A ver qué encuentras...

sábado, 8 de enero de 2011

Flequillo

Hoy recordé algo que me pasó de pequeña. Yo siempre he sido muy “machorra” por lo que el pelo, me molestaba bastante. (Quién me ha visto  y quién me ve eh). En fin, que a mí me molestaba lo mío, por lo que un día empecé a quejarme por llevar el flequillo algo más largo de normal. Me molestaba horrores. Me pasé el día detrás de mi madre pidiéndole que me cortase el flequillo, ella hacía oídos sordos (a lo mejor no lo llevaba tan largo). Recuerdo una pequeña cabeza asomando de la puerta del baño:

-          Psss Ana, ven. – Esa era mi hermana, he de decir que siempre ha sido (y es) muy marimandona y yo, cual corderito hacía lo que me decía.

Entré en el baño y la vi con unas tijeras y una toalla.
-          Siéntate. – Me dijo con aire profesional
-          Vale.
-          He visto que quieres que te corten el flequillo, por lo que veo lo tienes bastante largo.- dijo con voz diferente imitando los ademanes de una peluquera.
-          Mamá me ha dicho que me espere.
-          Mamá está ocupada con Carlitos, mejor ven y te lo corto yo, verás que contenta se va a poner.
-          No sé eh.
-          Yo sí. – De un meneo me plantó la toalla y empezó a cortarme el flequillo con unas largas tijeras de costura (algo pesadas para ella)
-          A ver, espera que me ha quedado un poco corto de aquí- Seguía trasteando mientras mis pies balanceaban desde la taza del váter. – huy, un poco más de aquí…ummm espera, un poco por aquí, ummm ya casi está… ¡¡Listo!!.

Me aupó para que llegara al espejo y así poder ver como había quedado mi nuevo corte de pelo. No me lo había dejado desigual, el menos ahí tenía razón, creo que porque es imposible dejar desigual cuando no hay pelo. Si, me había dejado sin flequillo. Sin nada.
Salimos ambas del baño y no nos dio tiempo a prácticamente avanzar por el pasillo cuando mi madre nos cazó. La castigó un día por usar esas tijeras y porque podía haberme hecho daño y a mí me castigó una semana porque le daba vergüenza que saliera así a la calle.

10 comentarios:

  1. jajajajajajajajajajajajajaja. Sólo puedo decir que la historia me resulta bastante cercana.

    un besete.

    ResponderEliminar
  2. Jjjajajaj, pobre Ana, y encima te quedas con más castigo. Qué penita, jajajajajajajaj.

    ResponderEliminar
  3. Me he reído, pero de buen rollo. Yo creo que tú no merecías ningún castigo.

    ResponderEliminar
  4. Hey me ncanta leeros simpree u puedo xo no tngo tiempo casi nipara escribir yo.
    Me ncantais tanto tu com rombo.
    Comntare cada vez pase.
    Un bso a los dos :)

    M

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajaja... Me río, pero estoy pensando a la vez: "Ay, qué pobre...".

    Un besote

    ResponderEliminar
  6. jajajja que feo que te suceda eso ): auqnue es graciosa la historia, injuto el casitgo de tu mama..
    besito ♥

    ResponderEliminar
  7. Jajajjaja Dama, me acordé de ti.No digo más. muaksss
    Jajajajja Rombo, a qué viene esa segunda aclaración sería??? Yo ahora lo pienso y me río, y lo merecía, porque gracias a ella no hice el ridículo!!
    Rombo que M nos quiere!!!!!!! Gracias M!!! nosotros también te queremos (Hablo por mi y por él, que si no te quiere le parto las piernas, asi que sin problemas)

    Audrey, mi hermana me tangaba muchisimo :)
    J, lo peor es que mi hermana no escarmentó...jajajaj

    Besitos a todos

    ResponderEliminar
  8. Así que, implícitamente, me lo dedicas... gracias! :-P

    ResponderEliminar
  9. ¿Yo a M? Mucho la quiero...Me he quedado flipado... Hasta ahora pensaba que era A la que tenía su corazoncito y la que tenía miedo de Mirlo, de Mosca, o hasta de mí...., pero ahora leo esto de M, y flipo !!!!!

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...