A ver qué encuentras...

martes, 9 de noviembre de 2010

Al llegar a casa, algo adormilada del camino, sintió aquel calor tan confortable. Subió las escaleras despojandose de aquella ropa que le había acompañado durante el largo día. Una vez en su cuarto se dejó caer sobre la cama, cruzada (postura que le encantaba) con los pies fuera de la cama hundió la cara en la almohada y pensó, pensó cuánto cambiarian las cosas. Pensó tanto que incluso sintió vértigo.




Pd. No tiene nada que ver, y sé que no lo leeran ninguno/a de los implicados, pero gracias. Gracias a  los 10, gracias por esperar que os mandara ese mensaje, y gracias por alegraros.

8 comentarios:

  1. Tanto van a cambiar? La verdad que seguro es un cambio y, sobre todo, para bien.

    Hablamos mañana, prometido!

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana.
    No he podido seguir tu blog mucho ultimamente pero prometo ponerme al dia.
    Un beso.
    Fdo: Anonimator!jajaja

    ResponderEliminar
  3. Cuando quieras pavona, ya sabes donde estoy.

    Anonimator, me alegro de leerte. un besín.

    ResponderEliminar
  4. No he entendido lo que pasó...pero he prestado mucha atención...

    ResponderEliminar
  5. jajajajjaja lo admito el post es raro de cojones, pero no teneís dias en los que os apetece decir algo y que nadie sepa de qué hablais? es raro, pero es. :P

    ResponderEliminar
  6. Hombre!!! (bueno, mujer ¬¬)
    Esto me recuerda a mis ambigüedades! Te entiendo perfectamente. La verdad que sienta bien desahogarse de vez en cuando :)

    ResponderEliminar
  7. Deeeeee ¿nada? Je je je

    Como sabes tenerme en ascuas siempre, intrigarme con tus "intrigas" y dejarm toda la noche sin dormir pensando en algo que realmente no es de mi incumbencia... ja ja ja

    Un beso.

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...