A ver qué encuentras...

jueves, 7 de julio de 2011

La playa

Se despertó con la boca seca, sudando y algo resacoso, el calor empezaba a ser insoportable, desayunó un par de vasos de agua, se dio una ducha rápida, cepilló los dientes y bajó a la playa, conocía una cala que solía estar vacía, aquel día lo estaba.

Tras colocar su toalla y comprobar que no había nadie por allí decidió desnudarse, el sol tenía en él un efecto reponedor, y él si algo necesitaba después de los últimos acontecimientos era reponerse. Extendió la toalla y con algo de esfuerzo se tumbó bocaarriba, cerró los ojos para evitar el molesto sol, y sin apenas darse cuenta se quedó dormido.

Adriana  comenzó a caminar en busca de paz, haberse ido con su familia de vacaciones no había sido una buena idea, demasiado bullicio, nerviosismo, gritos y calor. Una semana antes le había parecido la mejor opción, hacía un par de meses le habían despedido, la puta crisis había llevado a su empresa a la quiebra y ella al igual que el resto de sus compañeros se vio de la noche a la mañana en la calle. No paraba de pensar y recalcular qué iba a ser de su vida, por ello cuando sus padres y hermanos le ofrecieron unas vacaciones en familia se animó a ir, sabía que el bullicio le alteraría pero por otro lado sus pensamientos serían apenas audibles.

Al llegar a la playa, y soltar las dos sillas que le tocó cargar, mientras los demás desperdigaban juguetes, bolsa nevera, sombrilla y demás, ella se untó algo de crema en los hombros, se atavió con un sombrero y tras un rápido “voy a dar un paseo” comenzó a andar con paso firme, quería evitar que alguien más se sumara a su tranquilo paseo. Necesitaba caminar a solas sin pensar en nada, sintiendo el salitre en los tobillos y el sol calentándole la piel. Caminó con la única idea de encontrar la paz, tras una hora de camino salió de su ensimismamiento al darse cuenta de que estaba en una zona completamente vacía. Sintió la paz que llevaba rato buscando.

Miró a ambos lados tímida, su piel ardía y sus muslos se veían salpicados por sus pasos. Decidió darse un baño, se retiró hacia la orilla para dejar a buen recaudo su sombrero y en ese momento empezó a sentir un pequeño cosquilleo imaginándose un baño desnuda. Al grito sordo de “Carpe diem” se despojó  de su bikini, y una vez se encontró completamente desnuda caminó decidida hacia el mar, el contacto de la parte alta de sus muslos con el agua le erizó la piel, poco a poco siguió caminando mar a dentro a medida que el frío activaba su musculación, estremeciendo cada centímetro de su piel, en un momento el agua le cubría hasta el cuello. Comenzó a nadar y a medida que sentía la libertad de nadar desnuda comenzó a sentir un morbo que no había padecido antes. Poco a poco ese morbo comenzó a exaltarla, empezaba a ser consciente de su cuerpo, y del contacto del agua con este, en un momento su deseo e imaginación paseaba libremente de una imagen a otra reforzando así ese nerviosismo en el que había entrado.

Salió del agua realmente excitada, sus pechos denotaban el grado de excitación, sus muslos más mojados de lo necesario, en vez de volver a vestirse comenzó a caminar desnuda, las gotas recorrían su piel intentando alejarse del sol, y ella no cesaba en su excitación.  Unos metros más hacia delante le sorprendió la visión de un chico. Parecía dormido, sopesó dar media vuelta y marcharse a taparse, pero el deseo y la exaltación decidieron por ella, animándole a seguir caminando hasta acercarse.

Paró a un par de metros de distancia, y comprobó que el chico seguía dormido, a pesar de la barba de tres días él parecía realmente guapo, su nariz perfectamente definida, sus labios carnosos y su boca entreabierta, un cuello largo, un torso perfectamente depilado y musculado, una cintura que guiaba hasta el deseo. Un deseo que despertó aún más en ella al verle desnudo.  Se acercó un poco más hasta casi rozarle, su excitación unida a la visión de aquel chico provocaron en ella un deseo casi doloroso de tocarse, no pudo reprimirse y paseó sus manos por su cuerpo, mientras se mordía ligeramente el labio imaginando qué podría ocurrir si él despertaba y la veía ahí.


Continuó aquella búsqueda por su piel y en vista de que él no despertaba, ella en un arrebato irremediable de deseo paseó las yemas de sus dedos por su cuerpo, recorrió su pecho en busca de alguna reacción, continuó sinuosamente por sus oblicuos hasta acariciar su intimidad, se mordía el labio mientras lo acariciaba suavemente con movimientos rítmicos.

No entendía qué le ocurría, ella no era así, ¿a caso no era aquella que evitaba las miradas ofreciendo unas mejillas sonrosadas? ¿No era la muchacha a la que le robaban los besos porque ella nunca los ofrecía? No podía ser, ella, la misma era la que ahora estaba acariciando a un chico que no conocía de nada, quien se había dejado llevar por el deseo y la excitación. Él comenzó a moverse, sus labios se unían y separaban a medida que ella le despertaba con sus movimientos acompasados, su cuerpo empezó a ceder ante tal estímulo, ganando ella en aquel improvisado pulso, un par de minutos ella notó como  unos dedos recorrían su cuerpo, entreteniéndose en los lugares más ocultos, aquellos que generalmente mostraba inaccesibles, y los cuales ahora acogían con agrado aquellos juguetones invitados.

El trabajo en equipo que ambos estaban realizando provocó en ella el deseo de probar y saborear al muchacho, sin mirarle a los ojos se inclinó sobre él, paseando su lengua y posteriormente sus labios sobre la grandeza de él.

Pocos minutos después notó como aquel chico la levantaba de las caderas para posarla sobre él con una facilidad sorprendente, en un momento ambos bailaban al compás pasando rápidamente de un lento valls a un más que ameno chachachá, vertiéndose finalmente al unísono entre jadeos entrecortados, sudor y una espléndida sonrisa. Tras un par de minutos recuperando la normalidad de su respiración Adriana se incorporó, rozó sus labios con los de él y sin mediar palabra corrió hacia el mar, sin girarse ni una sola vez.

Carmelo siguió tumbado, aún no entendía bien lo que había pasado, había sido todo tan rápido y excitante que tras unos minutos para recordar todo lo ocurrido corrió al mar, se zambulló para refrescarse y dejarse llevar por las olas mientras una sonrisa se dibujaba en su cara.

27 comentarios:

  1. PEPE LA SEXTA REFLEXION: me alegro que te hayas atrevido, por que es genial.

    ResponderEliminar
  2. Hala, ha dicho un pecado...

    No, está bien, un relato sugerente, aunque creo que me falta una coma que separe "sobre él" de "con una facilidad". Y tal vez la crisis mereciera un adjetivo insultante... un puta o algo así. No sé, no me hagas mucho caso, estoy improvisando sobre la marcha.

    Un látigo de siete lenguas.

    ResponderEliminar
  3. Se ve que el calor te inspira...
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. A eso debería llamarse violación! Es coña.

    Muy sugerente tu relato. Como siempre, me ha encantado. Este es el relato fuera de fecha? Pues habría tenido muchas posibilidades, reina.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. ¿Te puedes creer que aquí tengo playas a esgalla y desde que tenía 12 años que no he vuelto a una?.

    Pues es cierto, no me apetece nada visitar una playa, xDDDD

    Cosas de vivir junto al mar supongo....

    Salu2

    ResponderEliminar
  6. qué suerte ha tenido carmelo, coño!! buen relato, sí señor, bien escrito

    ResponderEliminar
  7. Muy sugestivo, súper erótico. Qué pena que se te pasara la fecha, sí que tenías muchas posibilidades, encima es muy original.
    Muy excitanteeeeee.

    ResponderEliminar
  8. Uaaaaauuu, vaya relato. Genial has estado, sí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Que ganas me entran de hacerlo con desconocidos leyendo este relato :)
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  10. Siejque, las playas en las que cubre enseguida, son muy peligrosas!

    ResponderEliminar
  11. Esta noche tuve un sueño erótico en una playa, cuando me desperté esta mañana tenia en mis brazos una caracola que tengo en la mesita de noche

    ResponderEliminar
  12. Bastante erótico, sí, pero tiene mucha frescura y honestidad, no sabría explicarlo.

    Eso si, Carmelo ha tenido muucha suerte. Vaya una mala idea tumbarse en pelotas a dormir en la playa. De todas las posibilidades posibles, va y le encuentra una tía también desnuda. Eso es suerte y lo demás son tonterías XD

    Ahora que lo leo en lo comentarios, es verdad, no lo había pensado: si llega a ser al revés podría considerarse violación. Qué relativo es todo, ¿eh?

    ResponderEliminar
  13. Por un momento me he quedado pensando: '¿Carmelo? Pero si en el relato no le ha puesto nombre...' y tenido que releerlo, pensando que me había liado algún comentario. Veo que solo has escrito los nombres al final, creo que queda bien así, al principio son solo dos personas agotadas o llenas de problemas que simplemente quieren liberarse y olvidar.

    Lo mejorable, poco, básicamente la puntuación. Faltaría algún punto. Yo abuso de los puntos y comas a veces. El tema de la puntuación es un rollo a veces, cada uno tiene su estilo, pero está bien fijarse para ir mejorando. Y te digo con confianza, porque creo que el relato mola. Si pensase que no merece la pena no te criticaría nada.

    ResponderEliminar
  14. Alan, me alegra verte por aquí, le falta mucho pera ser un relato erótico, pero ya que lo tenía escrito…

    Nuria, jajaja encontré un concurso y me colé pensando que la fecha topera el 30 de julio y después de escribirlo resultó que era junio.

    Sandra, jajajaja bueno él se dejo y participó, si el principio era realmente arriesgado e incluso puede parecer sórdido. Joder, soy una raruna!! Menos mal que no está basado en ninguna fantasía. Sandri, tu como siempre animándome, me encantas. Bss

    Randall, no, no me creo que seas así, te cambio la casa!!!

    Raúl, gracias, aunque lo que es erótico, erótico poco, pero debo decir que para colgarlo lo dulcifiqué y le quité vocabulario más soez y directo.

    Jana, jajajja cuando leí la fecha estaba más que pasada. Gracias.

    Rombo, muchas gracias :D

    ResponderEliminar
  15. Utipía, jajajaja ten cuidao que en realidad en las playas hay mucho jubilado, Gracias.

    Maripi, está claro, pero nosotras de eso no sabemos na, que los madriles no gasta playa.

    Pepe, suerte que tenías una a mano :D

    Sonámbulo, en cuanto a lo de los comentarios tenéis razón, yo sólo busqué un entorno y una situación erótica no se me pasó por la cabeza la sordidez del tema. En cuanto al segundo comentario, me pareció mejor ponerle nombre independientemente de que ellos no llegan ni a hablar, para que fueran conocidos entre ellos pero no para nosotros, al final. (me explico fatal, vaya profe). En cuanto a lo mejorable, pues de todo, generalmente no releo lo que escribo y suelo tirar de comas y puntos más de lo normal. No sé por qué esta vez me los comí (escribiría con hambre). Me alegro de que critiques y te lo agradezco, no todo son palmaditas en la espalda, yo le veo bastantes pero. Sobretodo para el tipo de relato que es, le faltan olores, sabores, sudores, le falta “violencia”, pasión, arrebato, guarreo, nose falta mucho. Soy consciente de todo ello. Gracias.

    ResponderEliminar
  16. No soy ningún experto precisamente en literatura erótica, de hecho sé bastante poco, pero creo que no le faltan tantas cosas como dices. A veces lo que se sugiere funciona mejor que lo que se cuenta con pelos y señales.

    ResponderEliminar
  17. Ya somos dos inexpertos en este tipo de literatura, cuando consiga encontrar a la musa volveré a mis relatos de siempre, lo moñacas me va más.
    Besines

    ResponderEliminar
  18. yo diría que los calores te sientan genial y con lecturas como esas a los demás también nos haces pasar más calor, si cabe...me ha gustado esta cara del pepinillo picante, jajaja
    besos

    ResponderEliminar
  19. Oooohhh, no esta mal, la verdad, me ha gustado leerlo. Lo de la playa siempre da juego en estos temas, ja ja ja. Todo se puede mejorar pero como primer intento, no esta mal, de veras.

    ResponderEliminar
  20. Leamsi, espero que haya sido un ligero calor :D y yo, como ya le comenté a alguien no me caliento escribiendo :D

    Nere, muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  21. si me permites, voy a utilizar el título de tu blog:
    "ALUCINO PEPINILLOS", qué sorpresón!!!
    ¿para cuando la segunda entrega? mientras espero me lo voy a leer otra vez!!! jajaja
    qué animado llega el verano!!, qué bien!!

    un besito

    ResponderEliminar
  22. No sé porqué dices que le falta mucho para ser un relato erótico. Yo creo que no le falta nada para serlo. Usar unas u otras palabras no cambia la naturaleza de un escrito, y el tuyo consigue su objetivo de ser excitante sin caer en la vulgaridad. Con eso basta.
    Chapeau para tí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Uffffff, voy a la piscina a tirarme de cabezaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  24. María oliver, jaja no creo que haya más. Un besito.

    Elvis, vaya, muchas gracias, aunque sigo pensando que le faltan muchas cosas, sería más un relato sensual que erótico. Bss.

    Sergio, jajaja pégate un bañito por mi. bss

    ResponderEliminar
  25. mmmm muy sugerente...lo leo tarde pero más vale tarde que nunca.

    A.Sandler

    ResponderEliminar
  26. Jajajaja vaya, que llegas por primera vez y justo a esta entrada :D

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...