A ver qué encuentras...

domingo, 14 de noviembre de 2010

Rincón de pensar.




- ¿Sabes? mi papá y mi mamá me han dicho que se van a divorciar.
- ¿Por qué?
- No lo sé, creo que se han enfadado.
- ¡Ah! pues diles que se pidan perdon y se den un beso.
- ¿Y si no quieren?
- Mándalos al rincón de pensar.


A veces creo que en todas las casas deberíamos tener un rincón de  pensar.

10 comentarios:

  1. De pequeños vemos tan faciles las cosas, creemos que nada en esta vida puede ser complicado y que siempre podremos estar felices sin que nada nos enturbie y que cuando hagamos algo mal solo tendremos que irnos a ese rinconcito de pie y con pensarlo nos servira para arreglarlo, que bonita ingenuidad y que gran manera de pensar, ya que a veces si nos parasemos a pensar las cosas evitariamos muchos males, pero tambien nos perderiamos vivir las grandes locuras :)

    ResponderEliminar
  2. Yo lo tengo, y suelo usarlo, al menos, una vez al día. Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Piccolo, buenas :P la verdad es que no está mal parar a pensar de vez en cuando, tal vez no arreglemos las cosas pero si entendamos el porqué de ellas. Las locuras no están de más pero con límites siempre. Por cierto, gracias por el comentario.

    Sandri, no sabía eso, qué mona tu sentada frente a la pared. :P es coña, es admirable.

    ResponderEliminar
  4. No estoy para nada de acuerdo con los nuevos castigos para niños, enviándoles al rincón de pensar. Es sin duda una estupidez (eso quería dejarlo... porque es mi opinión :D)

    Y ahora, sé que cada persona tiene un rincón de pensar, pero... a veces, es complicado compartirlo con otra. No creo que está, sea una excepción.

    Cambio de blog, muy verde, esperanzador.

    Muá.

    ResponderEliminar
  5. Pavonchi yo jamás castigo a pensar, de hecho últimamente me hace gracia, porque castigo a los niños y a los 5 minutos me dicen "profe, ya he pensado" después de preguntarles qué han pensado (por no dejarles a medias) les recuerdo que yo, no les he castigado a pensar, sino a no jugar.

    Yo creo que en el fonodo hay un trozo de ese rincón que jamás compartimos. De hay que siempre todos tengamos miedos, anguistias y deseos. Porque son nuestros, si los compartieramos nos librarían de ese peso.

    Me ha costado lo mío el cambio de blog.
    Muakssss

    ResponderEliminar
  6. A mí es que me daba pena el pato.

    ResponderEliminar
  7. Jajajajja alex me hizo muchisima gracia la foto... Prometo no matarle....

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja, me parto con tus respuestas a los comentarios. Hija, tanta prisa tienes a la hora de contestar? Relee... Jajajaja. (Ayer me sentó mal la cena, creo que voy a potar). No te doy un beso, por si las moscas. :(

    ResponderEliminar
  9. se ve que iba borracha jajajajajjajaja

    ResponderEliminar
  10. Uy, no, yo estoy en contra de todo castigo físico o de aislamiento, me da grima pensar en un niño solo en un rincón... Pero en fin.

    Por cierto, no mates al pato, ¡¡¡el mundo necesita patos de goma!!!

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...