tú ahí con un estilazo y una sonrisa forzada, que ni la más gracil sirena...si! pero lo peor es que terminas cayendote y dando el espectaculo...pero la sonrisa no se pierde jamás....jajjajajajaj

    ResponderEliminar
  11. Menudo descubrimiento tu blog que hace salir una sonrisa.
    Por aquí me quedo, enhorabuena y un saludo

    ResponderEliminar
  12. Gracias a todos por vuestros comentarios.

    Bienvenida mientrasleo :D

    ResponderEliminar
  13. Acabo de descubrirte. Necesito esta luz alegre que emanas. Si me permites, te voy visitando.

    ResponderEliminar
  14. sé bienvenida y pásate siempre que quieras :D un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Jajajajaja. Hostia, Pepinillo, eres buena de cojones...
    ;-)

    ResponderEliminar
  16. Nenaaaaaaaaaaaa, k te he comentado y no sale... Hostia... Jajajajajaja, eres cojonuda...
    ;-)

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...