A ver qué encuentras...

jueves, 25 de febrero de 2010

Clara II

Os dejo un nuevo trozo, es un cuento más o menos infantil, por lo que no espereis que todo tenga sentido. Además he decidido que sea más largo que los demás... Espero que os guste. :P

Volvió al cuarto de sus padres y esta vez los despertó:


  -  ¡¡Mamá, mamá creo que nos han robado!!


  -  ¿¿Pero qué dices Clara??- le increpó ésta sobresaltada


  -   Sí mamá, nos han robado pero solo los libros, no los encuentro por ninguna parte.


Su madre relajó la expresión de su rostro, giró la cara y miró sobre su mesilla de noche, ciertamente ahí no estaba su libro, después se incorporó ligeramente y miró por encima de su marido (aun dormido) y comprobó que en su mesilla tampoco había rastro del libro.


  -  No entiendo nada, ven Clara vamos a mirar por casa.


Recorrió las habitaciones como minutos antes había hecho Clara, pero no encontró ningún libro. ¿Cómo era posible? La madre de Clara registró hasta la mochila de su hija, esperando poder ver sus libros de clase, ni rastro. Ambas despertaron al padre, juntos los tres decidieron buscar más información. Llamaron a su vecino y éste pudo corroborar que en su casa tampoco habían libros. Clara cada vez se ponía más nerviosa, algo realmente extraño estaba ocurriendo.


Tras el desayuno, su madre encendió la televisión, estaban dando un noticiario especial. “ Esta mañana ha ocurrido un hecho insólito, los libros de todo el mundo han desaparecido. Las autoridades están trabajando para poder solucionar este problema. Han desaparecido libros de todos los países e idiomas. España al igual del resto de países mundiales están en alerta roja. Las autoridades solicitan ayuda de los ciudadanos, si tienen alguna información pertinente, llamen al teléfono que aparece en pantalla.”


"¡Oh no! "A Clara se le vino el mundo encima, ¿Cómo podía haber ocurrido eso?¿Quién sería capaz de robar todos los libros del mundo? ¿Qué sería de ella? ¿Ya no existirían los sueños? ¿la fantasía? ¿La gente se olvidaría de las letras? ¿Por qué? No podía dejar de preguntarse simplemente por qué.


Ese día, se suspendieron las clases, hasta nueva orden los colegios permanecerían cerrados, pues, según decían las autoridades, sin libros era muy difícil aprender.


Tras pasar un par de días sin colegio y sin libros la niña empezó a aburrirse soberanamente, había intentado jugar con una antigua muñeca, pero no podía dejar de dar vueltas al tema de los libros. Sus padres veían como Clara cada día estaba más triste, una tarde la animaron para que bajase a jugar al parque alegando que así podría divertirse. Ella pensó que llegados a este punto cualquier cosa sería más divertida de lo que hasta ahora hacía.


El parque cercano a su casa estaba repleto de niños, a decir verdad apenas había diferencia con cualquier otro día, tan solo había un par de niños nuevos, tres contando con ella, aunque ella solía ir al parque a leer, de modo que a los demás niños los había visto en otras ocasiones. Los dos niños nuevos parecían tan despistados como ella. La niña estaba de pie, mirando fijamente el columpio. Era morena, con el pelo corto y una pequeña mariposa por horquilla, sus ojos eran grandes y levemente rasgados. El chico era rubio, con el pelo muy corto y unas gafas de color azul de las que Clara pensó debían sujetarse de milagro, pues el niño tenía las orejas y la nariz algo pequeñas, él estaba observando como una filita de hormigas transportaba trozos de patata frita a su hormiguero. Pensó que ambos chicos debían tener su edad y en vista de que los demás niños jugaban sin hacerle el menor caso, decidió intentar hablar con ellos
.

lunes, 22 de febrero de 2010

Clara

   A Clara le encantaba leer, era su pasatiempo preferido, más aun que jugar con las muñecas , a rayuela o incluso el escondite. Sus compañeras de clase no entendían por qué le gustaba tanto, para ellas leer entraba en la categoría de “deberes” y por lo tanto, algo aburrido. En cambio, Clara consideraba la lectura como una diversión, leer le permitía dejar volar su imaginación, podía vivir mil y una aventuras, convertirse en un chico, en una chica, y hasta en un dragón si quería, solo dependía de quien fuera el protagonista de la historia.


   Clara era una niña algo menuda para su edad (exactamente 7 años y 8 meses), sus ojos eran grandes y redondos de color azul y su pelo naranja, siempre lo llevaba recogido en dos grandes trenzas para que éste no le molestara al leer, sobre sus mejillas se posaban un gran número de pecas, sus manos eran pequeñas pero firmes. A diferencia de la mayoría de las niñas pelirrojas a Clara le encantaba serlo y le chiflaban sus pecas. En colegio a veces se reían de ella por ser diferente, pero a Clara le encantaba ser diferente, los protagonistas de sus cuentos siempre tenían algo que les hacía diferentes al resto.
   Pasaba muchas horas leyendo, mientras desayunaba, al terminar los deberes e incluso muchas noches cuando sus padres la creían dormida ella seguía leyendo con una pequeña linterna y bajo las sábanas, para que la escasa luz que concedía la linterna no le delatara.

   Como las preferencias de Clara no tenían mucho que ver con las del resto de niñas de su edad, ella apenas tenía amigas, en realidad, no tenía ninguna. Al principio sus compañeras de clase la invitaban a jugar en los recreos y ella rehuía la invitación para pasar todo el recreo enfrascada en algún cuento o metida en la biblioteca buscando algo nuevo para leer.


   En su cuarto los juguetes brillaban por su ausencia y no por que sus papás no pudieran costearlos, sino porque siempre que alguien le preguntaba a Clara qué quería de regalo, ella respondía que un libro, de modo que en las paredes de su cuarto podían verse grandes estanterías repletas de libros diferentes, por tener buenas notas, por su cumpleaños, por su santo, etc.


   Un domingo por la mañana cuando Clara se despertó vio las estanterías de su habitación vacías, no había ni un solo libro. Instintivamente miró a la mesilla y tampoco encontró el libro con el que se había quedado dormida hacía unas horas. De un brinco salió de la cama y corrió al cuarto de sus padres. Sobre las mesillas tampoco estaban los libros de papá y mamá, atravesó el pasillo como un rayo y se dirigió al despacho de papá, ni rastro de aquellos tomos de medicina que tanto le gustaban a papá. Desorientada decidió ir a la cocina en busca de un vaso de agua. Estaba bebiendo agua cuando se dio cuenta de que tampoco estaban los libros de cocina. ¿Qué había pasado? ¿Dónde estaban los libros? ¿Les habían robado todos?

domingo, 21 de febrero de 2010

Duda

¿Por qué serán tan jodidamente aburridos los domingos?

Me aburro desde que me he despertado, he limpiado mi cuarto, cambiado las sábanas (esto ocurre cuando me aburro mucho), me he pintado las uñas (de transparente.. que para quien piense, ¿ y para qué?, diré que dejar de aburrirme y darme brillo), me he depilado las cejas (dos minutos porque hoy no tengo ganas de aguantar dolor), he mandado curriculums, he chateado, he dado de comer, plantado y todo aquello que se puede hacer en el facebook, he cotilleado algún tuenti ajeno, he saludado a un par de personas en el msn, me he tumbado en la cama sin pensar..pensando..descalza.. calzada..del derecho..del revés.., he mandado un par de sms (y porque no estoy para hablar, sino hasta habría llamado) he rellenado un impreso, me he cambiado varias veces de ropa, encontrado el cargador y cargado el móvil, leído algunos blogs, estudiado concienzudamente el gotelé de mi cuarto en busca de objetos sospechosos dignos de admirar (creo que he encontrado un delfín, un cruasan [no tengo ni idea de como se escribe], un corazón y un trébol) he visto una peli... y de no ser porque tengo la nariz más pelada que el culo de un tití me haría una sesión de metrosexual (cremas, depilación mejor, mascarillas) pero no tengo ganas..




En fin.. que estoy aburrida y no salgo porque para colmo, estoy resfriada.

Pd. unas horitas después.. ¿Se puede decir que he hecho algo productivo?
Una fundita para el movil con un plano de metro :)

viernes, 19 de febrero de 2010

wawawa...

A veces las cosas no salen como esperas... no me han llamado para el curro al que fui a la entrevista el otro día..wawawa (típico sonido de perder en un concurso), para colmo me he levantado con un trancazo (y no del estilo de Carmen de Mairena, que al menos eso tendría algo bueno) que yo no me entiendo.. estoy en Cádiz, diluviando, con tan solo un par de camisetas sin abrigo.. tiritando y con las zapatillas empapadas (que si lo llego a saber me disfrazo de buzo) y no me pongo mala, vuelvo a Madrid, me pongo unos pantalones, unos leggins debajo (sí, que fina soy) y un polar, mi abriguito y demás, apenas piso la calle.. y zas!! resfriado..El mundo es un sin sentido.

Pd. ¿Quieres ganarte el sustento para tus hijos y dejar de mandarme mails, Campanario?
Pd. Va por tí: Tú juegas a engañarme, yo juego a que te creas que te creo
Pd. ¿Qué se ponen las Polacas en el pelo? Po... laca!!!! jajajajjajajajajajajajjajajajajajajaj

martes, 16 de febrero de 2010

¿Calvo?

Nueva teoría, evidentemente como todos sabemos para poder llegar a una teoría es necesaria partir de una hipótesis, en este caso voy por la hipótesis, pero terminaré en tesis, lo prometo..



Sí, sé que os resultará extraña, ¿pero algo en mí no lo es? ¿alguna de mis teorías tenía pies o cabeza? (Bueno recuerdo cierta teoría con croquis... (recuerdas Gema?) que tenía pies y cabeza jajajajja)
Bueno a lo que voy, mi nueva hipótesis va sobre el culo. Sí, más concretamente los pelos del culo...
No recuerdo bien en qué momento me paré a preguntarme...
¿Por qué los tíos tienen pelos en el culo? ¿ Por qué las tías no? ¿Por qué cuando un tío (porque casi siempre son los tíos) enseñan el culo se le dice hacer un calvo? ¡¡Si tienen pelos!! ¿Cuanto puede doler que te hagan la cera en el culo?
Estas son mis nuevas preguntas, por ahora sin respuesta... pero... conseguiré una, solo tengo que madurar la idea un poco más..¿Alguien tiene una posible respuesta?

En fin lo único que tengo claro de todo esto es aquella mítica frase de... “ digan lo que digan, los pelos del culo, abrigan” no he conseguido averiguar quién es el autor, pero era un sabio.
he aquí, "calvos-peludos"


La falora del mar

La primera canción que recuerdo haber cantado (mal, de pequeña cantaba igual de mal, pero cantada al fin y al cabo)
Mis padre siempre me cuentan que les gustaba oirme cantar.. " esta noche no alumbra la falora del mar..."

viernes, 12 de febrero de 2010

Ole ese Cai

¡¡¡Qué me voy pa´Cádi!!!


Ya sabéis que yo Cádiz llevo un poquito en la sangre y más El Puerto Santa María, pues me voy... ea!! Hace años que quería volver y como no, en carnavales, (quién me conoce me lo ha oído decir más de una vez) este año tengo la “oportunidad” porque no es que deba.. pero bueno... ahora  nunca ¿no?, que el año que viene con las opos tendré mi jaleo montado... así que..pa´ Cai, jajajaja

Os dejo algunas chirigotas que oí el otro día y me gustaron bastante.. de todas formas yo es el oír el “pito ese que no sé como se llama que suena en las chirigotas” y ya, me gustan...jajajajaja








Os pondría mil más.. pero no es plan... jajajajaja
Pd. Me tortura pensar las 8 horas de viaje...

Pd. Si no te llamo no será que no te quiero, ehhh pavita.. que no te he cambiado por NADIE N-A-D-I-E (como diría la legionaria de gh), será porque estaré o durmiendo o alcoholizando o con resaca jajajajaja una de las tres fijo, (aunque puede que las tres juntas también) Por cierto, tienes deberes.. el Domingo sin falta lo quiero ver eh, eh, eh.
Pd. Necesito presión, no he hecho la maleta aún...

martes, 9 de febrero de 2010

Ella dice:

¿qué buscas?


Ana dice:
umm
de todo

Sí, hoy tengo el día “buscón” busco de todo, y entre ese “todo” he buscado trabajo esta mañana, en los portales típicos de Internet, muchos dicen que no sirven, pero toda mi vida encontré trabajo así, confió en seguir y a pesar de que estoy trabajando necesito trabajar más. Entre otros puestos extraños, como jóvenes con muchos años de experiencia y demás cosas, esta mañana me ha hecho sonreír este anuncio


Descripción. Detalles de la oferta:
Se busca gente extrovertida para vender cerveza con una mochila (peso 18 kg) entre los asistentes a los conciertos y festivales que se celebran en la provincia de Madrid. Salario entre 7-12 ¿ netos / hora. Es un trabajo que te permite disfrutar de la música y ganarte un buen dinero.
Requisitos
Formación mínima:Graduado Escolar Experiencia:Sin Experiencia Requisitos mínimos:Entre 18 y 35 años. Requisitos deseados: Documentación en regla

Si miro el lado bueno, entro dentro de los requisitos mínimos, de la experiencia y de la formación mínima, de los requisitos deseados también pero me hace gracia.. deseados dicen.. ¡Qué legales!
Me encanta el detalle de tenerte pesada la mochila ya y de que necesites ser extrovertida...
Por su puesto, he enviado mi currículum....

sábado, 6 de febrero de 2010

Otra carta

Ais.. mira que odio las moñadas... a ver que os parece esta nueva carta, es más amorosa, ¿servirá?.. ¡¡¡Quiero críticas!!!!

Quito la carta porque pone que deben ser inéditas.. cuando pierda el concurso la pongo..jajajaj
 

Opinión...

Aquí estoy de nuevo.. esta vez vengo a pedir, ¿se me nota la cara de buena? espero que sí y que por eso me ayudéis jajajaja.. 


Debido a mis horas muertas improductivas he decidido hacer algo con mi vida.. Si tenemos en cuenta que no puedo seguir estudiando por falta de pelas, pues se me limitan las opciones, currar más por falta de curro, etc.. Al grano Ana.. que te vas..el tema, me presento a un concursillo nuevo (sí, me aburro mucho, lo sé) el concurso va de cartas de amor en cualquiera de sus variantes. Voy a enviar dos, una no tan moñas y está. No es muy moñas que digamos, pero es que creo que si escribiera algo demasiado moñas yo sola me pegaría y al final no molaría nada .. La cosa es.. criticarme. Os dejo la carta pero necesito críticas, buenas (no tanto) y malas, (estas las que más).
 

Necesito la carta para otro concruso.. deseadme suerte :)

Pd. GRACIAS a todos cuantos os tomeis tiempo y molestias en leer y ayudarme.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Alicia en el Pais de las Maravillas



Hace unos días fuí a ver Avatar, a la salida de la sala me dí de bruces con un cartel, era la nueva película de Tim Burton. No sé de cine, debo dejarlo claro. Se qué pelis me gustan y por qué, pero no sé más. Este típo de películas no sé que tienen que me atraen, como Pesadilla antes de Navidad o Charlie y la fábrica de chocolate. Cuand ví el cartel de Alicia en el Pais de las Maravillas me quedé parada un rato, pensando que sin duda, si alguien tenía que llevar ese cuento a la gran pantalla era él.



He de decir que el cuento es el que menos me gusta, la historia desde pequeña nunca me gustó, no sé exactamente porqué pero me daba miedo y me hacía sentir algo extraño, esto también me pasaba con El Laberinto de David Bowie.


Siento que la foto no se vea muy allá es lo mejor que he encontrado, para que intenteis recordarla. (Si alguien tiene interés).
El tema es, que no sé porque la historia de Alicia me daba una sensación rara, no sé si era ese gato extraño, o la reina de corazones, que dicho sea de paso, está genial.



En fin, no escribo más porque no sabria explicar nada bien sobre cine, lo que sí digo es que espero verla, y que probablemente me de la misma sensación que el libro o los dibujos.

Por cierto, aquí os dejo el trailer.

Pd. Jajaja, veo que no solo me pasa a mí, mi hermano me acaba de decir que sentía la misma "angustia extraña"
Pd. Espero tu reseña, esto es solo para que te piques y la hagas bien tú, jajaja.
Pd. Gemarrr... que sé que lees esto.. me voy a Cadiz.. ya te contaré. (Veo que a este paso por mail...)

lunes, 1 de febrero de 2010

Abuelos


Siempre me gustó ir a casa de mis abuelos. No sabría decír cuantas horas he pasado allí, cuántas historias me han contado. Miles de risas y lágrimas en aquel salón. Su casa es pequeña, nada más entrar hay una pequeña entradita, de ella sale una puerta, la de su cuarto. Nunca he entrado, la respeto demasiado, alguna vez mi abuela me ha llamado estando ella dentro y yo simplemente he asomado un poco la cabeza para saber qué quería. No entiendo porqué ese respeto, pero lo tengo.

Junto a la puerta hay un cuadro de algún Papa que yo, no reconozco, mi abuela no sé si es creyente o simplemente es costumbre, frente al cuadro un pequeño mueble con un tapete hecho por ella y sobre él fotos de sus nietos, somos muchos y por ello tiene fotos por toda la casa.
Una vez pasada la entrada, se encuentra el salón, pequeño (como la casa) y acojedor, tiene una gran mesa de comedor, ocupa más de medio salón, un pequeño sillón y un sofá , estos están junto al balcón. Ése es el rincón preferido de mi abuelo. Y el mío. Me encanta sentarme a su lado, juntos vemos cualquier cosa en la tele, a la gente pasar por la calle, jugamos al mus, al ajedrez y sobretodo hablamos. Mi abuela, siempre anda dando vueltas por la cocina, sale y nos mira, mientras sonrie vuelve a lo suyo. Con ella también paso las tardes hablando, cocinando, lo que se tercie, pero mi abuelo.. es especial.
Una tarde después de que mi abuela curzase el salón con alguna excusa para vernos entró en la cocina, yo me giré y dije:


- Abu, ¿Tú cómo conociste a la abuela?


- Chatilla, ya lo sabes. - Siempre que se dirige a mí o a mi abuela nos llama Chatilla.


- A ver, sé que érais del mismo pueblo Abu, pero no sé más ¿Cómo conseguiste que la abuela fuese tu novia? Los dos sabemos que gasta un carácter...


Me miró con picardía y echó una fugaz mirada a la cocina, por si había movimiento y susurrando me dijo:
- ¡Y qué carácter tenía mi Chatilla!, esto no es nada. Pero bueno, si tanto te intriga Ana, te contaré la historia.


Carraspeó un par de veces, sacó un cigarro de su paquete lentamente y lo depositó en sus labios, ligeramente caido, con un ágil movimiento enderezó el cigarrillo y lo encendió, dió una larga calada, después me miro y comenzó:



La Chatilla y yo nos criamos en el mismo pueblo, por aquella época España estaba catastrófica, la gente se marchaba para trabajar en el campo y apenas venía al pueblo los fines de semana. Por ello de pequeños no nos vimos mucho. Fueron pasando los años y nosotros crecimos.
Un día, en el baile me fijé en ella, era la más seria, la más dura y arisca. Los chicos ni tan siquiera se le acercaban. Y muchos ni a sus amigas. Aquel día en el baile yo estaba con mi primo Paquillo, él quería bailar con una amiga de la abuela pero si mi Chatilla no tenía acompañante ella no podría bailar tampoco.
Ambas estaban al final del baile, hablaban entre ellas. La abuela llevaba un vestido rojo con flores pequeñas, el pelo ligeramente recogido en un moño con algunos mechones caidos. Paquillo saludó a la amiga de la abuela y ella sonrió, dijo algo fugaz a tu abuela al oido. Yo dí un paso hacia delante y saludé también, después le ofrecí mi mano a la abuela y le pregunté si quería bailar, sorprendentemente me dijo que sí.
Durante la primera canción ni hablamos. En la segunda nos preguntamos el nombre. Después dejamos de bailar. Por aquel entonces si bailabas más de una canción con una muchacha todo el pueblo comentaba al día siguiente que estabas interesado en ella.


Pasaron las semanas y en cada baile tu abuela y yo bailabamos un par de canciones, poco a poco nos fuimos conociendo. Siempre había pensado que tu abuela era una mujer dura, recia, con mucho carácter y arisca, poco a poco conocí a mi Chatilla, su sonrisa era dulce, su risa contagiosa, sus ojos hablaban por sí mismos. Empecé a pasar por su calle con excusas tontas solo para verla. (Sonrió recordándolo). Hasta que un día, me ofrecí para acompañarle a casa a la vuelta del mercado, ella llevaba varias bolsas y con esa excusa pude caminar a su lado. Un par de calles antes de llegar a su casa, la miré y le dije que me había cautivado, que estaba enamorado de ella y que necesitaba estar con ella el resto de mis días. Ella me miro y tímidamente sonrió, yo la besé y el resto.. ya lo sabes Ana. Así es como conocí a mi chatilla y desde entonces no me he separado de ella ni lo haré a menos que Dios lo quiera así.


Yo le sonreí e iba a decir algo cuando de pronto mi abuela cruzó el salón y con los ojos llenos de lágirmas nos preguntó si queríamos arroz o pasta para comer.


Ninguno dijo nada, pero se dijeron todo con la mirada.


Mañana voy a comer a casa de mis abuelos.

Me acompañan...