A ver qué encuentras...

martes, 14 de junio de 2011

El orden del desorden

Antes de salir comprobó que todo estuviera colocado en su sitio. Le había llevado tiempo buscar el lugar perfecto para cada objeto, y tras su esfuerzo ahora  todo cuadraba milimétricamente, cada cosa en su sitio, como a ella le gustaba.

Sus libros, en las baldas del medio de la estantería, así podría usarlos cuando quisiera y el poder verlos a diario le recordaría que aún le estaban esperando.

Las fotografías en un rincón, aún faltaban algunas por colocar y quería ofrecerle a cada una un lugar especial.

Las botas, guardadas en una caja debajo de la cama, puesto que no las necesitaría en una larga temporada.

La ropa, planchada y amontonada en sobre la silla del escritorio, aún debía guardarla en la maleta.

Y su peluche preferido sobre la cama, se resistía a tener un peluche pero aún así pensó que le sería útil tenerle cerca en algunos momentos.

Echó un último vistazo y sonrió segura de sí misma, lo había conseguido, aquel pequeño puzzle encajaba a la perfección.

Horas después, al entrar de nuevo en la habitación notó como sus piernas flaqueaban, el vaivén de su pecho aceleraba a la vez que su sonrisa se difuminaba dejando paso a una mueca de desorientación, algo asustada dio un paso atrás para comprobar que aquel era su cuarto, una vez confirmada aquella espantosa idea volvió a adentrarse.  Todo había cambiado de sitio.

Los libros se encontraban en una caja debajo de la cama; las botas, colocadas frente a la puerta, una de ellas en  pie y la otra ladeada. La ropa colgada de nuevo en el armario, las fotografías esparcidas sobre la cama y del peluche no quedaba ni rastro.

Se sentó a los pies de la cama y respiró profundamente hasta que su pecho retomó el ritmo de siempre. Ahora tendría que acostumbrarse a aquella nueva decoración.

10 comentarios:

  1. No se bien si alguien novió todo o si imaginó que lo colocaba y finalmente quedo todo como al inicio... Que lio... es tarde, ya no carburo bien...
    Un beso, mañana vuelvo a releerlo.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre he kerido tener un duendecillo...
    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Yo lo que haría es volver a colocarlo todo en su sitio.
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Eso es que se imaginó que lo ordenaba, como me pasa a mí. ¿O polter geist?

    ResponderEliminar
  5. Qué desconcierto, me falta información para adivinar que pasó. La verdad es que te entra un desasosiego cuando alguien vulnera tu intimidad sin respetar tu espacio.
    (leche, me he puesto serio y todo)

    ResponderEliminar
  6. poltergeist! el equilibrio del ordendesordenado es frágil, sí.

    ResponderEliminar
  7. Son esos pequeños duendes traviesos que a veces, desordenan tu cuarto y tu vida aunque tu no sepas como ni porque y no lo quieras.

    ResponderEliminar
  8. Seguro que ha sido un tío el que ha organizado todo ese desbarajuste!
    Me ha gustado la historia....molas, pepi!

    ResponderEliminar
  9. Ser demasiado ordenado produce alucinaciones.
    O era Mary Poppins (siempre haciendo cosas raras y maravillosas relacionadas con el desorden y las maletas)

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que no sé como os leeís ciertas parrafadas mías, ayer necesitaba desahogarme pero sin decir lo perdida que me encontraba. Me han cambiado las fechas de la operación y con ello me han cambiado todo mi "orden" el dejar el curro durante el verano = meter las botas bajo la cama, y el retomarlo, sacarlas de nuevo.
    Los libros, pensaba empezar la carrera en septiembre por eso quería tenerlos a mano, ahora no sé si podrá ser.
    Las fotos, dejé de lado planes con mis amigos no podría seguirles el ritmo este verano.
    La ropa iba a la maleta porque no podría volver a usarla, y de nuevo va al armario, en fin, que soy una quejica. Hoy veo la nueva decoración y pese a que no me gusta, le voy sacando partido, he encontrado un bañador en el armario :D

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...