A ver qué encuentras...

viernes, 4 de marzo de 2011

Peripecias en el bus.

Con mi legaña a cuestas, mis cascos cayéndose de las orejas y una coleta mal hecha he subido al autobús, tras la típica (por desgracia) carrerita mañanera (da igual a qué hora me levante que siempre me toca correr).
Llevo cogiendo el autobús... (bus para los amigos) unos 12 años y en todo este tiempo no había hablado nunca con ningún conductor, al menos no más allá de las preguntas pertinentes (¿Mañana tenéis horario de festivo? ¿Puedo subir con maletas?, ¿Te importa tirar de freno de mano y que todos esos pseudoborrachos o borrachos psicológicos del fondo vuelvan andando a casa?, ya sabéis, las típicas)

Desde hace unas semanas cuatro conductores han decidido ser mis amigos (más o menos en el mismo día lo decidieron) cosa que la verdad, me chocó bastante. Pero como una es educada, sonríe y contesta a lo que le dicen.

Uno de ellos, el que me lleva a trabajar cada mañana y me trae, es quién más colega mío quiere ser, me tiene controlados todos mis horarios, los días que voy, los que vuelvo y si un día falto me lo recuerda cual novio enamorado.

- Ayer no viniste.


- Um si, tenía médico. (Sonrisa)


- Ah, bueno pero luego sí que te vuelves conmigo ¿no?


- Si (sonrisa)

Yo, que soy amante de cascos, libro y en su defecto mirar por la ventanilla, me veo en un momento algo forzado para mi porque no sé si sentarme o seguir ahí de pie, generalmente me siento con algún chascarrillo.

Los conductores son simpatiquillos, me han hablado de todo, de cómo cocinar gallina en pepitoria (sí, yo también aluciné pepinillos) de la Espe y lo mal que hace su trabajo, del sueño, tiempo que hace, etc. Me han preguntado por mi estado laboral, (creo que verme coger tanto el autobús les hace pensar que me dedico a tráfico de drogas en bus o algo) del campo, de sus mujeres, de política, de religión, etc. Pero el tema de hoy, se ha llevado la palma.

Aquí mi amigo mañanero, en el momento de bajarme me ha soltado una gracieta para hablar un poco, lo típico, venga que es viernes, bua como nieva:

- ¿Te veo luego? - me pregunta el considerado.

- Si, hoy vuelvo a casa.


- Vale pues no tardes eh


- No tardes tú que yo siempre te espero en la parada y te veo ir y venir. (Sonrisa)


- Pues súbete en esta (son dos o tres paradas antes de acabar el recorrido).

- No, que lo hice una vez y como acabáis pronto me tocó bajarme y esperar otra vez a que empezara el trayecto. 


- No tonta, conmigo no te bajas, te quedas haciendo tiempo. 



Y como hoy nevaba pues me he ido con él, me he subido en la parada y tras dejar a todo el mundo nos hemos ido a un sitio más apartado a esperar esos 10 minutos hasta que le tocara volver a salir. Momento en el que la conversación se ha puesto rara del todo, hablábamos de la crisis, los trabajos, dineros y ocio...

- Pues con lo que yo gano, poco me puedo permitir salir.


- Pues si no sales al final internet.


- Ya aunque prefiero quedar si puedo, aunque sea para estar en una casa. (sonrisa)


- Yo tengo un chat de esos raros - cabe decir que el hombre será más o menos como mi padre- no sé como se llaman...

- ¿Facebook?


- No, no, chats. Me metí el otro día con el nick de mi mujer, y ella sentada a mi lado, qué gente más rara entra, (ahí es cuando pienso,... ¿rara como tú?) empezó una chica a decirme que era bi de esas, y que si queria conocerme y que le pusiera la cam, le dije a mi mujer que se pusiera ella, para que se creyera que sí era una chica y joder, que le vi todo!!! en pelota picada!!! empezó a decirme que si era una morbosilla que si le gustaba .... (dejo de oír para oírme a mí misma gritar" Ana la última vez que te vienes con este hombre a su descanso") ... total que la tía quería que se despelotara mi mujer ... (Por Dios, de esta salgo insomne de por vida)

- Hay cada cosa... na mejor el facebook que ahí estás con quien sí te conoces- intento interrumpir yo. Se acaba el descanso y empieza a arrancar de nuevo.

- Si , si, pajilleros, todos ahí haciéndose pajas ( Tierra, tragáme y por lo que más quieras, no me escupas, me replanteo la posibilidad de hacerme sumamente cristiana a cambio de que el hombre abandone esa conversación)

- Si, mejor no entrar en esos sitios... (Dios Ana, piensa, piensa, cambia de tema, finje tu muerte, sal corriendo y grita fuegooo, di que has olvidado algo, intenta que tu móvil suene por si mismo)


- Y hay uno, que está todo el rato diciendo polla, que si mi polla es grande, que si está dura... - cada vez baja más la voz porque hay gente subiendo al autobús, cosa que agradezco porque cuando lo hace no le oigo absolutamente nada.

- Si, fatal está el tema, yo lo veo con los niños del cole que tienen internet y libertad para hacer lo que quieran - intento meter otro frente en la conversación, no cuela.

- Pero es que la gente se pone ahí en pelotas eh, nada más que para enseñarte todo, y hacerse pajas (¿Vale tío, que he captado la idea, y tú no deberías dejar de entrar en esos sitios?)

- Si, uy mira una señora, para a ver si le da tiempo  a subir - la ayudo a subir y retomo la conversación por donde me da la real gana- ¿bueno entonces libras este fin de semana?


Un par de preguntas más por el estilo y he conseguido que dejara de hablarme de los chats. Eso sí, se ha despedido diciéndome que no me pillara un buen pedo este finde, que cuidaito con el alcohol (hay que ver estos padres modernos)

En fin, que tengo suerte, la semana que viene está de turno de tarde. Me tocará verle menos días. 



18 comentarios:

  1. Jeje vaya conductor de autobús y vaya chats que frecuenta, ahora tú te has convertido en su confidente... ya nos contarás más dentro de dos semanas, pues seguro que habrá más conversaciones.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. jajaja...pepinilloooooo...en vaya fregaos te metes...ahora tocará esquivar el bulto en los subsiguientes encuentros....porqué está claro que el tema le da morbo....este seguro que repite...con su señora incluida...saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Jajajaj he pasado un mal rato hasta yo ajajaj. El próximo día espera al siguiente... aunque tarde media hora

    ResponderEliminar
  4. Es k inspiras confianza, y el hombre lo k keria era tu consejo profesional: k hago? sigo entrando y hago k mi mujer se despelote? o entro yo disfrazado de tia? como hago para k parezca k tengo tetas? o no entro pero les pido el movil? o entro, me despeloto, les pido el movil y hacemos un trio con mi mujer? En el fondo tienes k estar contenta... la gente confia en ti... (otra cosa es k tu no confies en la gente, jajajajaja)
    ;-)

    ResponderEliminar
  5. Te metes en muchos líos... jajajaja.

    Un abrazo. ¿Qué un abrazo?, muchos besotes por maja que eres.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja

    Tenias que haber interrumpido con tema futbol.

    ResponderEliminar
  7. OH DIOS!! O sea... es que... OH DIOS!! Yo me hubiera ido en taxi... Qué surrealista todo! Para que después la gente diga que es aburrido viajar en bus! Dime que te dijo su nick del chat, porque si es así, tengo un par de ideas que pueden ser muy divertidas (va, y crueles... pero aquí lo que importa es que lo pasemos bien los que estamos!)

    Un beso, Ana! ^^

    ResponderEliminar
  8. Y todas estas cosas ...pasan... Y me refiero a todas.... Me quedo... uffff.

    ResponderEliminar
  9. Hija, me contaste algo, pero no sabía que llegaba a esto!! Este tío no tiene amigos, porque si le cuenta este tipo de cosas a una persona que apenas conoce... Si me hubiera pasado a mí, finjo un ataque de ansiedad o le digo que tengo la regla y tengo que ir al baño con urgencia. O tal vez, me hubiera puesto un pañuelo en la boca, diciéndole que tengo una enfermedad infecciosa y no puedo hablar.

    Conocí una chica por estos lares que, en su blog, sólo hablaba de los autobuses, pero porque pasaban muchas cosas dentro de uno. Por desgracia lo cerró.

    Un besito y suerte la semana que viene. Tal vez sea mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer...

    ResponderEliminar
  10. Magnífico autobús para un escritor. Eres tremenda, no se extraña que alucines pepinillos, no te digo nada si le mentas los pepinos...

    ResponderEliminar
  11. jajajajaja, me ha encantado esta entrada, aunque fuera una putada que te pasara, es una anécdota muy curiosa:)
    te sigo, besitos! :)

    ResponderEliminar
  12. Menuda encerrona la que te preparó el conductor. :))) Seguro que estas deseando volver a tener una charla con el, aunque yo te recomiendo que te pases a la bicicleta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Jajajaj Nuri, espero que no me haya convertido en su confidente.

    Siona, me meto sin darme cuenta eh jajajaja

    Musicalera, imagina mi cara…

    Oliver Ja! Quita quita… jajajajja el me dijo que iba vestido y solo enseñaba su cara jajajja creo que al ver mi cara de acojone jajajaja.

    Towanda con lo buenacita que soy yo… jajajaja más besos para ti

    AoM jajajaj intenté buscar temas, pero me quedé en blanco, a partir de ahora me llevo una lista.

    Zips si!!! Búfalo y su mujer, creo que era Susana (aunque yo lio todos los nombres de que empiezan por S) besos y para ti también!

    Rombo, pasan que es lo peor, pasan.

    Sandri, jajajaj te lo conté por encima, cuando se lo conté a mi madre también alucinó pepinillos jajajajaja y encima me dio la charla.

    Pitt, jajajja al menos curioso, diremos a los escritores que vengan…jajjajaja mejor no mentarlos…

    Pequeña sonrisa de Amelíe, un poco putadilla es, a mi lo que me da miedo es lo que queda por venir jajaj besos. Y Bienvenida!!

    JL, no descarto lo de la bici, o al menos ir andando hasta otra parada de autobús…Recemos para que no nieve más. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Ya te vi por tuiter, ahora te sigo yo también! Y te seguiría encantao por caralibro, pero es que se me da como el ojete usarlo. Mira que lo intento, pero soy incapaz de entenderlo!

    ResponderEliminar
  15. Ten cuidado que este debía de estar tanteando el terreno a ver como andaba de posibilidades .. jeje

    Por cierto, hoy me ha pasado una cosa extraña, he soñado con tu blog!! Sí sí, hayábame yo en mi sueño por una ciudad desconocida con unos amigos de vacaciones (supongo), y paramos a tomarnos algo en una cafeteria. En esto q el camarero nos acerca unas revistas y me pongo a ojear una y ahí q sale tu blog. En plan q era conocido internacionalmente, que te habias diversificado a más blogs, q estabas montadísima en el dolar ........ en fin, muy raro todo! jajaja

    Hala, alucina pepinillos un rato! jaja

    ResponderEliminar
  16. Jajajajajjajajajajajja ojala, anda que no sería yo feliz montada en el dolar, pero me da que mis alucinaciones de pepinillos no dan para más que algunas risas (y si tenemos el día bueno) un besitooo

    ResponderEliminar
  17. mira, es lo bueno de los autobuses, que puedes ver, hablar e inter-actuar con el conductor... los que viajamos en metro no podemos disfrutar de esa experiencia... sobre todo desde el dia que se me ocurrió ir por detrás, taparle los ojos al conductor y gritar: ¿¿¿¡ cucuuuu, quien soyyyyy!!????

    :)

    ResponderEliminar
  18. Jajajajajaj miedo me das. Casi tanto como el conductor.
    besos

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...