A ver qué encuentras...

miércoles, 16 de marzo de 2011

Geiperman

Hay días en los que alucino pepinillos más que otros. Hace una semana fue uno de esos días.

Estaba yo, seriecita y formal (a veces me sale, eh) dando mi clase de extraescolar, estando mis churumbeles alumnos por una vez sentados y tranquilos (generalmente creo que se meten chutes de tiza, porque es lo único que da explicación a su estado de ánimo), cuando de repente empieza a sonar el timbre del colegio con insistencia (que no es una amiga suya, juas qué malo) en fin, que estaba sonando sin parar, una y otra vez, y otra. 
Pasaron así un par de minutos hasta que decidí ir a abrir yo, por si mi coordinadora estaba ocupada. Cuando llegué a la puerta me la encontré desesperada, unos niños poseídos por el demonio (cuyos padres estaban al lado) no paraban de aporrear el timbre y pese a que ella les decía que lo dejasen, ellos seguían. 

La fachada principal del edificio tiene en la mitad superior una cristalera interrumpida tan solo por un par de columnas de ladrillo (no sé si os hacéis una idea). Mi coordinadora y yo nos quedamos allí, de pie (intentando disuadirles con nuestra presencia y mirada asesina que desde fuera no se apreciaba) mientras debatíamos formas originales para matarlos echarlos, cuando apareció el jefe de estudios. 

El jefe de estudios, al cual pienso llamar Geiperman, es un ser muy muy extraño. No debe de tener más de 35 años, (no está mal físicamente) es muy inquieto, y guay. No sé si alguna vez os habéis cruzado con una persona "guay" son esas tan enérgicas que siempre te dicen lo que les encantaría ayudarte, que siempre están pendiente de todo, abrirte las puerta, darte los buenos días, y a las que el "por favor" y el "gracias" les sale en cada frase (aunque no toque). Además a mi hace tiempo que me viene dando miedo, desde que le pillé cantando a grito pelado una canción de los Mojinos Escocidos "..Nos gusta que nos espachurren las almorranas!"

Bueno pues en ese debate nos encontrábamos cuando Geiperman apareció de la nada (es un don que tiene él) con su energía desbordante y un " Buenas tardes, chicas. No os preocupéis, yo lo soluciono" muy solemne. Entonces, sacó su capa y se colocó los calzoncillos sobre los vaqueros... 

Cuando me quise dar cuenta Geiperman estaba agazapado (en la parte inferior de la fachada hay ladrillo y no se ve) evitando que los niños le vieran.

- ¿Siguen ahí? - me giré al oír su voz algo rara y le vi de esa guisa. No puede evitar reírme.

- Si.

- Muy bien, llegaré hasta la puerta sin que me vean - y así es como comenzó a andar en cuclillas, os juro que si en ese momento se saca un carboncillo y se pinta las marcas bajo los ojos y se arrastra por el suelo apoyando sólo los codos el efecto habría sido el mismo. Realmente las pasé putas para no reírme.


Al llegar a la columna se puso de pie y miró a un y otro lado en busca del enemigo de los niños, después retomó su camino. Cuando llegó a la última columna se puso en pie de nuevo, pero esta vez intentando mimetizarse con la columna, pues pegó todo su cuerpo a ella.

 - Shhh Chicas - Las chicas estaban descojonadísimas intentando no mirarle - ¿Siguen ahí? - Me encantaría poneros la entonación, para que os hagáis una idea era como en las pelis de guerra, con esa emoción y tensión que provocan una voz más profunda a pesar de los susurros.

- Si, siguen ahí - era evidente, el timbre no dejaba de sonar.

En ese momento y sin previo aviso Geiperman echó a correr al grito de  ¡Mios!, mi coordi y yo nos miramos perplejas. No sé que nos hizo alucinar más pepinillos si el grito o su forma de correr o el hecho de que al llegar a la puerta, la falta de coordinación en nuestra guerrilla (teníamos que haber ideado un plan) hizo que la puerta de fuera estuviera cerrada. Nos dimos toda la prisa que pudimos en abrirla por miedo a que Geiperman saltara la valla, cavara un túnel, lanzara una granada, tirara su cinturón a un avión que pasaba por allí para colgarse y llegar al otro lado o algo por el estilo. 

Finalmente Geiperman volvió al centro acompañado por uno de los niños y su madre, ambos cabizbajos. 

En fin, esta tarde veré a Geirperman de nuevo. A ver con qué nos sorprende!


25 comentarios:

  1. Increíble! Cuando curre (algún año de estos) yo quiero que mis superiores sean como los tuyos. O ser yo un superior como Geiper, que molaría más!

    Un beso, Ana!

    ResponderEliminar
  2. Me han dado ganas de jugar de nuevo con mi Geiperman...

    ResponderEliminar
  3. Dura???? jajajjajaja para nada. Pero es que ese hombre me flipa demasiado. hoy se ha plantado frente a una luz ha estado mirandola un rato largo y ha soltado ¡¡viva la esteban!! y se ha ido...

    Zips jajajaja no es nada mío. Besos.

    Rombo, jajajaj vente a jugar con él.

    ResponderEliminar
  4. Luego dicen que los hombres tardamos en madurar... Es que directamente seguimos siendo niños por siempre!!
    ¿Mamá, donde tienes guardados mis geyperman? Los quiero de vuelta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¿quien no se comparta en algun lugar como un niño'

    ResponderEliminar
  6. Esto de no salir de casa es un asco, no me pasan cosas de esas. Me he vuelto totalmente antisocial y esto hay que remediarlo. Maldito gobierno que me tiene parada desde hace casi dos años!!!

    En cuanto al jefe de estudios... es guay, sí. Cuando yo iba al instituto, mi jefe de estudios se paseaba por los pasillos. En más de una ocasión me cogió de los hombros para llevarme a su despacho por darle un beso a mi novio. Bueno, además de las veces que los profes me mandaron a hacerle un visita por cualquier chuminada.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena la historia y muy bien contada. Digna de un guion (sin tilde, como marca la nueva ortografía) de peli de Stallone.

    - Esto está lleno de charlis, teniente.
    - Dios mío, no siento las piernas.
    - Cubreme y dile a mi mujer que la quiero.

    ResponderEliminar
  8. Jajajajjajajajaj MaruJL eres un punto.

    Sandri, vente pa mi coleeeeee. Yo en el instituto era quien iba voluntariamente a la jefatura de estudio, siempre con mis quejas reivindicativas. Besetes amore.

    Pepe, si, es grandiosa!!

    Skywalker jajajjaja me encantas.

    ResponderEliminar
  9. Vaya con el jefe de estudios-Geiperman, hombre valientes como él escasean...
    Besotesssss

    ResponderEliminar
  10. Yo tb kiero a tu Geyperman, Pepinillo, jajajajaja. Ya sabes como me mola jugar con muñecos k no sean de plastico... Aunke en su defecto... puedo apañarme con Rombo o con Zips (si se dejan, claro).
    ;-)

    ResponderEliminar
  11. nena, esta historia ha sido mortal! digna de una Mari.

    ResponderEliminar
  12. jajaja Sí que las lia, mi ma, seguro que iba de traje aun encima no? jejeje

    Por cierto, q activa blogueramente estás en los últimos días, cuanta energía!

    bicos!

    ResponderEliminar
  13. Jajajajaja! Oli no desaprovecha ni una, no?

    ResponderEliminar
  14. Ana, segura que era un jefe de estudios?

    ResponderEliminar
  15. Ana, ¿estás segura que lo de los niños es por "chutes de tiza"?

    ResponderEliminar
  16. Esto me ha recordado a cuando le tiraba la goma a un compañero mio de clase y el tio se arrastraba entre las mesas para cogerla sin que la profesora lo viese mientras yo cantaba lo de mision imposible

    Tun tun tuntuntuntun tuntuntuntun tuntuntuntun tuntuntuuuu tirori tirori tanan!

    ResponderEliminar
  17. Nuria, jajajaj cierto, de todas formas el camuflaje debe quedarle genial… mmm

    Oli, jajajaaj ya sé, ya sé.

    LaMaripili, jajajaja me gusta ganarme el nombre de Maripepi.

    Bitelino, jajajaja me estoy viciando, tienes toda la razón.

    Zips, cómo va mi club de fans???

    Jajajja Pepe, si, si.

    Pit, jajajajjaja no, es una teoría por madurar.

    Jine, jajjajajaj ¿puedo ir a tu clase????

    ResponderEliminar
  18. Me gusta muchísimo el jefe de estudios.

    ¿Puedo ponerme con él a tirar bombas?
    Jajajajajajaja.

    ResponderEliminar
  19. Jajajaj pero ir de camuflaje, sino... no creo que os dejen entrar. eso sí, llamar insistentemente al timbre!! jajaja

    ResponderEliminar
  20. Verdaderamente, un ser de lo mas sorprendente ese Geiperman... de los que hacen gracia conocer y nunca olvidas.

    ResponderEliminar
  21. en serio, ¿no entiendo lo del geiper?

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...