A ver qué encuentras...

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Miguel.

Miguel tiene 6 años, tiene algo que llama la atención, su expresión y su forma de hablar le hace más mayor a su edad, si tuviera que parecerse a alguien sin duda sería al niño del sexto sentido.

Día 1.

Miguel está coloreando alegremente, de pronto suelta una carcajada demasiado impetuosa para el silencio que hay.

- Miguel, ¿de qué te ríes?

- De nada, nada – dice él riéndose aún.

- ¿Cómo que nada? Algo habrá pasado ¿no?

- Emm, bueno… sólo estaba pensando cosas, cosas malas. – La cara de ella se torna a sorpresa.

- Pero, ¿Cómo que cosas malas? ¿cómo de malas?

- Muy malas - dice él mientras sigue con esa risa que llena la sala,- Me río porque estoy pensando en cosas malas.

- Bueno, dímelas ¿no?

- No, mejor no, porque creo que las voy a hacer – Y acto seguido una carcajada malévola.

Día 2.

Ella pasa lista tranquilamente, nombrando uno a uno a cada alumno, al tocar el turno de Paz, pregunta:

- ¿Paz?

- No está, está muerta.- contesta él mientras sonríe dulcemente.

- ¿Cómo que está muerta? – Dice ella sorprendida pues la sonrisa de él y sus palabras acaban de erizarle la piel.

- Si – continua sonriendo él – que está muerta, por eso no viene.

Ella continúa pasando lista, pensando que menos mal que él no ha añadido que está en un descapado, de ser así, se lo habría creído.

Al acabar las clases ella se retrasa un poco y al salir ve a Miguel jugando con Paz en un parque cercano.

Día 3.

- Bueno chicos, he decido que hoy vamos a hacer un tablero de oca. – acto seguido les facilita los materiales para comenzar a hacerlo. – debéis hacer dibujos en cada casilla. Elegir un tema, animales, flores, lo que queráis.

Minutos después ella se acerca a ver qué hace cada alumno. Al llegar a la altura de Miguel se da cuenta de que éste ha dibujado, una bomba, la muerte y va camino de seguir dibujos por el estilo.

Día 4.

Aún trabajan con la oca, está casi terminada, de repente y sin venir a cuento, él levanta la cara, le ha venido una idea a la cabeza.

- Profe

- ¿Sí, Miguel?

- Creo que Paz no está muerta.

- ¡Pues claro que no está muerta!

- Creo que simplemente no viene a clase.

Día 5.

Ella propone “colorear” un dibujo con plastilina, él entusiasmado se sienta en un rincón, al rato se acerca a ella enseñándole un muñeco que ha hecho con la plasta:

- Mira profe, un torero.

- ¡Anda qué chulo! – aunque en realidad no es más que un buruño de colores negro, amarillo y rojo.

- Si, mira – señala él un trozo rojo.- Es un torero muerto, sangrando.

Definitivamente tengo un alumno que me tiene acojoná. Lo que da más miedo no es lo que dice, sino cómo lo dice y con qué cara.

Pd. No se llama Miguel.
Pd. Tras media hora de ducha calentita he llegado a una conclusión, con media hora en remojo sólo se me arrugan los dedos y las palmas de las manos.

8 comentarios:

  1. Jooooder, pero qué clase de niños hay por ahí? Está obsesionado con la muerte. Bueno, mejor dicho, con la muerte con sangre. Para mí que sus padres, en vez de ponerle películas tipo La Sirenita, le ponen otras, como El Resplandor. A mí también me daría miedo. Deberías hablar con sus padres, no es normal.

    ResponderEliminar
  2. jajajjajajajajajajaj y eso que no le oyes, de verdad, nos tiene acojonadas a mí y a mi coordinadora :P

    ResponderEliminar
  3. yo que tu iba escribiendo una carta en plan "si he muerto, este es el responsable", porque lo de ese niño tiene cojones... ¬¬

    ResponderEliminar
  4. jajajjajajaja dios, tenías que haber visto mi cara con lo de que la niña estaba muerta, me puso la piel de gallina eh... niño loco..jajajajja

    ResponderEliminar
  5. Fea, tienes que hablar con sus padre.

    Lo más normal es que lo haga por llamar la atención, aún así, debes informar a sus padres y saber como se comporta en casa.

    ¡Ya sabes!

    ResponderEliminar
  6. Siendo yo la de extraescolares no lo veo, la verdad, ese niño está escolarizado en un centro, creo que los padres se pueden ofender. Esperaré a ver como avanza, sinceramente creo que "Miguel" debe ver muchos dibujos violentos.

    ResponderEliminar
  7. Pues no me imagino qué hará en casa el tal Miguel. De todas formas, ya va bien que exterirorice tanta agresividad con los dibujines y no con los compis pero no estaría de más que tuvieras una charleta con sus papis o con la tutora...
    Me gusta tu blog y su título. Esa frase siemrpe me ha fascinado y me gustaría que nos ilustraras sobre su origen señorita profesora...
    bsos
    b

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...