A ver qué encuentras...

sábado, 16 de abril de 2011

Sinceramente

Papá, Mamá:

No sé bien como empezar la carta, pero sí sé porque os escribo. Quiero contaros algo, mio, personal y bueno. Mama no te preocupes, es realmente bueno. Y no le quites la hoja a papá, sabes que tú te emocionas rápidamente y no puedes terminar de leer.

Os escribo porque me resulta más fácil abrirme a vosotros así, sin miraros a los ojos, sin preguntas, sin respuestas, sin primeras impresiones.

Lo he dejado con María. Estoy bien Mamá, sigue leyendo y no corras a telefonearme (que nos conocemos …) Lo he dejado yo, ella también está bien (no hace falta que la llames tampoco) Hará unos seis meses ya. No os lo he contado antes porque no he sabido como hacerlo y por lo tanto, aquí me teneis. Además han cambiado algunas cosillas en mi vida.

¡Me han ascendido! Y aunque parezca raro, gano más y trabajo menos, cosa que agradezco, ahora tengo más tiempo libre para mí y para los demás.

Hace un año conocí a Sergio. Trabaja conmigo en la empresa, le conocía de hacia años, pero no habíamos hablado demasiado. Ya sabeis como es mi trabajo, no da tiempo para hablar mucho. Coincidimos en la cena de despedida de un directivo, nos sentamos en la misma mesa, con los demás colegas del trabajo, la verdad nos reimos muchisimo, Sergio es un crack, a tí Papa, te caeria genial, se sabe todas las canciones del Fari, juega al ajedrez mejor que yo (y mira que es difícil, con el buen maestro que tuve), conoce más chistes de los que yo seré capaz de recordar jamás y sabe contarlos, no como tú, Papá que por más que insistes… el chiste del “Elefante” no tiene gracia, jajajaja.
A ti Máma, también te caería bien, compartis aficciones, la lectura y la fotografía, y al igual que tú, el libro de su mesilla es “Los pilares de la tierra” (que sigo sin entender porqué , para mí, es infumable).
Nos hemos hecho grandes amigos, inseparables diria yo, nos apuntamos al gimnasio juntos, si me vieras Mamá, tu niño ahora sí que es un hombre, jajajaja no solo podría subir el carro de la compra por las escaleras, podría subir el carro en una mano y tú en otra. Además me he apuntado a una liguilla en la que estaba él apuntado, jugamos al futbol todos los domingos. Somos los últimos de la lista, pero tenemos ilusión y ganas, aunque creo que más de reirnos que de jugar. Y que voy más por las cañas del final que por las patadas del durante.
Poco a poco mi grupo de amigos se empezó a convertir en el de Sergio, con Maria, me estaba limitando a ella, hacíamos todo en pareja y a penas nos juntabamos con más parejas o solteros.
Sergio es un buen tío, se preocupa por mí, me apoya en el trabajo y me ayuda fuera de él.

Sergio, es mi novio.

Si, soy homosexual.

Os explico, siempre note que María no me terminaba de llenar, que me gustaba pero no tenía claro si esa es la forma en la que te debe gustar alguien. Alguna vez me pregunte si simplemente no estaba enamorado. Pero segui con ella, desde siempre ella me ha amado y ¿Quién no podría quererla? Ha estado siempre ahí para mí, con sus consejos, sus caricias, su cariño.
Alguna vez me había fijado en algún hombre, pero supuse que igual que ella me decia “Qué tetasetas tiene Carmen Electra o qué morbo tiene Liz Tyler “. Pues yo pensaba “Qué buen culo tiene Cristiano Ronaldo o que cuerpo tiene Ricky Martin “ pero no pensé en un hombre hasta tiempo después de conocer a Sergio.
Ni siquiera sabía que Sergio era homosexual. Nos pasabamos las horas muertas haciendo de todo, jugando a la play, entrenando, riendo y hasta haciendo concursos de pedos.
Una tarde, mientras él jugaba a la play le observé, detenídamente me dí cuenta de que me quería besarle.
Después de eso, estuve dos semanas sin verle, le evitaba en todo momento, porque yo, no quería ser un Maricón, como dices siempre Papá. Juro que intenté no sentir lo que siento, por vosotros, por mí. Sé que no es sólo afrontar que teneis un hijo homosexual, afrontar el verme dar la mano o un beso con otro hombre, es saber también que mi vida cambia, que habrá gente que no me tratará bien, que me harán sufrir sólo por gustarme otro hombre, que tal vez no pueda ser padre, ni vosotros abuelos. Sé que conlleva muchos cambios, para mí, para vostros.
Pero también sé que le quiero como no he querido nunca, que me gusta, me trata bien, es bueno conmigo, tiene unos valores fuertes, una buena educación, me es fiel. Creo que son motivos suficientes por alegraros de que esté por fín enamorado independientemente de lo que hagamos en la cama.

¿Ahora entendeis porque esta carta?os da opciones, os facilita las cosas, y tal vez me las facilite a mi, porque en mi opinión, no hay cosas difíciles de oir, más bien difíciles de contar.

La cosa es, que teneis varias opciones, hacer como que nunca la habeis leido, llorar, odiarme, comprenderlo, llamarme para gritarme, llamarme para apoyarme, dejar de hablarme.

Yo he dado un paso, os he abierto mi corazón, he tardado un tiempo pero porque yo necestiaba también ubicarme.

Os quiero tanto que respetaré cualquier decisión que tomeis.

Un beso.
Daniel.


Este relato lleva tiempo escrito, incluso puede que ya lo hayáis leído, voy a estar un poco fuera, pero aún así, seguiré colgando entradas. (Ésta es la única repetida)

13 comentarios:

  1. Y qué hicieron los padres? (quiero más)

    ResponderEliminar
  2. Pues no lo había leido,está bien :)

    ResponderEliminar
  3. ESta muy bonito!!! me ha encantado!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Genial! totalmente realista, me he metido de lleno en la historia.

    Un abrazo!

    Ehse

    ResponderEliminar
  5. Me esperaba que al final fuera la confsion de salida del armario... me alegro de que el prota de esta carta/relato encontrase a alguien con quien conectar asi, y espero que los padres lo entendiesen y le aceptaran tal y como es, y tambien a su nuevo novio.

    ResponderEliminar
  6. Joder, me esperaba algo malo.

    El final de la historia es que los padres llaman a Daniel y le dicen: ¡Y qué!

    ResponderEliminar
  7. Anita, que relato tan genial! No lo había leído, pero gustarme es poco me ha encantado! Enhorabuena! Me ha quedado la curiosodad de como se lo tomaron los padres y solo espero que de lo mas normal.
    Besitos**

    ResponderEliminar
  8. Ahhh, Musi, me estoy dando cuenta de que nunca termino las cosas. Te dejo elegir final :P

    Gracias, Doctora.

    Marujil, gracias :D

    Ehse, muchas gracias, otro para ti. Vuelve cuando quieras :P

    Nerea, yo también espero que le acepten, y seguro que al final lo harán.

    Mo, jaja no tiene porqué ser todo malo.

    ResponderEliminar
  9. Besitos bruniiii, y gracias, yo también espero que el final fuese feliz.

    ResponderEliminar
  10. Yo no lo había leido, esta muy bien. Yo creo que hoy día ser t homosexual es mas normal, pero tampoco puedo decir porque no lo soy, seguro que alguien les insultara o tal pero en esta vida hay de todo...

    En fin... un saludo Pepinillo, Juanjo.

    ResponderEliminar
  11. Sinceramente, me parece muy fuerte. ¿Como van a superar esos padres que su hijo pierda al fútbol?
    Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
  12. touché JL, el resto es la vida :)

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...