A ver qué encuentras...

viernes, 17 de septiembre de 2010

Ella, mi media naranja.

Al enano le encanta tirarse en mi cama, no sé bien porqué, pero es uno de sus placeres, supongo. Viene a verme, se tumba mientras hablamos de algo, estudios, vida, tonterías, cosas serias. Ayer vino y le conté lo que estaba escribiendo, bloqueada le pregunté su opinión, se rió y dijo que él era capaz de hacer uno y mejor. Y así es, el nene es ingenioso, sin duda. Me fui a duchar dejandole escribir, pero como a mi, la pereza le pudo. Los dos primeros párrafos son suyos. He cambiado alguna frase o palabra que me sonaba raro. El resto de la historia la he terminado yo. A ver que os parece...

Blanca y cegadora. Como la mañana anterior me desperté con esa luz, nunca más tarde de las 10:00, acompañada de un zumbido vibrante que no desaparecía hasta 12 minutos después de que se encendiera. No llevaba mucho allí cuando me di cuenta que era un lugar de paso, había demasiado movimiento, otros como yo no paraban de entrar y salir. En tan solo un día ya era el más veterano del lugar, en cualquier instante me trasladarían. El día anterior había sido poco ajetreado. Fue un martes normal y corriente pero algo lo hizo diferente, conocí a mi alma gemela, perfecta en todas sus medidas, diría mi media naranja pero me resulta un poco violenta esa expresión. Olor fresco y dulce, la oí despedirse con un sonido suave y delicado mucho antes de lo que hubiese deseado.



Estuve todo el día pensando en ella, quizá tendría que haberme acercado, o haberle dicho algo, ahora me arrepiento, le hubiera di…Espera ¿Qué pasa?, ¡Soltadme!


Acabo de pasar de la luz cegadora a una oscuridad aún más cegadora, ¿nos estamos moviendo? No se donde voy, tarde o temprano sabia que llegaría este momento, aquí los olores son diferentes, muchos y muy variados, la única manera de abstraerme es recordar su olor.


Intento pensar en cosas felices y termino recordando mi infancia, me crié en el campo. Me despertaba al alba con los primeros rayos del sol, con la humedad del rocío sobre mi piel, los días eran largos, casi siempre calurosos, pero divertidos, pues los pasaba con mi familia. Ellos me vieron nacer, crecer y hasta madurar, llegar a ser lo que soy ahora. Somos una gran familia, tan grande que nuestro árbol genealógico era el más grande de toda la zona, eso sí, con denominación de origen.


Pero llegó el verano y cada uno teníamos que trazar nuestro propio camino, no sabíamos qué sería de nosotros, creo que separarme de mi familia fue uno de los momentos más amargos de mi vida, casi tanto como este.


Creo que hemos llegado, hemos dejado de movernos. Noto a los demás muy nerviosos, ¿A caso ellos saben a dónde vamos? De pronto el sol me impide abrir los ojos, duelen demasiado después de esa oscuridad tan absoluta, para cuando consigo abrirlos estoy dentro. De nuevo una luz blanquecina sobre nuestras cabezas, pero consigo ver. Estoy rodeado de nuevo, encuentro algunos de los desaparecidos el día anterior, tristes, cabizbajos, con los ojos inundados de lágrimas, tal vez ellos saben que llega nuestro final. ¿Estará ella también? Ansioso busco entre los demás, su olor me seduce nuevamente. Es ella. Está. Con algo de brusquedad me abro paso entre los demás, hasta llegar frente a ella. ¿Y ahora? ¿Qué le digo? ¡Se ingenioso!.. Ya está…


Eh… ¿¿Qué ocurre?? Nooooo, nooooooo llevadme a miiiiiiiii, a ella noooooooooo.. oh oh… ¿A dónde la lleváis?? ¡¡Ohhh Dios Mio!! Pero… la están destrozando, ¿¿Por qué??? No puedo mirar, ¿¿Qué hacen?? Solo espero que no sufra, ¿¿Ese será nuestro final??? ¿Ese? Intento escaparme como puedo, pero justo cuando estoy a un paso de salir, noto como una mano se aproxima a mí. Me han cogido. No queda salida. Mi único consuelo y pensamiento antes de la muerte es que al menos seré exprimido dónde ha sido ella exprimida y juntos formaremos ese rico zumo de naranja.

y ahora.. ¿quién no es fan del enano?. Lo peor es que el jodio no ha leido ni un libro en su vida, tan solo la mitad de " El niño del pijama de rayas" ya que me convencíó para contarle la otra mitad.

Un besito con sabor a menta.

4 comentarios:

  1. Solo puedo decir...Y lo bueno que esta el zumo de naranja recien exprimido?

    Pero las naranjas tienen sexo?

    ;P

    ResponderEliminar
  2. Qué paranoia!! El enano, como tú dices, no lo hace nada mal. Un besito "Enano". Reina, ya hablaremos, en mi blog dejo que lo que me ha pasado. Millones de besos con sabor a lejía. :)

    ResponderEliminar
  3. No pillo esto de mi blog de no dejarme firmar eh... pss... mala gente
    Anónimo.. quien habla de sexo????

    Sandrii, ya te he leido.. pavona a ver si se arregla..
    jajajajja deja la lejía yonki

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...