A ver qué encuentras...

viernes, 25 de febrero de 2011

La abuela.



No tengo abuela paterna, no la llegué a conocer nunca, aunque mi abuelo se casó con mi "abuela" antes de que yo naciera, a ella la llamamos por su nombre de pila, nunca abuela.
Una vez de pequeña se me escapó abuela y su respuesta fue " Yo no soy tu abuela, soy Pepita" (Pepita, mismamente) y desde ahí nunca más me he referido a ella como abuela.



Como de costumbre y por alguna tontería llamé a mi madre aquella tarde a la tienda.
- Máma (aunque mi padre me tiene dicho que es mamá a mí me gusta más máma)
- Ana, tu madre no se puede poner ahora- una voz de mujer mayor desconocida.
- ¿Por?
- Está ocupada - contestó la voz desconocida al tiempo que yo intentaba reconocerla.
- Ah, y tú, ¿Quién eres? - comenzó a inquietarme pensar que si cogía el teléfono estaba al otro lado del mostrador y que no era nadie conocido.
- Quien voy a ser, pues yo.- más inquieta
- No sé quien eres, y dile a mi madre que se ponga.
- No está aquí ahora.
- Me estás poniendo nerviosa, ¿Quién eres?
- Quién voy a ser, Ana. Tu abuela. - se me heló la sangre, sabía que no era mi abuela materna, y que no era la mujer de mi otro abuelo.



- ¿Qué abuela?
- La madre de tu padre. - No recuerdo que tenía en la mano, pero lo dejé caer.
- Pero ¿¿¿Qué dices???? está muerta!!!!
- Soy yo, Ana. - en este momento "mi abuela" vio que estaba demasiado alterada y decidió pasarle el teleéfono a mi madre.
- ¿Qué pasa, Ana? - Típica frase, tono y entonación de mi madre, vamos bien.
- Máma, la tía esa que dice que es mi abuela.
- Claro, Ana, es la abuela, la madre de papá. - ahora sí que tenia la sangre helada.
- Vamos a ver máma , la madre de papá está muerta y esta señora no sé quien es y tu no sé porqué me dices eso, me estáis vacilando, máma, ¿pasa algo? - articulé atropelladamente - porque no sé que hace esta señora en la tienda y detrás del mostrador, en serio me estáis liando y asustando.
- ¿Tienda?... ¿Tú eres Ana González? - dijo titubeando la mujer.
- No, Ana Pepinillo.
- Ah, entonces te has equivocado de teléfono.
- Ah, perdón.

Y tras unos segundos conseguí retomar mi respiración natural y esta vez, marcar a la primera el teléfono de mi madre. Ese día, sí que aluciné pepinillos.

18 comentarios:

  1. Jajajajajaaja. No podía escribir del ataque de risa que me ha dado, bueno, y que sigo teniendo, jajaajajajaja. Eres un caso, niña. Ahora, me he hecho un lío de abuelas que no veas :)

    Carcajadas de besos.

    ResponderEliminar
  2. Ajajajajajaja que bueno!! Lo raro es que no reconococieras la voz de tu madre y viceversa. Jajajaajaja besotes**

    ResponderEliminar
  3. Jajaja no me extraña que alucinases. Qué cosas nos pasan a veces, además cuando nos obcecamos con algo no entramos en razón y no nos damos cuenta de que quizás no estamos hablando con la persona que queremos.
    Besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Como para no alucinar. Imagino la situación y aunque tensa, es divertidísima.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Se me ha acelerado y todo el corazón leyéndote... qué buena eres nena

    ResponderEliminar
  6. Yo si que alucino pepinillos con lo de "máma", querida Pepinillo. Un día llamarás por teléfono a la tienda:

    - Dígame.
    - Máma.
    - Donde hay que ir.
    - Máma.
    - Sí, sí, tu voz me parece muy sugerente ¿dónde quedamos?

    Y, otra vez, alucinarás pepinillos.

    ResponderEliminar
  7. jajajajaja
    pero no reconocias la voz???

    ResponderEliminar
  8. que liada de texto y abuelas...!jajajaja
    muah

    ResponderEliminar
  9. ¿Me estás hablando en serio? jajajajaj. Me has mantenido en suspense hasta la última letra, jajajaja. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja capulli, lo pasé mal eh. Pues no es tan difícil, está mi Pepita (mismamente, que es la segunda mujer de mi abuelo) y la abu (que es la madre de mi madre) y luego mi otra abuela, la que no conocí. Y sí un casito en toda regla… Mil y un beso.

    Bruni, te juro que el tono, la entonación y la melodía de su voz eran igual, por eso me acojoné más. Besoooss

    Nuri! (te debo visita) de hecho yo miraba el domo y veía el teléfono de la tienda de mi madre, se debió cruzar la línea, pero coño, ya es coincidencia, también se llamaba Ana!!besos.

    Towanda, acojoná me quedé. Besos.

    Musicalera, pues imagíname a mi, jajajajaja, me monté una peli extraña. Bss

    Pitt Tristán jajajja me encantan tus visiones de futuro, pero no ofrezco máma a cualquiera… y sí has acertado mi voz es completamente sugerente. Besos

    AoM (qué ganas de leeros) y no, era igual que la de mi madre… ¿¿universos paralelos?? Chan chan (música de tensión) Besitos

    Poeta, uff te debo una historia… jajajaj si un lío total. Besos

    ResponderEliminar
  11. Rombo juro que me pasó de verdad!! un beso

    ResponderEliminar
  12. Que bueno!!!

    A mi me pasó algo parecido. Una vez llamé a un amigo por teléfono y me salto un mensaje que decía "Este abonado ha cambiado de número, su nuevo número es ...". La voz era la de mi padre que estaba al lado mio mientras yo hacia la llamada, me quedé de piedra.

    La explicación, jeje. Mi padre trabajaba en Telefonica configurando lineas y a veces grababa con su voz los mensajes de cambio de linea. Estoy hablando de hace 20 años, ahora tienen otras locuciones.

    Besos telefónicos

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja! Que cosas...seguro que si me pasa a mi, no me reiría tanto..pero vaya tela. Aunque a decir verdad, mejor es el teléfono,que una aparición en persona (es broma).
    Lo bueno es que no soporto los teléfonos,los móviles etc.. y lo uso lo menos posible..

    ResponderEliminar
  14. Joe Jl jajajaj un puntazo sí, yo me quedaría empanada mirando a mi padre intentando entenderlo jajajja. Besos movilísiticos.(ea mas inventao que na)

    Nat, ajajajajja yo también prefiero la aparición telefónica. besitos

    ResponderEliminar
  15. Joer que fuerte, esas cosas a veces pasan y sí que dejan helado.

    Poco más y tienes tema para "Cuarto Milenio" xDDDD
    Ná es broma, mejor tomárselo con humor como tú.

    Besinos.

    ResponderEliminar
  16. ¡Me estaba poniendo nerviosa hasta yo! Vaya momento.

    ResponderEliminar
  17. Randall, qué miedito me da el cuarto milenio, no lo sabes tú bien :D

    Jajaja Dama, cagona!

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...