A ver qué encuentras...

jueves, 3 de marzo de 2011

Andreita y yo.

Me he llevado a Andreita-coño-comete-el-pollo a hacer recados de paseo, la he llevado al metro porque tenía que regalarles un riñón comprarme el abono transporte. 
- ¿A donde vamos? 
- Al metro
- Hala, ¿¿eso es lo que está debajo del suelo??
- Si. 

Tendríais que haber visto su cara, parecía el día de reyes ya solo por bajar las escaleras eléctricas, como no me parecía bien llevármela a dar una vuelta sin el consentimiento de su madre, le he pedido al segurata pasar a ver el metro un momento, se ha vuelto loca al verlo, así que  el próximo día  nos damos una vuelta en metro.

Después hemos ido a dar un paseo y hemos terminado frente a una tienda de animales (de esas en las que yo no digo ohhh, soy así de chunga) Andreita-coño-comete-el-pollo me ha dicho que quería un gato (como si no tuviéramos suficiente con el ninja), le he dicho que ya tenía uno y me ha insistido en pedirle al dueño de la tienda cambiarle el gato, le gustan más los pequeños. Durante todo el camino de vuelta me ha ido contando los beneficios de tener un gato nuevo y pequeño, que según ella son:
1. El gatito que hemos visto es muy bonito (por ahí no me convences pequeña)
2. Además este gato no será tan malo como el otro (vas por buen camino, no creo que ni el gato de Satanás fuera peor que este).
3. Como el gatito es pequeño podré enseñarle a no arañar (ahí le has dado)
4. Este no te va a atacar. (Ahí me ha dao de lleno en la patata)


En fin, que a mí ya me tenía convencida. Solo faltaba una pega, 
- ¿Y el gato que tienes ahora?

Lo llevamos a la tienda . me contesta ella con una bombillita brillando a unos 20 centímetros de su cabeza.

- No, en las tiendas quieren vender gatos, no que se los den. - me mira con cara de bua, me has jodido el plan.

- Pues entonces cuando nos demos una vuelta le abandonamos - La idea realmente me apasiona.

- Oh, pobrecito - finjo.

-Yo no le echaría de menos, es muy malo ¿y tú?- Yo?? jajajajja yo,que abro todos los días la terraza con la esperanza de que se tire por ella, que vives en un séptimo y si se tira palma las 7 vidas de golpe, yo, que tengo todos los pantalones rotos porque tu gato pretende escalar por mis piernas cada día.

- Yo sí. - Os juro que no entiendo como no me han dado un Oscar, Almodovar lo que te estás perdiendo, lo bien que gritaría yo sujetándome las tetas lo de Peeedroooo.

- Creo que yo también - termina diciéndome después de mirarme un buen rato sin pestañear, que cabrona, 5 años y sabe ejercer presión ya- le diremos a mamá que quiero tener dos gatos.

Y el resto del paseo he intentado recordar cualquier rezo al Dios que sea sólo para no tener que sufrir un nuevo gato.

14 comentarios:

  1. Psss, a mí es que los gatos... cuanto más lejos mejor. Ya he contado que, el gato del vecino siempre está en la calle y, por no pasar a su lado, me doy la vuelta a la manzana, que viene muy para estar en forma, y entrar por el otro extremo de la calle.

    En mi opinión Andreita-coño-cómete-el-pollo está en la edad de "lo quiero todo", aunque no sirva pa ná.

    ResponderEliminar
  2. Mi madre le tiene fobia auténtica a los gatos :P
    Muy graciosa la Andreita pero hay que enseñarla a no abandonar animales a la jodía niña...

    Un abrazo!
    Manu UC.

    ResponderEliminar
  3. jajajajaj esta fatal la andreita, antes de ayer estuvimos tres horas sin hablarnos... Aunque si hacen algo con el gato mi salud mental lo agradecería :P un besaco

    ResponderEliminar
  4. Manuel, exacto, hay que enseñarle a ser responsable y que evidentemente un animal no es un juguete de hoy si y mañana no, pero es que el puto gato ninja nos tiene a las dos estresaiiitas!!!

    ResponderEliminar
  5. Pobrecito gato, sois malas eh???, xDDDD

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. En la escalera que yo vivía de joven (en la que me quedé dormitando con mi vecina en el ascensor), un gato cayó desde un 8º piso. Y su dueña bajó corriendo esperando recoger sus restos... y el gato estaba caminando tranquilamente. Milagro !!!!!. No lo sé. Volvió a caer una segunda vez unos dias después, y murió. Qué cosas...

    ResponderEliminar
  7. jo! yo quería uno, pero...se me han quitado un poco las ganas...

    ResponderEliminar
  8. Andreita de cinco, se las trae con sus reflexiones y ideas, debes estar de lo más entretenida...veo que es fuente de inspiración...qué lata tener que sufrir un gato ninja! cuando un gato es pesado, es inaguantable...yo terminé donando uno, Nanuk, por su propio bién y por el mio(se pasaba el dia entero maullando, le hicieras caso o no, le dieras comida o no, yo creo que lo hacía por vicio). Se fue a vivir a una casa en el campo y por las noticias que tuve de el, durante un tiempo, parece que le fué estupendo, con lo que borré todo rastro de culpabilidad. Podría contar multitud de anécdotas increibles de ese personaje...pero mejor lo dejo para otra ocasión...besos!!

    ResponderEliminar
  9. Nunca dejará de enaorarme la inocencia con la que los niños lo ven todo, me refiero a lo del metro. Lo del gato... eres mala, Ana, que no me entere yo de que haces daño a ningún animal...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. eh eh, el gato me hace daño a mi, de ahí que ironice con la muerte del gato, pero no le he dado ni un azote a pesar de que me tiene llenita de arañazos y de que al atacar el otro día al perro (enoorme) éste saltara encima mio y ahora tengo un par de moratones, pero jamás haría daño a un animal, no me gustan, sólo eso. No quiero que se dude esto ni por un momento.

    ResponderEliminar
  11. Qué va Randall, todo fachada XD

    Rombo, joe con tu vecina, pobre gato!!! Lo nuestro es solo mental, además el gato sabe que no tiene que saltar (puto gato listo) XD

    Nusa, si a veces son buenos, yo he tenido gatos y nunca han sido tan malos.

    Siona, Andreita me tiene loca con sus conclusiones de la vida, a veces me gustaría grabarla porque no soy capaz de recordarlas luego, este no maúlla más que cuando ella le encierra (yo ni le toco) porque se ha pasado atacándonos a mi, al perro o a ella misma. Besotes!

    ResponderEliminar
  12. A la Andreita ni caso. Putos gatos. No me molan nada. Y la ventana abierta siempre, por si acaso le da por hacer de superman. Si Andreita kiere bichos pekeños, un hamster o un canario.
    ;-)

    ResponderEliminar
  13. Que vida tan divertida tienes, un gato ninya y una niña resabiada. A mi la parte de llevar el gato a la tienda me ha recordado aquel anuncio de electrodomésticos donde el marido no atina a manejarlos, la mujer llama diciendo 'queremos devolverlo' y al que se llevan es al marido.

    A mi me gustaría tener un perro en casa y no hay consenso, estoy esperando que mis niños sean mas grandes para tener mas votos y o dar un golpe de estado.

    Besosss

    ResponderEliminar
  14. Jajajjaja Oli ahora que me acuerdo andreita tenía un hamster... no sé que habrá sido de él.


    JL jajajjaja me has hecho recordar una anécdota sobre un perro, ya la contaré. Muchos besos.

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...