A ver qué encuentras...

lunes, 17 de enero de 2011

El Efecto Pigmalión

Estudiando el tema correspondiente de esta semana, Personas con discapacidad motora, me he acordado de algo que leí hace años, desde el primer momento me encantó la idea y siempre he pensado que de ser así, muchas cosas mejorarían.
Aquello que no ocupaba más que unas líneas en un viejo libro de la biblioteca era el Efecto Pigmalión, supongo que muchos de vosotros lo conoceréis.


Una antigua leyenda de la mitología griega cuenta que el Rey Pigmalión era un escultor que durante muchos años  buscó a una mujer con la que casarse. Cansado y frustrado del fracaso de su búsqueda decidió no casarse y dedicar su vida a crear esculturas preciosas, creando así Galatea, la más bella de todas. Era tan bonita que Pigmalión se enamoró de ella.

Una noche soñó que Galilea cobraba vida mediante la intervención de Afrodita. Al despertar, encontró Afrodita conmovida por su enorme deseo, ésta le dijo: “Mereces la felicidad, una felicidad que tú mismo has plasmado. Aquí tienes a la reina que has buscado. Ámala y defiéndela del mal” Y fue así como Galatea se convirtió en humana.
Así pues, el Efecto Pigmalión requiere de tres aspectos:

  1. Una persona debe creer firmemente en la capacidad que tiene para conseguir algo propuesto.
  2. Las expectativas y previsiones depositadas en que conseguirá ese suceso animarán a su consecución.
  3. Una profecía autocumplida de una expectativa que incita a las personas a actuar de forma que esa expectativa se convierta en un hecho.
 Debemos tener en cuenta que si estas expectativas y previsiones que depositamos en las personas que nos rodean son positivas  quien nos rodea conseguirá todo lo que se proponga, si por el contrario son influencias negativas, la persona no se sentirá capacitada para conseguirlo y por tanto fracasará.

Esto, lo aprendí en el ámbito educativo, en un aula, la motivación que debemos dar a todos aquellos niños y niñas pero más especialmente a aquellos cuya labor diaria es más costosa de llevar a cabo, con una buena motivación y un ambiente de cariño y respeto serán capaces de alcanzar su potencial.
Tal vez alguno piense que no es profesor o no tratará con niños y no le dé el valor que tiene el Efecto Pigmalión, yo, creo que es importante para todos y aplicable en todas las facetas de nuestra vida. No es imprescindible, pero un buen refuerzo positivo nos hace sentirnos más seguros de nosotros mismos y nos permite actuar sin miedo al error, puesto que pase lo que pase sabemos que los demás estarán ahí.
Todos, hasta el más fuerte o listo, bueno o malo, tiene inseguridades y todos necesitamos que alguien nos recuerde de lo que somos capaces.

11 comentarios:

  1. Hoy me he propuesto aprender cosas, jajaja.

    Conocía la teoría, pero no sabía que tenía nombre. Gracias, aunque con mi memoria seguro que se me olvida antes de terminar de escribir este comentario.

    A partir de ahora me propondré transmitir influencias positivas a todo el que me rodee (y espero no dar corriente, jajaja).

    Un besete invernal.

    ResponderEliminar
  2. Yo también estoy aprendiendo mucho hoy, ¿eso quiere decir que nos podemos acostar ya? daría mi alma al diablo por una siesta...
    Yo también me he propuesto intentarlo. ¿Sabes? seguro que tu flequillo ya está genial.
    MUAK

    ResponderEliminar
  3. yo, aunque he tenido que madrugar, estoy bien... de momento. por si acaso, procuraré no sentarme en el sofá después de comer.

    sí, te puedes ir a dormir ya si quieres, que ya hemos aprendido mucho por hoy, jajajaj.

    ejem, ejem... lo del flequillo es un golpe bajo, y lo sabes. asume las consecuencias que ello traerá... no digo más...

    ResponderEliminar
  4. Jo, intentaba ejercer el efecto pigmalión contigo y tu flequi... me sale fatal, ¿no?. Como no me eche la siesta en el bus...

    ResponderEliminar
  5. jajajaaj, vale, tú lo has hecho bien, es que yo no he estado rápida. a partir de ahora estaré más atenta :-p

    ResponderEliminar
  6. Gracias por ESTA entrada, ANA. La necesitaba. Vamos ciegos por la vida. Así nos va a veces...

    A quitarse la venda de una vez, leñe!!!

    Ahora estoy con el más peque y no puedo tomar esa copita. Después llegan más, jajaja...

    Soy ave nocturna obligada... Y no tan obligada... Me gusta la noche.

    Besoabrazos (muchos)

    ResponderEliminar
  7. Me ha recordado a la conclusión del cuento de Bucay "Los niños estaban solos" que es uno de mis cuentos favoritos y que no sé si lo conocerás y termina así...


    "¿Como pudo ese niño tan pequeño romper el vidrio y luego el enrejado con el perchero?
    ¿Como pudo cargar al bebe en la mochila?
    ¿Como pudo caminar por la cornisa con semejante peso y bajar por el arbol?
    ¿Como pudo salvar su vida y la de su hermano?"
    El viejo jefe de bomberos, hombre sabio y respetado les dio la respuesta:
    -Panchito estaba solo... No tenia a nadie que le dijera que no iba a poder.


    Me ha encantado. A favor totalmente del efecto Pigamalión... ¡A ver si de verdad se nos pega algo y funciona! Porque a veces la teoría es fácil pero la práctica...

    ResponderEliminar
  8. Audrey, me alegro de que te guste y sirva de algo la entrada. Besitos y abrazos.

    Rombo, si, me gustó aprenderla.

    AoM no lo conocía pero es bueno y viene a colación con la entrada, toda la razón, además creo que ya , no solo que no nos digan que no podemos, sino que nos animen hace que tengamos mayor confianza en nosotros mismos.

    Besitos a todos y GRACIAS

    ResponderEliminar
  9. Hola!! me ha gustado esta entrada, soy maestra de infantil y lo meto en casi todos los temas para las opos! jejeej y como tu dices, es aplicable a todo... querer es poder! Te sigo! :)

    P.D: te he dejao un coment en la entrada de los horoscopos, pero se me volvio esto loco y se publico en anónimo! jaja un beso y ánimo con las opos ;)

    ResponderEliminar
  10. Jajajajajaj vale entonces ya no te llamamos anónima!!!jajajja mucha suerte con las opos que las sacamos de fijo!!

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...