A ver qué encuentras...

domingo, 31 de octubre de 2010

Lo admito, no paro.

Soy inquieta e impaciente. Tanto que he descubierto porque nunca las uñas me quedan bien pintadas (si, admito que no soy capaz de pintármelas sin salirme, pero no es eso) es porque no soy capaz de estar 5 minutos sin hacer nada.


Tan inquieta que las pelis se me hacen largas a pesar de que me gusten

Tanto que siempre que tomo un refresco termino quitando la pegatina, rompiéndola en minúsculos trozos y jugar con ellos hasta que termino por meterlos en la botella vacía (en caso de no haber pegatina, me sirve una servilleta).

Tanto que mientras estoy en el MSN manteniendo una conversación necesito hacer un par de cosas más, o me aburro.

Tanto que mientras estudio doy vueltas al bolígrafo entre los dedos, a veces sin ser consciente de ello.

Tanto que si abro los ojos al despertarme no puedo estar tumbada en la cama o me empieza a doler la tripa (si, llegado a este punto os habéis dado cuenta de que también soy rara).

Tanto que soy incapaz de ver a mi sobrino y no liarle para jugar algo (dícese mi sobrino o niño que pase por mi vera).

Tanto que en la peluquería me pongo nerviosa, me cuesta mucho estarme tan quieta que no para de picarme todo.

Tanto que jamás aguanté una mascarilla de la cara los minutos que se requieren, también me pica todo.

Tanto que los minutos previos a un examen no soy capaz de estarme quita, necesito andar, hablar, salir de clase, e incluso tanto que más de una vez he dejado el examen casi sin terminar por no estar tanto tiempo allí.

Tanto que necesito música para leer e incluso para estudiar (si, ya se que es malo…)

Tanto que “me aburro” comienza a ser mi frase más repetida al cabo del día.

Tanto que cuando veo un sudoku, crucigrama o sopa de letras, no me resisto a no resolverlo aunque sea, lo hago mentalmente.

Tanto que de pequeña no jugaba con las muñecas porque eran demasiado paradas para mí, dormían, comían ¿y luego?

Tanto que no soy capaz de pensar en algo sin asociarlo a otro pensamiento y otro y terminar así en un punto muy lejano al de partida.

Tanto que el día que me compré la estantería y la silla en el Ikea a pesar de que me dijeron que la montarían otros no fui capaz de esperarme y tuve que hacerlo yo. (La estantería fue un show porque levantarla era complicada me sacaba un buen trecho y pesaba lo suyo). Por cierto, lo desmontar muebles del Ikea me viene de familia, aprovecho para ofertar mis servicios y los de mi hermana como montadoras oficiales de muebles del Ikea (lo que mola).

Tanto que pretecnología y tecnología eran unas de mis asignaturas favoritas (a pesar de que mis compañeros eran chicos y me limitaban el trabajo)

Tanto que no soy capaz de entrar a una tienda sin tocar nada.

Tanto que tras la ducha, me envuelvo en la toalla y tal cual, chorreando aparezco en mi cuarto y sin secarme en exceso comienzo a vestirme. (Marca de familia, mi hermana también lo hace)

En definitiva soy inquieta e impaciente, pero tranquila. ¿Y vosotros?


P.D. Tenemos una nueva amiguita en el grupo… Elenita (espero que me llame tía tan pronto empiece a hablar)

7 comentarios:

  1. Pues yo soy la persona más tranquila de la tierra. Cuando me pongo lo nerviosa, casi ni lo noto digamos... dentro de mí. Empiezo a hablar como una cotorra y, a veces, sin sentido. Hablo muy rápido y ya no sólo me como las "eses", propio de mi acento extremeño, es que me como las palabras enteras. Soy un show, vamos.

    Mi cuñada me pone un poco nerviosa, porque es un no parar, tanto que corre por la casa como si se le estuviera quemando la comida o su propio culo, jajaja. En cambio yo... ya puede estar gritando un grupo de personas en la calle histéricas y, por pereza, no me asomo para ver lo que pasa. Ufff, ya no sé si soy tranquila o más bien es que soy una puta vaga.

    En fin, si alguna vez salís conmigo por ahí y necesitáis algo con urgencia... no contéis conmigo. :)

    Un besote, Reina.

    ResponderEliminar
  2. jajajjajajaj me lo apunto... yo soy inquieta pero no nerviosa.. nose... mi hermana por ejemplo es muyyyyyyyyy nerviosa me pone de los nervios... pero yo, sólo inquieta.

    un besete pava.
    A ver si te pillo y hablamos... que últimamente...flipo!

    ResponderEliminar
  3. la verdad es que yo tambien soy MUYY INQUIETO!!! NUNCA ESTOY QUIETO

    ResponderEliminar
  4. No, no paras. Pero así eres tú.

    Y tienes que sentirte orgullosa de tus manías, defectos o cosas buenas.

    Muy curioso fea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Joder, y rematas diciendo que eres inquieta e impaciente pero tranquila.
    Que buena vendedora se ha perdido...
    Con cariño, ¿eh?

    ResponderEliminar
  6. Yo también soy una contradicción andante y estoy de acuerdo con Chica del Espejo.

    C.

    ResponderEliminar
  7. Historia de la luna eres de los mios.

    Pau, no me averguenzo ni me enrgullezco, soy asi, era una simple descripción.

    Iñigo, jajajajja porque en el fondo soy tranquila, será porque todo el nerviosismo que puedo tener lo exteriorizo :P

    Anónimo C. al final podremos hacer un club.
    Me dá que no te conozco por lo que te agradezco tu comentario.
    A los demás también eh. Un beso a todos.

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...