A ver qué encuentras...

jueves, 4 de agosto de 2011

¿A dónde me he ido?

A dónde me he ido preguntan por ahí.

A Malgrat de Mar, Barcelona, aunque debo confesar que he visto poco más que el hotel, la playa, las tiendas de en frente y los garitos de abajo. Lo confieso, me he tocado la pepitilla  a dos manos. Me he dedicado a tomar el sol (dormirme en la tumbona, playa) y salir (de ahí que luego me quedara dormida por las esquinas).

Marché el sábado muyy pronto, recalco lo de pronto porque estaba muerta matá. El jueves me quedé a dormir en el campamento a modo de despedida, bueno, dormir es un decir, porque no dormí más que 20 minutos en toda la noche, y así, sin dormir trabajé el viernes  y quedé con unos amigos para despedirnos y cenar juntos, así que entre unas cosas y otras la rubia y yo nos fuimos a dormir a las 2 y poco y nos levantamos a las seis para coger el vuelo.

Ayer de coña vacilé a la rubia con contar nuestro viaje paso a paso, porque nos ha pasado alguna que otra cosa curiosa. No creo que lo haga porque soy una vaga :d pero os cuento al menos nuestra experiencia con el vuelo.
La rubia y yo llegamos con un par de horas de antelación o algo menos, facturamos y hala a ver tiendas hasta que saliera nuestro avión. Mi careto de varios días con pocas horas en el cuerpo pedía a gritos pasar por maquillaje y perfumería.
Por cierto, qué bueno es el maquillaje caro ¿no? Salí de allí monísima de la muerte, y debo decir que me eché un rimel vibrador, me quedé muerta cuando al girarlo para abrirlo aquello empieza a vibrar, no supe bien qué uso darle, ya me entendéis... o no, mejor no me entendáis.  El tema es que ahí estábamos las dos pavas enfrascadas (entre frascos de colonia) cuando me da por mirar el reloj y ver que en dos minutos cerraban el embarque, pero como somos rápidas cual gacela (o algo) nos dio tiempo a llegar, eso si, con la lengua fuera.

A la vuelta conscientes de nuestro problema con el maquillaje evitamos esas tiendas y lo cogimos bien, aunque al ir a entrar a mi amiga le pitó el arco y un par de maromos buenorros, le hicieron pasar un par de veces, yo insistí en su peligrosidad y en la necesidad de meterla en un cuarto y hacerle un estudio riguroso, pero descubrieron que pitaba por los pendientes, la maroma llevaba unos pendientes metálicos con forma de hoja y con su respectiva punta afilada, tras un buen rato mirando si eramos o no peligrosas y comprobar lo chungos que eran los pendientes (lo eran) el maromo mazado decidió dejarnos pasara siempre y cuando mi amiga juntara las manos y a modo de rezo prometiera que no iba a clavarle el pendiente al piloto en el ojo, cuello o cualquier lugar parecido, evidentemente accedimos no sin darle las gracias por aquellas ideas sobre la utilidad de los pendientes de la rubia.
Una vez en el avión, éste tuvo un retraso de cojones, digo cojones por no decir una hora y pico, en los que la rubia y yo sopesamos seriamente dar uso al pendiente. Desestimamos la idea, no por el manchurrón de sangre sino porque en los asientos de detrás vimos un par de maromos que nos agenciamos como novios (ellos no lo sabían) y con los que intercambiamos miraditas para amenizar la espera y el vuelo. Además teníamos un compañero de viaje graciosillo que nos reía todas las gracias y que nos amenizó el viaje poniéndonos en su portátil Torrente 4, la cual vimos poco más que los créditos.


En fin, el viaje ha dado para más, tal vez os cuente como casi perdimos la vida y yo la ropa en la playa...

12 comentarios:

  1. Yo vivía más o menos cerca de Malgrat ^o^ Con esa historia se podría escribir un libro de anécdotas en el aeropuerto xD

    Que vaya bien!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, muy divertido y ¿aún hay más? espero esa crónica detallada.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. me alegro de tu vuelta tu avieon ora y me dia mi barco 4 horas si el tuyo fue de coones ¿el mio? de coones sin j pasados por agua jajajajaja. un beso ana


    (lo pondo de anonimo , por que no me deja de otra manera y nooooooo pudo ver los comentarios?

    PEPE WWW.LASEXTAREFLEXION.COM

    ResponderEliminar
  4. en serio que creo que todos esperamos un informe pormenorizado de las vicisitudes del viaje, con fotos incluídas!!!
    besos

    ResponderEliminar
  5. Un curioso viaje del que espero que aun nos cuentes mas... jo, la playita, cuato tiempo sin ir y como lo echo de menos.

    ResponderEliminar
  6. Anda, cuenta más anécdotas, que viniendo de ti me espero cualquier cosa. Además, así me río un rato.

    Ah, pásate un día por el Corte Inglés y te tuneas tú misma, ¿para qué están los probadores sino? Yo parezco una pilingui cada vez que salgo de allí, de mil colores y con mil fragancias en mi body.

    Un beso, petarda!

    ResponderEliminar
  7. vuelos de avión divertidos...!:)
    vaya comentario mas abierto me has dejado, nos se con que qedarme, señorita Pepinillo!:)
    muah

    ResponderEliminar
  8. Ani, jaja lo que tardamos madre mía. Malgrat debe molar, no vi mucho, pero lo que ví, estaba bien :D

    Elysa, jajja del vuelo no hay más, creo que lo conté todo. Besos.

    Pepe, tú y mis comentarios qué mal os lleváis eh. Cuatro horacas, puf, coñazo total

    Leamsi, tiempo sin verte, ummm fotos, las fotos las tiene la rubia, hasta el sábado no la veo así que me da que veréis pocas fotos. Aún así, gracias por la petición. Besos

    Nerea, pues na, vámonos otra vez!! Besos

    Sandra, la verdad es que nos pasó alguna que otra cosa que llamó algo la atención, pero nada demasiado especial. En el corte inglés te miran todo el rato, allí no nos hicieron ni caso :d besosssss

    Poeta :D jajjaja joe es que no sabía qué decirte, porque siempre hay tantas cosas, tu historia también era abierta, pero desde aquí te digo que si quieres te hago un cespin, que se me dan guay y esas semillas con regarlas un poco… crece!!.

    ResponderEliminar
  9. Jjajajajjjajaja, perder la vida?? Joder, a nosotras casi nos pegan y también perdemos la vida en Gijón!! jejejjejjee.

    Pero bueno, en lineas generales veo que lo pasasteis genial, que es lo que importa! Y nada, ya nos contarás más cosillas

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Quiero más, por fa, lo de la ropa en la playa promete. Espero que no perdáis nunca esos pendientes ahora que sabéis más utilidades para ellos, nunca se sabe.
    Besitos, guapa, y sigue contando.

    ResponderEliminar
  11. Interesante viaje... Lo digo por el rimmel vibrador, los casinovios y el piloto (a mi los uniformes me ponen, lo siento, ya se k soy previsible, pero soy gay y en algo se me tenia k notar... Yo le habria metido otra cosa... y no en el ojo...).
    ;-)

    ResponderEliminar
  12. Lo del rimel me moló, un dos en uno nene, que el tema está fatal...

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...