A ver qué encuentras...

miércoles, 26 de mayo de 2010

Caracoles!!

Me estoy dando cuenta de que últimamente utilizo el blog a modo de confesionario, (creo que Gran Hermano ha hecho mella en mi) de hecho si os dais cuenta os he puesto un sofá en el que perfectamente se cabe tumbado… (Rollo psicólogo argentino… Y vos, que pensás…) Si, se me va almendra.


Bueno hoy voy a confesar que no me gustan los animales. Ninguno. Ni los aristogatos, ni los trotamúsicos esos... Ninguno. Por foto o video o de lejos están bien, pero jamás me acerco a tocar a ninguno, supongo que cada cual necesita su espacio vital y yo paso de invadir el de ellos no se dediquen a invadir el mío. Que conste que me he criado con animales, de peque (vuelvo a contarlo, los que lo sabéis podéis saltaros esto) vivía en una parcela con la casa en medio y en mi parcela tuve… perros, gatos, gallinas, un cerdo, una oveja, conejos, y demás bichos que hay en el campo… No tuve ningún trauma (mis hermanos sí, se quedaron encerrados en el palomar) ni nada por el estilo, simplemente no me gustan.

Y entre todos esos animales que no me gustan se encuentran los que me den asco… y vengo a confesaros que el animal que más asco me da (o eso creo) es el CARACOL.



¿Cómo le puede gustar a alguien los caracoles??¿Cómo pueden tocarlos? Sobretodo sabiendo que son babosas sin caparazón, puagg.. y peor aún.. ¿¿¿¿¿¿¿Cómo se puede comer alguien un caracol???????? ¿¿A caso no saben que babean??? Es solo pensarlo y me pongo mala. Y la crema de caracol? Puag también.

En fin que queda claro el asquisimo que me dan. Además de pequeña ya los sufrí. Como vivíamos en la parcela cada vez que llovía salían muchísimos caracoles (después de la lluvia) un día mis hermanos (listos ellos) se dedicaron a coger caracoles a montones, ¿recordáis los tambores de detergente? Aquellos que eran cilíndricos. Ellos llenaron un tambor. No recuerdo bien el motivo pero después de llenarlo nosotros nos fuimos de casa, no sé si un día o dos. No dijeron a nadie que tenían los caracoles y aquellos tambores no tenían tapa. Cuando llegamos a casa teníamos caracoles por todos los sitios, cortinas, paredes, camas, ventanas, hilitos brillantes de babas recorrian los rastros y cuando abrí mi cuarto… estaba llenoo!!! Creo que fue uno de los días que más asco pase… uff grrr sólo pensarlo…

En fin un drama más de mi vida.. y dicho esto.. me voy a hacer una fiestaparty con mis churum de fin de curso!!

9 comentarios:

  1. pues a mi me encantan los animales... pero comparto la idea de que se coman caracoles y luego se mueran de asco cuando en otros paises comen saltamontes, yo si tuviera que elegir me comeria un saltamontes, por lo menos seguro que crujen

    paro ya, que yo tambien deliro...

    ResponderEliminar
  2. A mi también me dan muchisimo asco los caracoles, sobre todo el crasshhh q se oye cuando los pisas ...arrgggg
    Yo comer caracoles? Niii de coñaaa

    Que ascazo por dios

    ResponderEliminar
  3. Yo como caracoles !!!!!!!!!!!!!!!!!
    Los he comido en La Rioja, Euskadi y Navarra, estas bárbaras tierras del norte.
    De pequeño, estando en una huerta, debí preguntar: "¿pican?".
    Al obtener respuesta negativa y supongo que nadie se fijara en mí me lo debí comer tal cual. No me quedan traumas ni recuerdos. A mi hermana sí pero debe ser porque se dio cuenta del tema medio minuto tarde.
    Podría comer cualquier cosa que se mueva, esté cocinada y no hable castellano. Y pretendo, servir de festín, una vez entregado el pasaporte, a toda gusanería que se precie visitarme. Hoy por tí, mañana por mí...

    ResponderEliminar
  4. Caracoles con tomate
    Ingredientes y elaboración:
    Antes de nada, decir que si son caracoles cogidos en el campo, es conveniente dejarlos unos días en casa, dentro de una red o en los recipientes que expresamente para estos ( preferiblemente con tapa ), realizan los alfareros, por supuesto sin comida. Esto se hace con el fin de facilitar su lavado posterior. En cuanto a la cantidad, serán aproximadamente 2 kg. para cada seis personas. Como se habrán quedado secos, se echan en agua y se mantienen durante un día entero, lógicamente, se les pone una ( tapadera ) A continuación, se les lava 5 ó 6 veces con el fin de limpiarlos totalmente. Una vez lavados, se introducen en una cazuela con agua, sal y una o dos hojitas de laurel y por supuesto tapar la cazuela ( cosas más raras se han visto ). Se dejan hervir, y se les engaña con el fin de que saquen la cabeza. Se corta una cebolla y un diente de ajo en trocitos muy menudos y se sofríe con un chorrito de aceite de oliva. Se les añade tres tomates maduros, pelados y cortados en tozos, más o menos grandes. Se deja unos minutos y se añade jamón serrano cortado en tacos, y unas rodajas de chorizo, aproximadamente 100 gramos de ambos. Se remueven y se añade una guindilla cortada en ruedas delgaditas. Se sazona y se incorpora a los caracoles, que habrán sido escurridos previamente. Se dejan hervir unos minutos con el fin de que los caracoles tomen el sabor de la salsa, y listos para servir. Aconsejamos que se preparen varias horas antes de su consumo para que estén más( sabrosos ), pero aún así, estarán ( para chuparse los dedos ). No olviden acompañarlos con un buen vino de Rioja.
    Bon Profit xDDDDD

    ResponderEliminar
  5. Puagggggggggg raull jajajajajja con el asquito que me da!!!

    Iñigo me encantas y ya le he dicho a sandra que tengo que leeros alguna de vuestras conversaciones.. que son demasiadas profundas para mi.

    Esencia y el ruidito cuando los quemas con un cigarro ¿qué? si, soy borrica pero me crié en el campo... :)

    Cris cierto.. me daría menos asco un saltamontes!!

    ResponderEliminar
  6. Odio los caracoles, los odio!! Estoy de acuerdo con Ana, joder, es que babean mucho!! Pero yo es que soy especialita para comer tanto eso como manitas, morros, hígado, orejas de pollo, jajajaja.

    Ana, te sorprenderías lo filósofica que me pongo cuando hablo con Iñigo. Pero todo es gracias a él, que me hace ser así en ese momento, jajaja. Más majo que ná, coño! Y puedo decir que un gran amigo.

    Para la próxima, intenta no hablar de guarrerías, jajajajajajaja. Besazos, preciosa.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto Raúl, cuelga esa receta en tu blog (ya te dije alguna vez, que si te gusta cocinar, es una buena manera de poner entradas cuando no sepas de qué hablar). Yo personalmente, no los pienso cocinar, que me dan un ascazo... Besos SuperBike.

    ResponderEliminar
  8. Me encantan los caracoles. Como animal, no como comida. Como comida me dan lastimica... sí, no suelo comer animales que me puedan parecer salaos, que le vamos a hacer. Tontás que le dan a una.

    Me encantan los caracoles, cogerlos, jugar con ellos, observarlos, sus babas, como se arrastran, su movimiento y como hacen el amor.

    Chicas, me he puesto muchísimos caracoles en las manos, pies y hasta he tenido caracoles escondidos por casa... (ahora espero un aaaarg sincronizado y de 20 segundos de duración)

    Desde luego que rarita soy.

    Un beso baboso.

    ResponderEliminar
  9. jajajajjajajajajajaj cochina qué clase de besos son esos??? jajajajaj no te veo el pelo.. por cierto.. te has pasado los caracoles por tantos sitios ahora sé porque tienes la piel tan bien.. la baba de caracol...
    A mi del caracol solo me gusta... sopa de caracol !!! ey!!! guatenriconsu chupipami chupapiti churiwariwaragá ea... si tu quieres bailar... sopa de caracol!!! ehhhhhhhhhhh!!!!! jajajajajajaja ¿El próximo curso podré dar inglés?

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...