A ver qué encuentras...

miércoles, 15 de diciembre de 2010

¿Paciente o impaciente?


Llevo días dándole vueltas a algo (no, a lo de que me va a tocar la lotería, no. Sí, me va a tocar, sólo hay que ver la mala salud que tengo) tengo una duda. ¿Se puede ser paciente e impaciente a la vez? Porque yo, lo soy. (Si, soy rara de cojones)


Hace unos días en una de esas duchas en las que me dedico a hilar pensamientos (me pasa más de lo que debería) terminé pensando sobre mis “virtudes” (por cierto, un saludo a las Virtudes, que me hacían mucha gracia) y mis defectos. Entrecomillo sólo unas, porque mis defectos tengo claro que lo son, las virtudes… dudo.

La cosa es que entre mis defectos llegué a la conclusión de que soy impaciente. Muy impaciente. Si un día me levanto pensando en que las greñas (pelo, para el resto de la gente) me molestan, voy y me corto el pelo, sin pensarlo dos veces. Si otro me levanto pensando que quiero unos calcetines nuevos, voy y los compro (sí, no me llega para comprarme cosas más caras). Si un día me da por tener un carnet de Bob Esponja, me lo hago, y así con todo. Cuando quiero algo que puedo tener, lo tengo sin pensar en nada más que en tenerlo (véase otros verbos en la frase, conseguirlo, hacerlo, etc) por regla general actúo sin pensar en las consecuencias, dejándome llevar por lo que deseo en ese momento. Para mí eso, es ser impaciente ¿cómo lo veis? (espero que igual que yo)

Pero mi duda surge cuando me pongo a pensar en las virtudes, porque paciente me aparece en la lista (vale no era una lista, era sólo paciente y bellísima) (vale bellísima me lo he inventado, joder que tiquismiquis estamos eh).

Me atribuyo la paciencia con los demás, por ejemplo, en el cole o con los niños, les doy todo el tiempo del mundo para hacer algo, a pesar de que se les caiga una y otra vez o no lo consigan. No tengo inconveniente en repetir una y otra vez la misma cosa, o soy paciente con las personas que me “hartan” rápidamente, procuro no decirles lo que realmente desearía decirles.

En definitiva que no sé qué soy. ¿Paciente o impaciente? ¿Impaciente conmigo y paciente con los demás? ¿O no son ningunas virtudes o defectos que me correspondan?

Bueno ahí lo dejo, no doy para más. Tal vez me surjan estas dudas debido al aburrimiento o a mi capacidad de no pensar en cosas que me preocupan para conseguir que no lo hagan.

Un besito genérico y paciente para todos.

Y por favor, sonreíd, que sí, hoy no sé porqué cuesta más que otros días (a mí también me pasa) pero si no sé si sabréis que si no sonreímos un mínimo de 10 veces al día muere un gatito (aquí va un ohhhh genérico de todas las chicas).
Pd. Os pongo la foto del gatito para enterneceros más y sí, sonreíd.

10 comentarios:

  1. Pues me has quitado la idea... te iba a decir que eres impaciente (o impulsiva, me gusta más) contigo y paciente con los demás.

    Pero no creo que sea ningún defecto... aunque si esos impulsos te llevaran a comprarme a mí unos calcetines, me parecería una virtud, jajajaja.

    ¿Te has comprado ya el pie nuevo? :-P

    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Que va, además estoy consiguiendo perfeccionar lo de la lotería, me tiré media noche expulsando (vamos vomitando, que iba a ponerlo en fino pero no sé) y a la pata coja. como siga así, creo que pido a la obregón y al de la capa (nunca sé como se llama) que vuelva el qué apostamos.

    ResponderEliminar
  3. Ana te pareces a una amiga mía. Para mi querer algo y tenerlo al instante no es cuestión de paciencia sino de capricho. Lo quieres y te lo concedes.
    Supongo que realmente serás paciente.. jejeje
    es mihumilde opinión.
    Un besitoooo

    ResponderEliminar
  4. Pues yo diaría que sos impaciente, te lo dice una persona que lo es jajaj, osea... que mucho no te puedo aconsejar..

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  5. Creo que la linea que separa la paciencia de la impaciencia es muy fina... Es tremendamente fácil pasar de un estado a otro.

    ResponderEliminar
  6. yo soy impaciente, muy impaciente, demasiado impaciente, y si a eso le sumamos que soy hiperactivo (no literalmente, pero soy de esas personas que cuando toman café está insoportables, pero de verdad), ya es pa mear y no echar gota. No puedo, no soy capaz de concentrarme en una actividad tranquila más de diez minutos seguido, me aburre... y podría seguir un rato

    ResponderEliminar
  7. Claro que se puede ser ambas cosas a la vez... y no es nada raro eh, a mi por ejemplo me gusta el fútbol pero no soy ni del Madrid ni del Barça.
    Las duchas largas veo que lejos de relajarte ayudan a que le des más al tarro.

    Ah, y mándame en un privado el número ganador de la lotería porfi, que ahora mismo me vendría bien un ingreso extra... :D

    ResponderEliminar
  8. Primero, odio los gatos, por lo que de mí no saldrá ese "oooh" que esperas. Llevo un rato buscando la foto del felino y no la veo por ningún lado. Si es cierto lo que dices puede que hoy me lo haya cargado, no estaba para mucho ayer.

    Segundo, el de la capa se llama Ramón García. Tú eres de las que veía las campanadas en Tele5? Mala!!

    Tercero, voy a coger un poco de cada comentario y, resumiendo te digo: debes buscar nuevas cualidades para definir ambas cosas. No eres paciente, eres generosa y educada con los demás. No eres impaciente, eres caprichosa y coqueta. ¿Ves cómo no es tan difícil?

    Cuarto, deja de darle vueltas a la cabeza en la ducha, no te hace bien. Disfruta frotando la esponja contra la roña de cuerpo!!

    Mil besos!

    PD: Nunca he tenido un esguince y tengo una duda existencial... ¿Cómo te duchas en ese estado?

    ResponderEliminar
  9. ¿Puedes creerte que ahora no dejo de preguntarme si Las Virtudes (otro saludo por si acaso) leerán tu blog o qué?

    ResponderEliminar
  10. Creo que todos somos un poquito así, pacientes e impacientes a la vez, depende de lo que sea.

    En estos momentos tengo una sonrisa que me muerdo las orejas :)

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...