A ver qué encuentras...

jueves, 30 de septiembre de 2010

La higiene la mató.

He visto la luz, el tunel y todo lo demás esta mañana.
He visto mi vida pasar en pequeños fotogramas, sin sentido, con una musiquita clásica de fondo de estas nostálgicas. Las fotos iban desde mis primeras palabras, mi primer día de la playa, el día que decidí que iba a tener asco a los cangrejos de por vida, el día que mi madre nos preguntó a mi hermana y a mí si queríamos al perro o tener un hermanito (dijomos perro y ella pasó de nosotras y nos dió un hermanito) mi primera barbie, mi primer diente  y así sucesivamente hasta el día de hoy, hasta el momento clave.

Os preguntareis qué me ha pasado (Si no os lo preguntais sois unos insensibles) pues bien, yo (que soy más sensible que todos vosotros juntos,... ¿cuela?) os lo contaré.

Más dormida que de costumbre he apagado el despertador y con sumo esfuerzo he saltado de la cama (sí ella es alta, yo bajita, y si me levanto poco a poco me quedo dormida en el proceso, doy fe) tras mis 5 minutos de rigor mirando fijamente los calcetines (creo que en el fondo siempre espero que se me pongan solos, pero nunca cuela) me he terminado vistiendo. He desayunado (me ha llevado también mi tiempo encontrar el neskuik y la cucharilla que siempre están en el mismo sitio) y entonces he pasado al baño, momento en el que mi vida ha corrido más peligro que nunca...
Chicos debo pasar mi sabiduría a otros, pues no quiero que corrais el mismo riesgo de muerte que yo de modo que os lo diré en mayúsculas para recalcarlo más.

NUNCA, NUNCA OS LAVEIS LA CARA SI A LA VEZ OS ESTAIS LAVANDO LOS DIENTES Y TENEIS LA BOCA LLENA DE AGUA.

Parece sencillo, pero no lo es, sobretodo cuando ves de reojo en el reloj que llegas tarde, en ese momento que tu llenas la boca con agua para el enjuague tienes las dos manos libres y el agua ahí, ante ti, de modo que la tentación de llenar tus manos con agua y sumergir la cara hasta que despiertes está ahí. Evidentemente no tenemos braqueas por lo que para respirar tenemos nariz (tapada por el agua) o boca (llena de agua).

Y hasta aquí amiguitos mi enseñanza del día. Sed felices, hacer guarreridas varias, estudiar los que como yo, debeis, trabajar los que teneis trabajo y recordad, dejar siempre un orificio libre para respirar.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Teoría sobre zurdos

Bueno como dije hace unos días, tengo una nueva teoría, dicha teoría tiene relación con los gemelos y los zurdos.


Por el curro he podido conocer a distintas parejas de gemelos o mellizos, además en mi propia familia tengo una pareja de mellizos, un día observándolos me pareció curioso que uno fuera diestro y el otro zurdo.

A medida que he ido conociendo parejas de gemelos (son lo que más conozco) me he ido dando cuenta de que siempre uno es zurdo y otro diestro.

He decidido crear mi propia teoría, los gemelos son zurdos y diestros porque de algún modo en el útero se desarrollan como reflejo uno del otro.

Por una vez he decidido buscar información .. y.. chas!!

¡Que la teoría ya existe! Se acabó ser rica de por vida!! ¿Por qué yo? ¿Por qué a mí?

En fin, me alegra saber que pienso cosas correctas algunas veces.

Según he leído son los gemelos en espejo, y sí!! Tiene que ver con la gestación. Luego decís que si soy tonta.. JA!!

De todas formas aquí os dejo un video que explica muy bien esto de gemelos en el espejo.



Pd. Creo que hoy he perdido un día completo de mi vida en transporte público y en esperas.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Muñecos

Sí, tengo que estudiar. Sí, estoy perdiendo el tiempo actualizando el blog. Sí, para matarme.

Tengo una nueva teoría (no es la de los zurdos, esperad un poco, ¡Zurdos del mundo, os amo! (mensaje para que Gema no empiece una nueva revolución)) Mi nueva teoría es sobre las casas del pueblo, o de vacaciones en general.
¿Quién no tiene casa del pueblo o no tiene un amigo/a con ella? ¿Quién no tiene en esa casa antiguos juguetes? Y lo peor.. ¿quién no tiene muñecas horrendas colgadas en la pared?

Yo, no tengo casa del pueblo, pero sí mis amigos, cada vez que voy a una me encuentro la misma estampa, muñecos/as feos a rabiar, pero feos feos, colgados por las paredes o colocados en estanterías. Viéndolos me surgen dudas o de pequeños tenemos los gustos atrofiados (puede ser, si nos basamos en cuantos niños me dicen ¡Profe, guapa!) o que los muñecos con los años se van estropeando casi tanto como Masiel.


Porque son dignos de ver, ellas, todas o naturalistas o vestidas con trapos que en vidas anteriores, por regla general, fueron cortinas, o viejos vestidos tuyos o de tus hermanos.

En cuanto al look, todas gastan un peinado base, a tijera, de cuando nos dio por ser peluqueras. También debo aclarar esos pelos, porque no entiendo el motivo pero siempre si son muñecos están de punta y si son muñecas alborotados. Entre otras cosas destacan esos ojos a medio cerrar, no es que estén rotos, es que realmente, sospechan y esos morritos que serían la envidia de cualquier Malena Gracia del momento.

Cuando veo estas muñecas realmente me surgen dudas. ¿En qué momento se las quitaron de las manos a las niñas para colgarlas? ¿Cómo podían pensar que sus hijos/as jugarían con ellos? ¿Realmente no les dan miedo? Porque he de decir que no, vuestros hijos no van a jugar con ellas básicamente por una razón, dan miedo!!

De todas formas debo decir padres y madres de casas de los pueblos que esa no es una decoración rústica, ni si quiera antigua, o ¿acaso han visto alguna casa rural con muñecas colgadas? Sería la casa del terror más bien.

Aquí os dejo una pequeña selección, no me llevé la cámara este fin de semana, una pena porque las de esta casa sí que daban miedo.

Pd. Ves, tardé pero lo hice.







viernes, 24 de septiembre de 2010

Amores de película

Pensaba actualizar tan solo para que podíais poner los comentarios sin que yo tenga que admitirlos, y como no tenía mucho que decir, hablar de lo cansada que estoy y más y más…pero no, en parte porque mientras pensaba actualizar ha aparecido una imagen un tanto surrealista de una peli de amor y en parte porque al poner en google cansada para poner una fotillo (y hacer bulto) he encontrado una que me ha hecho gracia. (Por cierto, si ponéis cansada no sé porqué salen pitos O_O )


Lo cierto es que entiendo esas pelis de amor, me las trago, no voy a negarlo, algunas cosas me parecen bonitas o románticas otras hortirismas, pero la cosa es que la tele nos hace esperar algo que no existe. El chico ideal, ese que tira una chaqueta al suelo para que pases, ese que se tira de un tren en marcha para besarte, o el que salta de un barco y cruza medio mar tan solo para verte. No existen. Pero pensándolo bien, me alegro de que no existan. ¿A quién le gustaría que un tío pasara el día tirando las chaquetas al suelo para que pases? Porque todas sabemos quién terminaría lavándola, por lo que te sale mejor pegar un buen salto y esquivar el charco. Si, tal vez muy femenino no quede, pero total, vas limpia.

¿Tirarse de un tren en marcha para besarte? Qué locura es esa, si cuando los chicos van a hacer deporte, nosotras nos volvemos como locas para que no les hagan daño, no se caigan de la bici, etc. No me imagino yo dejándole tirarse de un tren en marcha y el pobre magullado venir a besarnos y ¡zas! Colleja del quince con su consabido ¿estás loco? Y una serie de insultos y retahílas sobre lo que le podía haber pasado.

Ni qué decir del mar, ¿Qué pasa, no nos ve desde el barco? Y tirarse, puf… le podría dar un calambre al nadar, además cuando llegue, no tendrá ni chanclas ni camiseta, así no nos dejarán entrar en ningún chiringuito.

En fin, y así con un sinfín de situaciones absurdas que salen en las películas, por lo que he llegado a una conclusión, No quiero un chico de película.

Y tras contaros esta tontería diré lo cansada que estoy esta semana, lo que os agradezco que os preocupéis por mi abuelo (está bien, gracias) y lo que me encanta que firméis en el blog. ¡¡Bienvenidas a las nuevas!!
Pd. No sé si alguna vez os he hablado de mi teoría sobre los zurdos… ya ahondaré en el tema otro día.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Papá, Mamá, os dije que no quería la pared con gotelé. No me hicisteis caso. Luego no me echeis la culpa de no estudiar, me paso las horas sentada frente a la pared (si, cual castigo, aunque mis castigos son más ingeniosos, como contar baldosas) y claro frente a una pared llena de gotelé me sale la Ana creativa. Me paso el día buscando formas absurdas en el gotelé (una versión tuneada de buscar formas en las nubes).
En fin, papá , mamá... ¡os avisé!.


Y dicho esto he agotado las excusas para no estudiar hoy, (recogí mi cuarto, desayuné, ví el correo, me depilé las cejas, intenté aprender a silbar...) vamos que no me queda otra que ahora sí, ponerme a estudiar.

Pd. ¬¬ ¿Por qué ultimamente le ha dado a la gente por llamarme ojitos lindos?Que me pongo colorá cohone!
Pd. Acompaño la entrada con una foto de gotelé, a ver que formas me encontrais. ¿alguna vez os habeis parado a ver las formas curiosas? yo he encontrado, un sol, una bruja, una casa y un corazón.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Desde mi rincón.

Tengo un refugio, uno de esos sitios a donde recurrir para estar sola, meditar, distraerme, es mi espacio. Nunca se lo he contado a nadie porque es mío y quiero que así siga siendo, sé que es egoísta pero no quiero compartirlo. Allí, a solas pienso, lloro, sonrío, grito e incluso en alguna ocasión hasta he pataleado.


Me he acostumbrado a visitarlo cada noche, subo a la azotea y tras sentarme en mi rincón preferido sopeso el día mirando las estrellas, alguien me dijo alguna vez que la clave para ser feliz está en pensar lo felices que somos, los motivos que tenemos para sonreír.

Cada noche enumero los 10 mejores momentos del día, estos son muy variados: cruzarme con alguien que me haya regalado una sonrisa sincera; escuchar la voz de una persona a quien quiero; domar el pequeño remolino de mi flequillo; que el panadero de mi barrio me regale una magdalena al comprar el pan; ayudar a mi vecina con la compra a cambio de un café y un repaso rápido a la prensa rosa (me pone al día); un abrazo; una caricia; estudiar todas las horas que me propongo, etc. Lo cierto es que al principio me costaba encontrar 10 cosas buenas al día, pero ahora, lo que me cuesta es pararme en 10.

Después de ello, dedico un rato a buscar mi estrella, esa que siempre me hace compañía.

Sobre las 11 me gusta asomarme, estoy en el centro de la ciudad y mi edificio está rodeado por otros de similar tamaño, para no dar datos los llamaré A, B y C.


En el edificio A, en el tercero, vive un matrimonio adorable. Ella cada noche se acurruca entre los brazos de su esposo, él le caricia el pelo con mimo, muchas veces, ni presta atención a la televisión, tan solo a ella.

Mi vecina me explicó un día de esos frente al café que él era un marine y ella maestra. Cuando él se jubiló ella dejó su trabajo para pasar el resto de su tiempo juntos.

Un par de pisos más arriba vive un joven, más o menos de mi edad. Siempre le veo con un chico diferente, en una postura diferente pero jamás en su cama, no sé si por ser diferente o porque eso lo guarda para el chico con el que repita.

En el edificio B, en el 5ª vive una mujer, diría que triste a juzgar por sus actos. Vive sola, tendrá unos 40 años, cada noche la veo sentada frente a su ordenador, no escribe en él, tan solo lo mira, o lee, quién sabe. A las 11.30 lo apaga, tal vez cansada de esperar o de leer. Pone un Cd de música lenta y lo acompaña con sus lágrimas, hasta que exhausta se queda dormida llorando.

En el segundo una pareja joven, divertida, dinámica, cada noche es una sorpresa, a diferencia de su vecina ellos no conocen la palabra rutina. Sus noches varían entre juegos, peleas, sexo, sensualidad, cenas, risas, fiestas con amigos, cenas románticas, sesiones de cine, de cartas.

Dos ventanas más a la derecha vive un matrimonio, él está liado con la vecina de arriba y ella no lo sabe. Sobre las 11.45 ambos se asoman a la ventana, tras hacerse señas, 10 minutos más tarde ambos bajan la basura, y allí entre tan variada y putrefacta fragancia dan rienda suelta a su pasión casi adolescente.

En el edificio C vive él. Apenas le veo unos minutos, prácticamente cuando yo llego él se va. En alguna ocasión hemos cruzado miradas y hasta sonreído a modo de saludo. Tiene algo que me gusta, puede que sea su sonrisa, o sus ojos, o ese halo de misterio, pues a pesar de que subo cada noche es el vecino del que menos sé.

Alguna mañana nos hemos cruzado por la calle y no sé si fruto de la timidez, la indiferencia o la miopía ni tan siquiera nos hemos saludado.

En el 4º viven ellas, tres amigas y compañeras de piso. Sus costumbres a pesar de la edad son rutinarias, cada una deambula por la casa, ocupada con sus propios asuntos, oyendo música, con el ordenador, la televisión, leyendo, al teléfono, pero al llegar a las 11.30 se juntan. Cada semana una es la encargada de las provisiones, a juzgar desde aquí una jarra de cacao y unas galletas, frente a ellas hablan, ríen, lloran, cantan o incluso se enfadan. A veces creo que al igual que yo ellas sopesan su día.

Y así, tras sopesar mi día y comprobar que al igual que yo mis vecinos tienen sus propias rutinas, me despido de mis vecinos, de mi estrella y de mi rincón hasta la próxima noche.

Solo espero que me guardéis mi secreto.

Pd. Queda claro que cuando tengo que estudiar busco otras excusas eh..

viernes, 17 de septiembre de 2010

Ella, mi media naranja.

Al enano le encanta tirarse en mi cama, no sé bien porqué, pero es uno de sus placeres, supongo. Viene a verme, se tumba mientras hablamos de algo, estudios, vida, tonterías, cosas serias. Ayer vino y le conté lo que estaba escribiendo, bloqueada le pregunté su opinión, se rió y dijo que él era capaz de hacer uno y mejor. Y así es, el nene es ingenioso, sin duda. Me fui a duchar dejandole escribir, pero como a mi, la pereza le pudo. Los dos primeros párrafos son suyos. He cambiado alguna frase o palabra que me sonaba raro. El resto de la historia la he terminado yo. A ver que os parece...

Blanca y cegadora. Como la mañana anterior me desperté con esa luz, nunca más tarde de las 10:00, acompañada de un zumbido vibrante que no desaparecía hasta 12 minutos después de que se encendiera. No llevaba mucho allí cuando me di cuenta que era un lugar de paso, había demasiado movimiento, otros como yo no paraban de entrar y salir. En tan solo un día ya era el más veterano del lugar, en cualquier instante me trasladarían. El día anterior había sido poco ajetreado. Fue un martes normal y corriente pero algo lo hizo diferente, conocí a mi alma gemela, perfecta en todas sus medidas, diría mi media naranja pero me resulta un poco violenta esa expresión. Olor fresco y dulce, la oí despedirse con un sonido suave y delicado mucho antes de lo que hubiese deseado.



Estuve todo el día pensando en ella, quizá tendría que haberme acercado, o haberle dicho algo, ahora me arrepiento, le hubiera di…Espera ¿Qué pasa?, ¡Soltadme!


Acabo de pasar de la luz cegadora a una oscuridad aún más cegadora, ¿nos estamos moviendo? No se donde voy, tarde o temprano sabia que llegaría este momento, aquí los olores son diferentes, muchos y muy variados, la única manera de abstraerme es recordar su olor.


Intento pensar en cosas felices y termino recordando mi infancia, me crié en el campo. Me despertaba al alba con los primeros rayos del sol, con la humedad del rocío sobre mi piel, los días eran largos, casi siempre calurosos, pero divertidos, pues los pasaba con mi familia. Ellos me vieron nacer, crecer y hasta madurar, llegar a ser lo que soy ahora. Somos una gran familia, tan grande que nuestro árbol genealógico era el más grande de toda la zona, eso sí, con denominación de origen.


Pero llegó el verano y cada uno teníamos que trazar nuestro propio camino, no sabíamos qué sería de nosotros, creo que separarme de mi familia fue uno de los momentos más amargos de mi vida, casi tanto como este.


Creo que hemos llegado, hemos dejado de movernos. Noto a los demás muy nerviosos, ¿A caso ellos saben a dónde vamos? De pronto el sol me impide abrir los ojos, duelen demasiado después de esa oscuridad tan absoluta, para cuando consigo abrirlos estoy dentro. De nuevo una luz blanquecina sobre nuestras cabezas, pero consigo ver. Estoy rodeado de nuevo, encuentro algunos de los desaparecidos el día anterior, tristes, cabizbajos, con los ojos inundados de lágrimas, tal vez ellos saben que llega nuestro final. ¿Estará ella también? Ansioso busco entre los demás, su olor me seduce nuevamente. Es ella. Está. Con algo de brusquedad me abro paso entre los demás, hasta llegar frente a ella. ¿Y ahora? ¿Qué le digo? ¡Se ingenioso!.. Ya está…


Eh… ¿¿Qué ocurre?? Nooooo, nooooooo llevadme a miiiiiiiii, a ella noooooooooo.. oh oh… ¿A dónde la lleváis?? ¡¡Ohhh Dios Mio!! Pero… la están destrozando, ¿¿Por qué??? No puedo mirar, ¿¿Qué hacen?? Solo espero que no sufra, ¿¿Ese será nuestro final??? ¿Ese? Intento escaparme como puedo, pero justo cuando estoy a un paso de salir, noto como una mano se aproxima a mí. Me han cogido. No queda salida. Mi único consuelo y pensamiento antes de la muerte es que al menos seré exprimido dónde ha sido ella exprimida y juntos formaremos ese rico zumo de naranja.

y ahora.. ¿quién no es fan del enano?. Lo peor es que el jodio no ha leido ni un libro en su vida, tan solo la mitad de " El niño del pijama de rayas" ya que me convencíó para contarle la otra mitad.

Un besito con sabor a menta.

Vendedor de Palabras

Como cada día Sócrates sale de casa con la mejor de sus sonrisas por bandera, un guardapolvo marrón desgastado por el uso, largo hasta los pies, un calcetín de cada color, pues cuando se descalza y los ve, no puede evitar sonreír, y una vieja mochila de cuero algo más cargada de lo que debería.


Camina exactamente 5 minutos sonriendo a quien ve, dándole los buenos días. Coge el metro cada día eligiendo una parada al azar, unos días a ciegas, otros basándose en alguna conversación ajena. Se baja en las principales calles de Madrid. Con su mochila al hombro busca un lugar para montar su puesto ambulante. Un pequeño trapo para sentarse sobre el a veces, frío suelo, un gran tarro de cristal vacío y un cartel escrito a mano dónde puede leerse “Se venden Palabras”

Camina alrededor del puesto, ojo avizor, buscando futuros compradores. Algunos se acercan al puesto, curiosos, buscando una palabra que llevan tiempo sin tener. Otros se dejan aconsejar por aquel extravagante vendedor. Él siempre encuentra la palabra exacta para cada comprador, aquella que por unos momentos aporta una felicidad ansiada. A los tristes les vende palabras de felicidad, de ánimo, de esperanza. A los débiles de fortaleza, de valentía. A los perdidos de orientación, a los jóvenes de madurez, a los brutos de sensibilidad, a los inquietos de sosiego, debía ser un gran vendedor pues jamás le hicieron devolución alguna.

Un martes, en apariencia normal la vida de este pintoresco vendedor cambió, un cliente complicado se cruzó en su camino.

En alguna ocasión le había resultado difícil ayudar al cliente a encontrar la palabra que necesitaba, esta vez era algo distinto.

Sócrates se acercó a un caballero de mirada vacía, le explicó que él vendría aquellas palabras que la gente necesitaba porque o bien no tenían o no encontraban, a lo que el hombre, sorprendido le dijo que era una estupenda idea, que creía que le faltaba una, pero que no tenía claro cuál era. Sócrates le observó sin perder detalle, observó sus arrugas, los pliegues de su ceño, la tristeza de su mirada y aventuró:

- Tal vez la palabra que te falte sea FELICIDAD.

- No, yo he tenido esa palabra durante muchos años y sé que esa, no es.

- Vaya – dijo Sócrates – déjame que piense, ¿Y si fuera AMOR?

- Eso sí que no, Amor tengo aún, hace cuatro años que murió mi esposa y la amo como el primer día.

- Entiendo. – contestó Sócrates apenas sin voz. ¿Cuál sería la palabra que le faltaba?

Ambos estuvieron sopesando largo rato, ninguno identificaba la palabra que podía faltarle.

Una mujer que llevaba un rato escuchándolos con disimulo, se acercó a ellos portando la solución, algo tímida les dijo.

- Puede… puede que sea AMISTAD la palabra que le falta al señor.

Ambos miraron sorprendidos a la señora que les había sacado de su ensimismamiento. Por la cara de ambos era evidente que la señora había acertado.

- Pues entonces, caballero, no puedo ayudarle AMISTAD es la única palabra que no tengo, hace tiempo que la busco, pero me falta.

- Pero, ¿Cómo es posible que un vendedor de palabras no tenga una?

- No se preocupe, me encargaré de tenerla, si le parece bien, nos volvemos a ver en un mes.

El comprador le estrechó la mano formalizando así el trato.

Tras ese día, Sócrates decidió viajar en busca de aquella palabra que le faltaba. Recorrió numerosos pueblos, ciudades, aldeas, pero todo en vano, vendía sus palabras, pero no era capaz de adquirir la que le faltaba, aquella que le había prometido al comprador.

Lo cierto es que él jamás había tenido esa palabra, sí otras similares, CONOCIDOS, FAMILIARES, pero ni AMISTAD ni AMIGOS. Conoció a muchas personas, todas ellas tenían esa palabra pero ninguno se la vendió.

Pasado un mes, cansado y avergonzado volvió al punto de encuentro.

- ¿Ha encontrado la palabra que buscábamos?

- Lamento mucho decirle que no, de veras lo lamento, jamás me había pasado. – dijo Sócrates más abatido de lo normal.

- ¿Sabe? Este tiempo he estado pensando, tal vez, consigamos esa palabra juntos.

- ¿Cómo?

- Muy fácil, para conseguir la amistad debemos mantener una relación afectiva entre nosotros, el hecho de que ninguno de nosotros posea esta palabra me hace pensar que podamos conseguirla juntos.

Sócrates sopesó la oferta del caballero, y tras unos minutos se dio cuenta de que tenía razón, la única forma de obtener aquella palabra era creándola juntos.

Así fue como el vendedor de palabras obtuvo aquella que la faltaba y ambos juntos recorrieron numerosas ciudades vendiendo sus palabras a cuantos las necesitaban.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Finde

No recuerdo demasiadas cosas del fin de semana, solo risas y alguna que otra lagrimita, que negaré.
Tampoco recuerdo aquella frase  por la que no podía parar de reir. Solo algunas cosas.

Tu y yo cantando "No tendría que quererte... y sinembargo te quierooo" En un tono demasiado alto.. (nos oia todo el mundo)
Yo regulando el tráfico para dismular que estabas haciendo pis y ella riendose sin parar mientras nos observaba.
Vuestros gritos para que no me "tirara" del columpio, ¿veis como no era tan complicado bajar?
Las raices cuadradas y sumas que os hice para convenceros de que no estaba alcoholizada... (¿Coló?)
Vuestro "vamos Ana sal a bailar que tu lo haces fenomenal " cuando yo más cansada estaba.
El subidón del concierto cuando tocaron las canciones que más me gustaban.
Vuestras caras mientras cantaba como loca (¬¬ putos cortarollos)

Pero sin duda, de todo lo que recuerdo, tu frase aún me hace gracia.
- Puf esa tia.. habla demasiado.
- Sí, es bilingüe.
- ¿ein? ¿¿Bilingüe???
- Claro, además habla por los codos.

Grande, sí señor.

Besitos con sabor a zumo de Naranja.

Pd. Anónimo, dame vidilla, pistas.. etc.. jajajajaj ya que te manifiestas, hazlo bien.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Hace unos días tuve que ir al psiquiatra, tan solo necesitaba un certificado diciendo que era una persona “normal”. Me lo dieron, que conste.


Tras unas cuantas preguntas el psiquiatra me dijo que daba fe de que estaba mentalmente sana.

- ¿Y ya está? – Le pregunté – No me vas a hacer un test, ¿el de Rochas o alguno de esos?

- No, la verdad es que no, además esos test son complejos.- dijo él riéndose.

- Pues vaya, la primera vez que vengo a un psiquiatra y ni siquiera comprueba que estoy bien. Deberías hacérmelo, en casa siempre me dicen que estoy chalá.

- Hombre yo doy fe de que no lo estás.

- Ajam, tendré que hacerme una fotocopia de ese papel, por si las moscas.

El pobre hombre intentaba rellenar el informe mientras yo, aburrida le daba palique. Bueno Ana, te leo lo que he puesto.

- Bueno, se nota que es médico.

- Pero no es culpa mía, ¿tú en qué colegio estudiaste?

- ¿Yo? En un uno público cerca de mi casa.

- Aha, yo también, ¿sabes? De pequeño hacía cartillas de caligrafía.

- Y yo

- Ya, creo que la de los chicos estaban defectuosas o eran distintas a las de las chicas.

- O eso o que no la hacías.

- También puede ser. – Continuó escribiendo.

Aburrida eché un vistazo a los cuadros (realmente deprimente), junto a él había una muchacha que me había presentado pero cuyo nombre, para variar, no recordaba.

- ¿Tu estás de prácticas o algo así?- le pregunté con una amplia sonrisa (aún podían suspenderme)

- Si, yo soy psicóloga y hago algo así como prácticas, pero mi letra es mucho más bonita, dónde va a parar.

Sonreí para no dar más caña al psiquiatra allí presente, no quería traumatizarlo.

- ¿Y qué tal? ¿Te deja hacer muchas cosas? A veces en las prácticas...

- Si, es muy majo.

- Bueno, a mí me viene genial, me quita trabajo. – Contestó él.

- Si, por lo que he visto en el recibidor debéis tener mucho.

- Bueno Ana, te leo lo que he puesto [Aquí venía algo así como que era una persona que razonaba correctamente, consciente de la realidad, etc.] ¿Qué te parece?

- No se, tu mandas.

- No cierro el sobre para que hagas una fotocopia para tu madre y enmarcarla.

- Ah gracias, ya que estás podías especificar que tengo un C.I. Normal.

- ¿Para qué normal? Ya que lo pones pon que es alto - Me dijo mi nueva amiga.

- La idea es que cuele, si pongo eso, se olerán algo raro.

Tras unos gracias, encantada y buenos días. Me dispuse a la salida. Él me llamó por última vez.

- Ana.

- ¿Si?

- Hay gente a quien le he hecho un informe negativo con lo que hemos hablado tu y yo. Realmente está todo bien.

- Uff. Gracias, es un alivio.


Si, realmente no sé como me dieron el certificado, se me piró la pinza un poco.

Pd. ¿Queda claro que no soy la única que no sabe imitar el acento argentino y termina liándolo con el gallego?

http://www.youtube.com/watch?v=4BIoaOSLSkw

lunes, 6 de septiembre de 2010

Espejito mágico...

Creo como el tiempo, hoy los niños estaban revueltos, y yo, extrañamente irascible. Suelo tener paciencia pero ha habido un momento en el que se empezaban a desmadrar más de la cuenta, dos niños dando palmas, tres gritando y corriendo en círculos (nunca entenderé la tendencia a correr en círculos, tal vez sea por jugar tanto a la zapatilla por detrás.) y otros tantos tirándome de distintos puntos de la ropa para llamarme la atención mientras yo intentaba dar cola a sus “creaciones” de plastilina y taparme para no exhibir nada indebido. No he podido remediar sacar la verdulera que llevo dentro y con dos gritos estilo ogro he conseguido que se estuvieran quietos (un par de minutos). Como empezaban a hartarme demasiado he pensado en hacer algo relajado, aprovechando dos colchonetas grandes en mi clase he decidido hacer un “Taller de Cuentos”, es decir, todos callados y tumbados mientras yo cuento un cuento.


Como mi memoria es TAN selectiva, he de cogido uno de los libros del cole.
Blancanieves (por petición popular, es decir, griterío).
Al empezar a leer me he dado cuenta de que el vocabulario no servía para los niños de tres años, de modo que a medida que leía improvisaba poniendo voces y gestos (si, era un show) la cosa es que leyéndolo me he dado cuenta de la crueldad del cuento. Varias veces hablan de matar a Blancanieves, viendo sus minicaritas me ha dado tanta pena que he versionado el cuento cambiando estar malita por muerta… ¡Cómo será el cuento que he terminado diciendo que la policía se llevaba a la madrastra a la cárcel por ponerla mala! :P. (Se lo han creído)

Es una tontada, sí, pero me ha hecho pensar, ¿Cuál es la moraleja del cuento? ¿Qué si eres muy guapa, tonta (porque te dejas engañar con la manzana) Maruja, (porque se dedica a limpiarle a siete tíos mientras ellos, machos traen la comida) terminarás con un príncipe azul? ¿Qué siempre habrá alguien más guapo que tu? ¿Qué si no eres guapa, eres mala? A medida que leía el cuento me daba cuenta de cómo han cambiado los tiempos. De hecho ahora, que fueran enanitos hasta sería ofensivo. ¡Qué cosas!


En fin, os ilustro post con mi propio espejito mágico, lo encontré el sábado en un neceser olvidado.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Cómo ya hablé mucho de mi en la otra entrada, esta vez os hablaré de un descubrimiento.


Hace unos días revisando los Favoritos en busca de cursos y más cursos descubrí que tenía un enlace un tanto raro… ¡Asco de vida! No recuerdo como llegó ahí, pero si somos sinceros ¿alguna vez me acuerdo de algo? La cosa es que estaba tan aburrida que me dio por leerlo. Desde entonces me he “viciao” y lo leo cada día. Son tres webs (supongo que de los mismos tíos)

Asco de vida es una web en la que los usuarios cuentan experiencias (no sé si sinceras o no) os dejo una muestra. El enlace es: http://www.ascodevida.com

Hoy, estaba con mi novio en la cama, le he empezado a morder por el pecho y me dice: "más abajo", a lo que yo he ido bajando y cuando aún no había llegado a su miembro va y me dice: "ahí ahí". Le picaba la barriga, se dio media vuelta y empezó a roncar. ADV

Hoy, he perdido una amiga por reírme de ella cuando, con 22 años, me ha expresado su mayor preocupación: teme que, si se queda embarazada, al no tener relaciones, le vuelva a crecer el himen y entonces el niño tenga taponada la salida. ADV

Otra de las webs

http://www.vistoenfb.com

En esta salen todas las tonterías que la gente se pone en tuenti y en facebook en su perfil, Me encanta leer lo que se ponen los morenihkos. No os pongo un trozo porque como son fotos, no sé como se hace.

Esta última…

http://www.teniaquedecirlo.com/

Es la que menos gracia me hace de las tres, simplemente son quejas o algo que quiere decir la gente, sin más.
Ambi Pur, tenía que decir que tu nuevo anuncio de las tres fragancias es raro. Puedo entender el olor a brisa marina, incluso el de hierba cortada, pero el de ventanas abiertas... ¿a qué narices huele una ventana abierta? TQD

Espero que las visitéis y me contéis que os parecen..Necesito más yonkis en el club jajajajaja un besete.

Me acompañan...