A ver qué encuentras...

miércoles, 2 de marzo de 2011

Encerrada en el ascensor.

Acabo de darme cuenta de que tengo que buscarme un mote para vosotros...alucineros queda fatal, pepinillos no lo veo... y aquello de Hola corazones, está pillado, así que hola sin más.

Leyendo uno de vuestros blogs (me los leo todos aunque sea un poco cortita y la mitad de las veces comenté y olvide confirmar el dato para que se publique) en este caso el de Rombo, hoy hablaba de ascensores y me ha venido a la mente las tres veces que me quedé encerrada en un ascensor.
(Lo siento porque el post me ha salido larguísimo y seguramente sea un coñazo, leed el último que es el mejor de todos)
1. La primera vez, fue un encierro provocado, nos subimos en el ascensor mi primo, mi hermana y yo, (yo tendría unos 8 años) toda nuestra familia estaba en casa de mis abuelos y nosotros decidimos ir a coger un juego (insistimos hasta que nos dejaron ir por pesados) una vez en el ascensor mi primo (el de ideas de bombero) nos convenció para hacer un "truquito" (dejar un escaloncito más alto el ascensor parándolo) decía que con ese "truquito" el siguiente en entrar no se daría cuenta de que estaba elevado y se daría una hostia, la idea en sí nos pareció cojonuda, de modo que le dejamos hacerlo. Se le fue la mano y dejó el escalón más alto de lo que pensaba. Vamos que paró el ascensor a la mitad, mitad pared (la de arriba), mitad hueco de la escalera. Y allí estábamos los tres plantados, (mi hermana con fobia a los asecensores) los dos empezaron a medio lloriquear, así que decidí que lo mejor era salir de allí cuanto antes y hacernos los locos. Tras un rato largo discutiendo, terminamos saltando por el hueco que daba hasta llegar al rellano (no hablemos de lo jodido y peligroso que resultó). Entramos a casa temblando y jadeando, cada uno se fue a una habitación y media hora más tarde retomamos el camino y sin hablar nada volvimos a casa de mis abuelos.


2. La segunda vez fue hace unos años, trabajaba en un edificio en el que tan solo estábamos tres personas, llegó mi hora de salida (sólo me iba yo) y como estaba en la quinta planta cogí el ascensor, bajé sin problemas y justo cuando estaba llegando a la última se paró del todo, y se apagaron las luces.  Pasé unos tres minutos bastante angustiosos, no tenía cobertura y mis compañeros desde allí no podían oírme, además me había entretenido en el baño por lo que pensarían que ya estaba de camino a casa. Pensé en llorar, pero total no iba a servir de mucho, grité y tampoco, así que empecé a aporrear todos los botones en busca de dar con el idóneo, no sé si fue eso o que lo acompañe de enérgicos saltos, pero la cosa es que el ascensor volvió a abrirse y por fin pude salir.


3. La última fue el año pasado, volvíamos de fiesta y como hasta las seis no abrían el metro y eran las cinco, la amiga de una amiga nos invitó a subir a su casa. Vivía en un noveno (creo recordar) y era uno de esos ascensores en los que subes con la llave, de modo que la chica se pegó unos cuantos viajes para subirnos a todos, cuando volvió a por nosotras, nos subimos cuatro, la dueña R, M, L y yo. 
Cuando casi estábamos llegando me fijé en que en el visor salía una cifra extraña y le pregunté a R. Al momento que preguntaba el ascensor se quedó parado. Todas comenzaron a ponerse realmente histéricas, las calmé e intenté aporrear botones en busca de la reanimación (hasta me planteé hacer el boca a boca) pero aquello no rulaba (palabra castiza) de modo que llamamos al servicio técnico, y este nos dijo que en 15 minutos estaba allí. Aquellos quince minutos se convirtieron en hora y media. La hora y media que más me he reído en mi vida.

En el ascensor estábamos más que apretadas, ellas empezaron a ponerse nerviosas R, no paraba de decir que nos íbamos a morir y quedarnos sin aire, a lo que yo le respondía que la gente no se moría en los ascensores, nunca lo había leído en los periódicos, que eso sólo pasaba en Jungla de Cristal y porque Bruce Willis estaba allí. En cuanto a lo del aire, propuse opciones que la verdad no fueron muy aplaudidas y no sé porque , eran bastante buenas:

1. Respirar por turnos, respiraríamos lo mismo pero al menos así no nos quitábamos el aire unas a otras. Me miraron como si quisieran sacarme los ojos.

2. Respirar por espacios, yo no tenía problemas en sentarme en el suelo y respirar de ahí, M que era la más alta podía respirar de arriba y las otras dos, o a turnos o una más arriba que la otra. A M le moló la idea, pero a las otras dos no mucho.

3. Matar a una y tocar a más aire. Esta la descarté yo misma, por dos motivos, 1. Si la matábamos probablemente olería y 2. Si lo hacíamos con vistas a alimentarnos, la elegida sería yo (que tengo más carnes)

4. Por último, les expliqué (me lo inventé) que hoy en día los ascensores estaban obligados por Ley (que esto siempre da seguridad) a tener un tipo de ventilación especial para esos casos y que si la ventilación fallaba saltaba la emergencia a los bomberos y estos vendrían (descamisados y untados en aceite...ummm , ah, no, perdón). Coló.

De modo que lo de la respiración más o menos lo íbamos llevando. El problema fue cuando L empezó a rezar y a decir que íbamos a morir sí o sí, y que el ascensor se iba a descolgar, volví a aludir a las pelis (Jungla de Cristal es la única que me sé) y a que el ascensor Nunca Nunca se descolgaba a menos que un malo cortara los cables y evidentemente ese no era nuestro caso.  Además que los cables estaban hechos de un material ultraresistente e irrompible, como las cajas negras de los aviones. Coló (joder en un momento me hice experta de ascensores). 

A todo esto, yo me rayé un poco pensando que sonaba a muro cuando hablábamos de modo que nos habíamos parado en medio de la pared, pero decidí no comentarlo para no crear más pánico. 

Así que ahí estábamos R llorando desconsoladamente, M grabando vídeos y L rezando por nuestras muertes, así que no se me ocurrió anda más que desplegar mi armamento de chistes. Malos donde los haya. Pero eran tan malos que se reían por no llorar, así se fueron pasando los primeros tres cuartos de hora. 
M comenzó a agobiarse, L, llevaba ya más ave marías que Bisbal y R se empezaba a deshidratar con tanta lágrima, momento genial para un nuevo problema, el técnico no viene, lo dijo una y las demás lo repetían a coro, así que les expliqué porqué no venía el técnico: "A ver, el técnico está tranquilamente en el cuarto del despacho y por las horas que son, el hombre estaría dormido (no creo que mucha gente se quede atascado a las cinco y algo de mañana) y le hemos despertado, fijo que al estar allí solo, se había hasta descalzado, y ahora después de nuestro aviso, pues tiene que pasar la nota a otros, calzarse, quitarse las legañas y coger ese cinturón que usan para colgar herramientas, ¿verdad que es molón? Lo llevan también en bricomanía. Bueno pues tendrá que comprobar que todas las herramientas están en su sitio y una vez con todo, coger el coche y venir aquí, por las horas que son seguro que más de un camión de la basura le corta el paso, por lo que es normal que tarde un poquito, pero venir, viene, todas las llamadas se quedan registradas y si no viniera se le caería el pelo" Mi extensa explicación las terminó de convencer (me voy a hacer vendedora de ascensores). (Por cierto hay un vídeo mio explicando todo esto, de ahí que lo recuerde)


Los siguientes minutos seguimos contando chistes, (no sabía que me sabía tantos chistes), poco a poco R dejó de llorar para reírse a carcajadas, L dejó de rezar para reírse y pedirnos que no nos moviéramos no fuera a ser que por reírnos tanto se cayera y M volvió a reírse haciéndome guiños y soltando algún que otro chiste. 

Hora y media después apareció el maromo con su caja de herramientas, consiguió mover un poco el ascensor lo justo para que entre todos y saltando consiguiéramos salir de allí. Al llegar a la casa me senté un rato en el suelo porque me temblaban las piernas, aún no sé si de la risa, de estar de pie, o de miedo, pero también me dolía la mandíbula y la tripa y eso sí era de la risa.

18 comentarios:

  1. Jajjaja, vaya experiencias...Molan, jajajaj. Ya que estamos igual te cuento una mía. Digna de salir en el blog de rombo, pero bueno, te doy la primicia aquí. Cuando yo era joven (más joven)...No sé, tendría 19 años o así, vivía en casa de mis padres, un alto edificio (bueno eso da igual si era alto). Yo volvía a las 5 de la madrugada o así...algo cansado de una juerga. Casualmente en el patio, una vecina, de buen ver, algo mas mayor que yo, unos 28 o 30 años. También ella volvía de su juerga. Nos montamos y sin mas se para... Ni timbres, ni alarmas, ni nada...Lo intentamos un buen rato...y como nada se podía hacer, nos sentamos en el suelo... a hablar, a hablar...Me contó su vida, yo la mía... Era de esas vecinas que casi ni te hablas ni sabes nada...Pero ese día nos lo contamos casi todo... Pasaba tanto tiempo que hasta nos quedamos fritos, dormidos, sentados, allí medio apoyados... Ni nos enteramos que el ascensor se puso en marcha (dos horas después o más...) cuando alguien lo pidió de madrugada... Y encima nos cayó una BRONCA. Era una vecina que pensaba que estábamos haciendo "cosas malas" allí en el suelo del ascensor. Y yo, juro que no hice nada... Desde ese día, mola mi ex vecina.

    ResponderEliminar
  2. Y dale con los ascensores. Anda que no podrías contar algo que esté al aire libre, eh? Bueno, mientras sólo sea hoy...

    Yo nunca he tenido percances con ascensores, por suerte y mejor que siga así. Siempre he vivido en segundos o bajos, algunos con ascensor, otros sin él, pero jamás me he montado. Salvo en el primer piso que viví en Badajoz, que vivía en un cuarto y prefería cogerlo (tengo que dejar el tabaco). Mi madre sí se quedó encerrada y, cuando pudimos sacarla, se tuvo que tirar en el suelo, porque estaba realmente acojonada, le había dado un ataque de ansiedad. Por suerte, no estaba sóla.

    Me jodería más quedarme 5 minutos encerrada en un ascensor que tener que subir 7 pisos porque éste se ha jodido, durante una semana (lo he hecho, eh?).

    ¡Vivan las escaleras y el ejercicio!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno. Lo que no has dicho es si alguna se estaba haciendo pi-pi porque eso hubiese desencadenado una impaciencia absoluta, pero bueno, supongo que no se llegó hasta tal extremo. Hombre, la historia de Rombo también mola, lo que le falta decir es que luego se lió con su ex-vecina... o ¿me equivoco? Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Jajajjaja Savoy una se estaba haciendo pipí jajajajja la que lloraba y le dijimos que si quería le dejábamos hacerlo. :P

    ResponderEliminar
  5. Nada como patearse las escaleras, aunque molaría un ascensor en el que pudieras controlar la velocidad. Hacer carreras por el edificio. La locura.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja la tercera es muy buena, sí! Yo también hago eso de contemplar las posibilidades de morir en función de las noticias que haya visto al respecto en periódicos y tele. Si no me suena que haya pasado nunca, por qué voy a morir yo de eso? Nada.

    Por cierto, a mí lo de "pepinillos" como forma de llamar a tus seguidores me gusta mucho.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  7. Jajaja Rombo, nosotras no nos sentamos porque no cabíamos, pero vamos que a esas horas, una cabezadita es lo mejor, la verdad.

    Sandri, le copié el tema a Rombo. :P supongo que nos quedamos encerrados porque no esperamos que se estropee, sino, subiriamos por las escaleras. Besis

    Jesús, jajajjaja yo si sirve conozco uno de esos transparentes, nos pasábamos las tardes subiendo y bajando. Era superbarato :P

    Perro, verdad? Si no hay muerte es que no pasa nada jajajjaja. A partir de ahora, pepinillos. Ea!

    ResponderEliminar
  8. Dios... si alguna vez nos conocemos, por lo que sea, recuérdame que subamos o bajemos SIEMPRE por las escaleras. Así estemos visitando el empairesteit! Porque ya me pasó una vez esto del ascensor y casi me da algo allí (algún día lo contaré).

    Por cierto... creo que tras leerte, quiero comprarme un ascensor. No sé para qué, ya le buscaré un uso. Pero es que me has mazoconvencido!

    Un beso!

    PD.- Pepinillos. Me gusta.

    ResponderEliminar
  9. Pues mi única ocasión en la que me quedé encerrado en un ascensor transcurrió en el del Hospital de Cabueñes de Gijón. Yo y otras diez personas, no veas que show con la gente poniéndose histérica y yo cogiendo el telefonillo para avisar al equipo de mantenimiento. xDDDD
    Ahora lo recuerdo y me da la risa.

    xDDDDD

    ResponderEliminar
  10. jaja menuda experiencia!!
    Decir q me rei mucho con la entrada, pero tambien reconocer q no cualquiera tendria el valor para actuar como actuaste, por ahora nunca tuve un percance así, pero si lo tengo espera q haya alguien como tu para contarme los chistes jaja
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  11. Y yo que nunca me he quedado encerrada en un ascensor... hmmm... me parece que me estoy perdiendo algo súper divertido, no???
    Cagüenlamarserenaaaaa...
    En fin... Un saludete!

    ResponderEliminar
  12. Pues yo si me tengo k kedar encerrado en un ascensor, me pido k sea con Pepinillo, k es una experta en ascensores y en kedarse colgada en uno, jajajaja.
    Wowwww. Escribes genial. Y no es peloteo. Me he reido un monton.
    ;-)

    ResponderEliminar
  13. Vaya experiencias en los ascensores, tanto tú como Rombo, jeje.
    Yo, la verdad nunca me quedé encerrada en un ascensor pero tras leer tus experiencias me da envidia, pero de la sana, eh. Eso sí, si algún día tengo que quedarme encerrada en uno, pido estar bien acompañada.
    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Me dan miedo los espacios tan cerrados y tan pequeños....
    Uf! qué agobio al leer las experiencias. Me bajo a tomar un poco de aire, pero bajaré por la escalera, por si acaso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Zips, jajajja cagón… si ya sabes que sé muchísimo de ascensores, estarías a salvo. Molas mazoconvencido, besos pepinillo.

    Randall, jajaja al menos te salvaste, yo me río cada vez que lo recuerdo.

    Pere, bienvenido! (carne fresca jajajja) muchas gracias! Bueno creo que me dio por ahí al ver que mal estaban las demás, además yo sabía que M estaba agobiada porque más de una vez me había contado que le daban miedo, pero bueno estaban tan mal las otras que nos salio la vena cómica. Por cierto… no has oído mis chistes jajaja

    Esthertxu, bienvenida también, jajajjaja vente y nos enceramos, un besete.

    Olivierr, pelota jajajajja. Me encantas ya lo sabes.

    Nuria, las de Rombo son más eróticas festivas, besos.

    Towanda, son agobiantes cierto…pero bueno, de todo se sale. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Que experiencias!! y hay que ver que bien lo cuentas. Os imagino ideando todos esos planes de superviviencia, jajaja. De lo mas entretenido. Yo si alguna vez me quedo atrapado me gustaría que fuera con alguien tan experimentado como tú, con esos conocimientos tan bastos de Ascensores.

    Me he acordado de aquel grupo "Un pingüino en mi ascensor" y su canción "Atrapados en el ascensor". Espera que busco la letra:

    Una noche más te espero en el portal
    Fingiré de nuevo un encuentro casual
    Una de cal y otra de arena
    Esta noche, nena, haremos el amor
    Atrapados en el ascensor
    Atrapados en el ascensor
    Esta noche nena es para los dos,
    Atrapados en el ascensor

    No trates de alcanzar el timbre de alarma
    Tu resistencia me desarma
    Tus padres no nos van a oir
    Les encerré en el montacargas
    Hoy no puedes darme largas
    Hoy no podras resistir

    Atrapados en el ascensor
    Esta noche nena es para los dos,
    Atrapados en el ascensor

    Sacamé de una vez el codo de la boca
    Sabes que no me va el rollo masoca
    Deja de llamar a la portera,
    Contigo no hay manera
    Yo que puse toda mi ilusión
    En esta violación

    Atrapados en el ascensor
    Esta noche nena es para los dos,
    Atrapados en el ascensor


    Un beso y buenas noches

    ResponderEliminar
  17. Eres una mujer con gran aplomo. Si alguno de los atrapados en el ascensor tiene una necesidad urgente de ir al baño, entonces la situación puede ser ¿épica?

    ResponderEliminar
  18. jajaja, pepinillo...eres una narradora excelente....me he reído mucho....yo con ascensores nunca he tenido encerronas....aunque de chiquilla, no paré de jugar con las amigas, al sube, baja, stop...pero por esas cosas del destino, no pasó nada...sólo cabreos, con vecinas y vecinos, eso si. Dónde si me he quedado encerrada a sido en los lavabos de los bares...pero después de respirar hondo y insistir, he logrado salir, con un chute incorporado de adrenalina en las venas....un beso!

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...