A ver qué encuentras...

viernes, 5 de agosto de 2011

Con los pies en la tierra.

Desde que nació todos le decían que era una cabeza loca y que debía poner los pies en la tierra.
Sus sueños siempre fueron distintos a los de los demás, sus ideas revolucionarías, sus risas más escandalosas, sus miradas más intensas, sus llantos más profundos, por ello todos cuantos estaban a su lado no paraban de repetirle una y otra vez que debía ser como los demás y madurar, debía centrarse y poner los pies sobre la tierra.

Cansada de oír siempre lo mismo una mañana decidió ocultar su forma de ser, más comedida, con respuestas más acordes a las ideas de los demás y con un comportamiento tal y como le requerían. Sólo había una cosa que a todos les llamaba la atención y es que cada tarde salía a pasear ella sola, nunca quería compañía. 

Lo que no sabían es que cada tarde terminaba tumbada en el césped, con los pies descalzos e intentando pisar el cielo.

Siempre le gustó más que la tierra.

Siempre he pensado que la esencia de la gente no cambia jamás.



Pd. Dí vacaciones a Gilito.

19 comentarios:

  1. Señorita pepinillo...JAMÁS, jamás hay que permitir que nadie nos cambie, no perdamos ese niño que tenemos dentro, esa capacidad de sorprendernos, de ilusionarnos..que nadie que tenga miedo, corte nuestras alas...y me parece un buen remedio, irse a poner los pies sobre las nubes...

    ResponderEliminar
  2. Besos de viernes de madrugada, en la mejilla...y a viviiiiirrr

    ResponderEliminar
  3. Una buena forma de caminar por las nubes ;)

    ResponderEliminar
  4. No hay nada mejor que caminar por las nubes y más hacerlo porque sé que hay gente que no sabe como se hace eso.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Las personas por más que evolucionemos, en esencia, en lo más profundo, seguimos siendo como siempre.

    Me encanta la gente que se tumba en el cesped, por loca que parezca.

    ResponderEliminar
  6. ejem, ejem...serás tú mi alter egooo???

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho,muchísimo, Ana. Incluso... un poco me están dando ganas de llorar. Bastante.
    Oye, Sergio ¿de verdad parece loca la gente que se tumba en el césped? No tengo remedio, pero ya me va dando igual.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Pepinillo, cada uno pisa donde quiere (o donde puede) y haciendo uso de varias letras de canciones te diré:
    1º que lo que opinen los demás esta de más
    2º ni tan arrepentido ni encantado de haberme conocido, lo confiso...
    besos

    ResponderEliminar
  9. Lou, a veces deberíamos cambiar, no es el caso de este relato, pero a veces nuestras formas de ser dañan a otros. Los cambios no siempre son malos. Y… ¿tu alter ego? JA, más bien tú serías el mío. Jajajaja ¿los besitos en la mejilla son por los domingueros del otro día?

    Jesús, puf que abandonado te tengo. No esta mal, la verdad. :D

    Elysa, mejor y complicado eh, tienes razón no todo el mundo es capaz. Besos.

    Sergio, si, siempre seremos igual, no hay cambios drásticos en nuestras vidas. (Entre tú y yo, a mi el césped siempre me dio algo de repelús, guárdame el secreto)

    Jana, llorar??? No, por qué? Tiene final feliz, ella sigue siendo como siempre fue, y tiene un rincón y un lugar para serlo, con el paso del tiempo a veces no somos capaces de encontrar un rincón y un momento para ser nosotros mismos sin más. No llores, no era triste, al menos para mi. Besos.

    Leamsi, estás de un cantante últimamente :D yo sí me alegro de haberme conocido, ahora me entiendo un poquito más. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Bonito párrafo... pero me niego a pensar que la gente no cambia. ¿Dónde queda entonces el afán de superación?

    ResponderEliminar
  11. Perfecto, pepinillos, te ha quedado de vício!
    Esa chica del relato mola...aunque aún molaría más que no sucumbiera a cómo los demás quieren que sea.

    ResponderEliminar
  12. por cierto! me molaba más el fondo de antes.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Utopía, tal vez quede en eso, en afán. Podrás mejorar algo pero no cambiar. Besos.


    La chica del relato podría ser cualquiera, al final siempre sucumbimos, y el fondo, pues es por ir cambiando :D cuando me canse, volveré a cambiarlo.

    ResponderEliminar
  14. Tener los pies en la tierra y madurar esta bien, es algo bueno si se hace de forma natural. Madurar es algo que nos pasa a todos. Pero a la vez es necesario conservar aunque sea un pequeño espacio de libertad fisicia y mental, un espacio en que podamos ser simplemente nosostros, sin importarnos nada lo que piensen los demas. Los seres humanos maduramos y cambiamos, si, pero no debemos dejar que sean los demas quienes nos cambien y siempre tenemos que tener ese resquicio de pureza en que podamos simplemente, alejar los pies de la tierra y volar tanto como queramos.

    ResponderEliminar
  15. Aquí me tienes de nuevo por tu casa. Siempre un placer.

    Saludos y buena tarde.

    ResponderEliminar
  16. Podemos no permitir que nos cambien, podemos pensar que no podemos cambiar, que no queremos cambiar, podemos creer que nadie cambia, pero por encima de todo, tenemos derecho a cambiar.

    ResponderEliminar
  17. Me encantó tu post!
    (me vi reflejada en él)

    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Confirmado: somos gemelos. Aunque a mi me mola el cesped...
    ;-)

    ResponderEliminar
  19. ya sabes, separados al nacer... espero que seas tu el zurdo

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...