A ver qué encuentras...

viernes, 25 de diciembre de 2009

..Sucesión de errores.

Le observé un rato, en silencio. Era joven, casi tanto como yo, con un elegante traje auque arrugado y algo sucio. Un corte de pelo bonito, pero sin peinar, una piel cuidada sin mimos recientes. Con ojeras, barba de pocos días y los ojos tiernos.


Le pregunté quién era y qué hacía allí.


Me explicó que no nos conocíamos, pero que aquel día salió a pasear para despejarse del intenso día de trabajo, le llamó la atención que caminase sin rumbo y algo dentro de sí le hizo pensar que aquello podría traerme pésimas consecuencias (no se equivocaba).


Él vio como aquellos hombres se acercaban a mí y antes de que me tocaran llamó a la policía.


Me contó que todo había sido muy rápido, me desmayé y ellos aprovecharon para golpearme la cara con fuerza usando la excusa de intentar despertarme, según decía uno mientras se carcajeaba si estaba desmayada no tenía gracia, no podría luchar como una gatita.


Con el primer golpe, él corrió a socorrerme y en aquel instante empezaron a oírse las sirenas de la policía. Aquellos miserables me golpearon un par de veces más el cuerpo, por la rabia de no haber concluido su fallido plan. En ese momento los coches de policía llegaron a su alcance, ellos comenzaron a correr en diferentes direcciones, los policías les siguieron, me contó, que afortunadamente tres calles más abajo consiguieron detener a todos.




Él se quedó a mi lado, llamó a la ambulancia y estuvo junto a mí en todo momento, el traslado hasta el hospital, mi noche en observación y hasta ahora, en mi cuarto.




No pude decir nada, y no por el dolor de mi garganta, sino por el dolor de mi corazón por todo, por no darme cuenta de esos errores, y por considerarle a él un error más. Mis ojos se llenaron de lágrimas y alargué mi mano para tocar la suya. Era cálida y segura aunque se atisbaba un leve temblor.


Pasaron los días y él venia a visitarme cada tarde al salir del trabajo, y se marchaba el último, siempre tenía que entrar la enfermera con cara de mustia recordándole el horario de visitas que él había sobrepasado en una o dos horas.


Días después salí del hospital. Él se ofreció para llevarme a mi casa. Una vez conocido el camino acudía cada tarde a hacerme compañía, quedándose incluso alguna vez a dormir y bueno, el final es de esperar. Él paso a ser mi ÉL.





PD: ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!
PD: acabó la historia y con ella la tortura de leerla..jajajajaj

jueves, 24 de diciembre de 2009

Teorias..

Aprovecho este momento de teorías e indignación a la par para escribir sobre dos temas esenciales en mi vida, hoy Miércoles 23 de Diciembre.




1. ¿Por qué coño han movido al Oso y el madroño?

Si ya de por sí no me ha costado casi (nótese mi ironía incipiente) saber que tren es el que tengo que coger para ir a Sol, aprovecho para decir que es una Mierda la RENFE… ¿Por qué no esta igual distribuida que el Metro? ¿Que pretenden?¿Que jóvenes bellas como yo se pierdan Su rollo no me va… la cosa es. Que después de correr para tirarme en plancha dentro de un vagón de tren, (si rollo peli de acción para salvar a alguien de una bomba) encima a mi salida me doy cuenta de que eso es más difícil que encontrar un Skin en una biblioteca. Mi teoría... Ana, tu, sigue a la gente (Sí, cuando no llevo cascos me hablo, unas veces me llamo Ana otras piropos... pero es algo íntimo para contároslo) pero...la teoría falla ¿Por qué? Os preguntareis (y sino, os jodéis y pregunto yo) porque la gente se divide varias veces… Cosa que me ha hecho liarme más aun... sigo pensando porque coño no hay carteles claramente visibles “ANA TU SALIDA ESTA POR AQUÍ”, pff Mierda de Renfe. Antes de salir, rigurosa llamada ¿Dónde estáis? Te esperamos en el oso y el madroño.
Yo, guapa, lista, artista, yo que me merezco un médico un dentista, salgo entre la multitud ¡Que menuda multitud! A buscar a mis queridísimas amigas… paso una calle, otra, otra, otra, empiezo a hiperventilarme porque me agobia tanta gente y pregunto a un poquero… lo peor es la frase que me ha salido “ A ver chavales por aquí, ¿donde esta el oso y el madroño? “ los chavales estaban más perdidos que un hijoputa en el día del padre y pretendían mandarme a la Calle Mayor… total que tenido que preguntar a un policía, he sopesado imitar algún acento... que triste, ser de Madrid y preguntar por donde cae el oso y el madroño. Total vuelta para atrás, mis amigas estaban en el oso y el madroño, en la puta puerta de la RENFE. Mierda RENFE.



2. ¿De qué va el alisado japonés?¿Cuál es su rollo?

Una de mis amigas se ha hecho el alisado Japonés, monísima por cierto, “Chica guapa, Chica lisa” la cosa es que me ha hecho pensar… ¿De que van las Japonesas? Porque el alisado Japonés lo crearon ellas… ¿Por qué? ¿Para que? Si tienen el pelo más liso que el pecho de la Patiño. Mi teoría, es… Las Japos nos mienten, en el fondo tienen el pelo rizado cual africanas. De ahí que sean las inventoras y expertas en la aplicación del alisado Japonés, usan esos alisadores para que todas las envidiemos a muerte porque doy fe, si llueve el pelo no se encrespa.

martes, 22 de diciembre de 2009

Sucesión de errores..


Realmente, era tarde. Detrás de mí, oí unas voces. No distinguí que decían, solo gritos, palabras sueltas “putita”, “culo” y carcajadas que me empezaban a dar nauseas.

Supongo que intuí lo que me esperaba. Por ello la angustia se apoderó de mi cuerpo, mi corazón, intento huir entre mis labios y mis pulmones mantenerse ocultos sin respirar.
Cada vez oía los gritos y las voces más cerca, pero extrañamente los sentía más lejos, como si mi alma consiguiese así alejarse y coger perspectiva de lo que veía.

Noté como tiraron de mi cintura hacia atrás, acercándome a un cuerpo extraño para mí. Oí esas carcajadas en mi oído, con un desagradable susurro “Déjate puta, te va a gustar”, en ese momento llegaron los demás. Oí más risas a mi espalda y más manos sobre mi cuerpo. Intentaban arrebatarme la ropa, uno de ellos se plantó frente a mí, me miró con severidad en los ojos, como un cazador cuando consigue enfrentarse a su presa. De un solo manotazo me rasgó la camisa, después se acercó más a mí y con su áspera lengua y alcoholizado aliento me lamió la cara.

Recuerdo que pensé “¡Es el final!” Mientras que cerré los ojos y mi cuerpo cesó de forcejear.


Lo siguiente que recuerdo fue una cálida voz de mujer, preguntándome si me si podía oírla. Le contesté que sí, y al hacerlo comprobé que mi cuerpo y mi cara me llevaban a un gran dolor, indescriptible, devastador. Volví a cerrar los ojos.

Dos días después los abrí de nuevo.


¿Sabéis aquellas imágenes de las películas, en las cuales alguien se despierta en una sala aséptica y blanca con una intensa luz sobre ellos y se desorientan aún más? Son ciertas, eso me ocurrió.

Intenté incorporarme levemente pero una mano masculina se posó en mi hombro ejerciendo una fuerza mínima, pero con suficiente firmeza para invitarme a volver a recostarme. Lo hice.

Una vez tumbada me giré hacia él. Él, uno de mis errores, el tercero, aquel desconocido que me siguió. Aun recordando aquello no me puse nerviosa.

Pd. El final otro día porque me ha quedado un poco churro..jajajajaj así disimula más.
No sé si porque era consciente de que estaba en el hospital, porque después de lo ocurrido nada podría ser peor, o tal vez fue su forma de mirarme.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Pasando la tarde..

Aburrida, he decidido matar el tiempo con algo que me gusta y que dependiendo del día a veces no se me da mal del todo.. coser.. pero he mirado el tupper, si soy así de divina, guardo los broches en tupper, y la verdad, vistos los últimos me ha dado pereza coser..
(ahí va ilustración del tupper) :P



La cosa es que he terminado matando el tiempo decorando un par de marcos.. ahora los vereis no es nada del otro mundo. El marco blanco solo tiene los corazones.. vamos que se puede decir que me " He herniao"
Las rosas no tengo claro donde ponerlas, y el otro marco esta más curradillo, por lo menos el hacer las piezas me ha llevado dos horas (hornearlas mientras hablaba con la Clari, por cierto me uno... ¡¡¡Botellón de chocolate!!! jajajaja me encantas, me protegerás de los chungos de tu barrio??) En fin...segunda fotillo..




Pd: Admito críticas porque hasta yo misma las hago jajaja

jueves, 17 de diciembre de 2009

Sucesión de errorres


Me puse a caminar sin rumbo fijo, tenía un mal día y simplemente quería no pensar. Es una técnica que suele funcionarme.

Debo deciros que vivo en una ciudad céntrica y caminar pasando desapercibida no es difícil, aun intentando llamar la atención a veces cuesta. De modo que ese día era mi ciudad preferida.
No atendí a la gente que caminaba a mi lado. Solo quería dejar la mente en blanco, lo conseguí. Miraba de vez en cuando los escaparates sin ver más allá de las luces iniciales o los carteles de colores chillones, que supongo anunciaban las rebajas o grandes ofertas.
Camine, sin rumbo, sin reloj y sin conciencia, cruzando calles al azar, doblando esquinas sin saber que me encontraría a la vuelta e importándome un comino lo que me pudiese encontrar.
En ningún momento sopesé mi seguridad, ni mí alrededor. Ese fue mi primer fallo. El segundo, que no fui consciente de la hora ni de que era de noche. No sé si alguna vez habéis caminado por las grandes ciudades, supongo que sí, de modo que sabréis como yo, que la luminosidad de las calles, sobretodo ahora en invierno es bastante buena desde que comienza a anochecer. Por ese motivo no sabría decir si eran las 7 de la tarde o las 11 de la noche.
Mi tercer error, no darme cuenta de que me seguían, absorta en esos pensamientos que intentaba alejar no fui consciente de que alguien doblaba las mismas esquinas que yo, y cruzaba las mismas calles.
Cuarto error, me alejé más de lo debido. Creo que llevaba unas dos horas andando y sin darme cuenta me alejé de la zona que conozco, eso me llevó al quinto error. Terminar en un lugar poco idóneo debo decir que para nadie, pero especialmente para una chica, sola, de noche, desubicada, con su función de alerta desactivada y triste.

Y es así como esta atípica sucesión de errores me llevo hasta aquel punto. Hasta aquel fatídico punto.

A la vuelta de una esquina tome consciencia de la hora que era, de que no conocía aquellas calles y de que tal vez la única forma de supervivencia allí fuese conocer aquellas calles.
Un escalofrío me recorrió el cuerpo por completo, erizando cada bello de mi piel. Decidí intentar adivinar el camino de vuelta, con paso ligero e intentar pasar desapercibida.
Tarde.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Amigas

    Raquel siempre ha estado ahí para mi, siempre que la he llamado, ha acudido sin tan siquiera preguntar si quería que fuese, claro está que ella sabe que si me preguntase le diría que no. Soy demasiado orgullosa para pedir ayuda, pero ella está ahí, no sé cómo pero siempre llama en el peor momento, creo que de algún modo estamos unidas, así sabe cuándo debe llamarme para venir a estar conmigo.



    Aquella tarde Raquel me llamo, al notarme más seria de lo normal, decidió venir a verme aprovechando que mis compañeros de piso estarían fuera hasta tarde para así poder hablar tranquilamente.

    Estaba en mi cuarto, cambiándome de ropa, llevaba aun el pijama cuando ella me telefoneo. Me mire al espejo, semidesnuda, pensando que estaba hecha una piltrafa, ojeras, el pelo mal cepillado y seguro que había cogido algo de peso, ya apenas me servía el sujetador. Estaba observándome cuando el timbre sonó, cogí una falda limpia del cajón y la primera camiseta que encontré. Apoyada en el cerco de la puerta de la vecina de enfrente, encontré a Raquel con una sonrisa de oreja a oreja, me mostró una bolsa de plástico y con su característica sonrisa pícara dijo “Traigo provisiones”, abrí la puerta más aun, invitándola a pasar con un gesto educado.

   Como de costumbre, cogimos las “provisiones” un batido de fresa y una tableta de chocolate, nos sentamos en el sofá. Hablamos durante horas, perdí la cuenta cuando pasaron de tres, durante esas horas lloramos juntas, reímos, teorizamos e incluso ideamos planes para nuestros futuros inmediatos, más bien, para el mío.
    Llegadas a ese punto de la tarde ambas estábamos cansadas y nos acomodamos, ella se despojó de sus mugrientas zapatillas de deporte y colocó las piernas sobre la mesa, yo me tumbé a su lado, con la cabeza en su regazo sobre un cojín. Nos pusimos a ver la tele, no necesitábamos hablar más por el momento, pero sí necesitaba su compañía.

    Mientras veíamos la tele ella me acariciaba el pelo, suavemente entrelazaba sus dedos con mis mechones, llegando incluso a acariciarme la cabeza, aquello me relajaba muchísimo, en cierta ocasión rozo mi cuello, un pequeño escalofrió me recorrió la piel, ella lo noto, por un momento se puso tensa, pero volvió a relajarse. Yo, instintivamente acariciaba su pierna, sobre la cual estaba mi cabeza apoyada. Me sentía segura estando a su lado.
    Poco a poco bajó su mano por mis hombros, desnudos pues la camiseta que llevaba era palabrada de honor, sentí otro escalofrío pero esta vez ella no se puso tensa, la mire y me miro. Algo extraño me pasó, deseaba besarla, en ese instante fui consciente de los hermosos labios que tenia, de los grandes ojos. Creo que ella sintió ese mismo deseo. Lentamente me incorporé hasta llevar mi cara junto a la suya y ahí una frente a la otra, cerca a dos centímetros. Deseamos mutuamente besarnos y lo hicimos.


   Fue un beso distinto a los que había sentido hasta ese momento, fue dulce, cariñoso, delicado. A aquel beso le siguió otro, y otro. Después lentamente baje mi mano desde su cuello a su pecho. Cada centímetro que tocaba hacia que mi corazón de desbocara como un caballo loco. Al llegar a su pecho ella fue quien empezó a bajar la mano hasta llegar al mío. El roce de sus dedos sobre mi piel hacia erizarla, sentí escalofríos allí por donde ella paseaba sus dedos. Nos despojamos de las camisetas con algo de torpeza, al fin y al cabo no era algo a lo que estuviese acostumbrada, ni ella tampoco. Ya sin camiseta, nos acariciamos, nos besamos nuevamente y nos abrazamos sintiéndonos la una junto a la otra, el roce de su pecho con el mío hizo que nuestra respiración se acelerara. En ese momento Raquel bajo la mano, empezó a acariciarme las piernas, los mulos y poco a poco fue subiendo su mano. En ese momento empecé a tomar consciencia… ¿Qué hacíamos? ¿Por qué lo hacíamos? ¿Me gustaban las chicas? ¿Me gustaba Raquel? Delicadamente frene su mano que empezaba a jugar con la gomilla de mi ropa interior… la miré con cariño y lentamente le dije:

- Raquel, ¿tú, realmente quieres esto?
    En ese momento ella alzó la cabeza y me miró con los ojos más abiertos de lo normal, con una expresión extraña, desorientada. No sabía si iba a empezar a reír o a llorar. Me miro un minuto en silencio, tiempo que a mí, se me hizo eterno y creo que a ella también. Después miró su mano y la saco de debajo de mi falda. Ahí sentada la una frente a la otra, nos dimos cuenta de que no era lo que queríamos, de que no sentíamos lo necesario para poder dar un paso así. En silencio, ambas nos vestimos. Una vez terminamos me sonrió y con su alegre voz me dijo:
- ¿Vemos esa peli nueva que empezaba ahora?
- Claro - Sonreí yo a mi vez.

    Volví a tumbarme sobre su regazo y ella volvió a acariciarme el pelo.

    Nunca más volvimos a hablar de ello, nunca más volvimos a sentir el impulso de tocarnos de aquella forma. Seguimos viéndonos como siempre, y socorriéndonos mutuamente.

    Durante un tiempo me preguntaba que había pasado, si yo sentía algo por ella. O por las mujeres en general. ¿Por qué había deseado besarla? Supongo que simplemente ese día necesitaba cariño, mimos, amor, y ella me ofreció todo aquello de una forma tan natural que me dejo llevarme por mis instintos primarios.
    No me arrepiento de aquello que paso, porque ambas quisimos hacerlo. Al menos, hasta ser conscientes de lo que hacíamos.



Pd. Mi portatil ha muerto, de modo que un minuto de silencio por él... con él han desaparecido cosillas que tenía empezadas. No sé si actualizare prontito o no... porque en este que es compartido es más dificil.
Pd. No conozco ninguna Raquel y creo que es evidente que no es algo que me haya pasado a mi... o ¿alguna vez me habeis visto con falda? jajajajajaj eso deja más que claro que nooo me ha pasado jajaja.


domingo, 13 de diciembre de 2009

Gracias :P

Vuelvo por aquí, últimamente me apetece actualizar pero cuando llevo la mitad escrito, lo dejo, porque no me gusta…
El viernes salió el sol y brilló durante toda la mañana, monte mi nueva estantería yo solitaa ueeee…. Aun me queda mucho por hacer, solo tengo la estantería y la cama.. me queda decorarla y demás..



¿No os pasa a veces que tenéis una racha tonta, ñoña, no sé clasificara… la cosa es que tienes una racha en la cual te sientes más solo de lo normal, menos querido… Pues la he pasado hace unas semanas, pero prometo no quejarme…Tengo grandes amigas y amigos. De modo que esta actualización va para algunos de ellos ellos. (no pondré fotos porque no quiero poner caras aquí… pero sí detalles)

Gema, aún alucino con tu regalo… ¡¡una cámara de fotos!! Es una pasada y la he estrenado oficialmente :P y bueno, que más decirte, me gustó ir al burguer el otro día pero ¡¡Se me pasó pedirles la corona!! Cuantos años juntas eh.. Cuantas cosas.. 9 años uff!! Y los que nos quedan eh, dentro de 20 años seguiremos recordando las fallas, el Zeus, el garaje de Diego, Segovia y tantas cosas más.



Marta, ideadora de la fiesta :P ¿Qué te digo que no sepas? Te quiero y Gracias. Son tres años juntas y espero que sean muchos más, además creo que empezamos a ser hermanas adoptivas… que tu madre me quiere y mi padre te adora.. (Recuerda el momento terraza botando..jajajajajajajajajajajajaja dios y ahora.. Caballo de rejoneo jajajajajajajajajaja vale vale.. ya paro)


Clariiiiiiiii, que alegría me dio verte, y que me leas.. Aunque escribo mal como para que me leas jajajaj pero me encanta que estés pendiente de mi y siii, sigues siendo mi amiga, siempre lo serás y más ahora que tus padres me aman :P


Lauriiiiiiiiiiiii eres especial y no de retrasá jajajajajaja especial, no he conocido a nadie como tú, excepto tu otra mitad, Luis y ambos me encantáis, eres una tía genial y me encantasssss. Lo sabes.


Luciiiiiiii que alegría verte por fin, otra perdida de la vida…pero me alegro de que me quieras más que a tus nuevos compis, jo te echo de menos que eres de quien menos sé cosas…


Macurri que no estabas pero nooo pasa nada, porque estabas por teléfono :P me encantas también y me alegro de seguir viéndote, y que sea por mucho más, tenemos que organizar el amigo invisible ya mismo :P


 Bueno tengo mucho que agradecer a todos los demás pero ire actualizando con vosotros poco a poco... porque sois muchos y sino.. no terminaria nunca el blog pero que sepais que sois muy importantes para mí y que os tengo muchisimo cariño y no quiero perder el contacto con niguno.. y... EL VIERNES NOS VEMOS... PARA CELEBRAR EL AÑO :p
Pd: Muchas gracias a los demás, no sé quienes lo leeis, pero gracias LUZ, VICTOR, BEA, FRAN , LUIS, SERGIO, JUANJO, JAIME, LOURDES, ESME, XIVI y fijo, fijisimo que me olvido de gente...

domingo, 6 de diciembre de 2009

Mujer en la ventana



Este es mi cuadro preferido, lo cierto es que no sé muy bien porque. Pero me gusta. Supongo que a veces nos gustan cosas o gente y no sabemos exactamente porque pero tienen "algo" que nos atrae hacia ellos.


Tal vez me guste porque no se le ve la cara y puedes imaginar la que quieras, unos dicen que era su mujer, otros su hermana. O puede que me guste porque se asoma a la ventana, al mundo. O por lo que tiene tras la ventana, el mar. Me encanta, supongo que pasar mis primeros años cerca del mar, me ha marcado. Me da paz, alegria, melancolía...aunque creo que a todos nos pasa. 


Da igual cual sea el motivo, pero este es mi cuadro preferido.

Pd. Gracias por las felicitaciones.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Para mi cumple...

Por fin he asumido que cumplo años, jajajaja me ha costado eh... bueno no me queda mucho para el cumple, ha empezado la cuenta atrás, y para que ese día la entrada sea diferente pues vais a hacerla vosotros, sí, soy así de vaga.. como dice un amigo.. ¡Soy más perra que niebla! asique... ala.. os dejo mi correo xakoli@gmail.com podeis mandarme lo que querais que ponga, una foto, una poesia rollo " el mundo es un pañuelo y tu mi moco preferido" jajajajaj lo que querais, yo, lo colgaré tal cual. Os doy tres días, que mi cumple es el Sábado. Podeis enviar lo que os apetezca, una lista de la compra, una canción, un mail donde ponga no tengo nada que decir, jajajjjajaja cualquier cosa, si no avisais cuelgo el nombre de quien lo ha mandado (fijo que no me llega nada jajajajajja pero si es asi, también lo pondré eh) ala.. a pensar...(evitar las ñoñadas de eres lo mejor de mi vida..etc.. que sabeis que eso, nunca me lo creere)

Ella buscaba, se buscaba y no se encontraba...





Llevaba días sin encontrarse, sin saber porque, había perdido algo suyo, su chispa, sabía que estaba ahí, porque formaba parte de ella, para bien o para mal, la tenía, pero no conseguía encontrarla. Buscaba y buscaba sin encontrarla.


Más de uno le había dicho que las cosas a veces desaparecen y si las buscas no aparecen, es mejor dejarlas, que finalmente cuando menos lo esperas ¡zas! Las tienes frente a ti. Pero ella no tenía tiempo, necesitaba ya su presencia, volver a sentirla. Su personalidad.

Aquella mañana no supo porque, pero se despertó al alba, con los primeros rayos de sol.

Aun descalza recorrió la casa sigilosamente, a esas horas silenciosa, carente de vida, ¿Quién podría imaginar lo que esa casa era de día con ese silencio?

Cogió una manta del salón, de esas que había en el sofá y que tanto calor proporcionaba las tardes de domingo. Salió por la puerta trasera, ella vivía en una casa junto a la playa. Una de esas playas en las que desde primeras horas de la mañana la gente se apelotonaba para poder plantar su sombrilla y marcar así su territorio.


Salió directamente a la playa. La arena estaba fría casi tanto que parecía estar mojada, le calaba los pies, recorriendo cada detalle de su piel, tensando cada músculo de su cuerpo, erizando cada bello, esa sensación le encantó. Le hizo recordar que estaba viva, despierta. El aire le rozaba la cara como un frio beso en la mejilla. Recorrió los pasos hacia la orilla, enroscándose la manta al cuerpo, se dejó caer en la arena, lentamente mientras apreciaba lo que veía. Allí sentada permaneció largo rato, primero dando los buenos días al Sol, mientras salía, después a la Mar que le permitía salir de sus entrañas.


Ese momento fue suyo, solo suyo. Como el de todos, su día estaba lleno de quehaceres, que desgraciadamente no le permitían pensar, sentir, recordar, odiar, amar, olvidar…

Allí sentada en la orilla se permitió todo ello. Lloró, lloro como una niña, con ese hipo que muestra el dolor del alma. Lloró por aquello que había perdido, por no ser capaz de encontrarlo por más que buscaba.

Lentamente se puso de pie, dejó caer la manta a sus pies. Seguidamente se despojó de los pantalones y la camiseta. Una vez desnuda pensó en la Mar y en cómo había visto renacer ese día al Sol de sus entrañas. Se metió en la Mar, buscando su renacer para poder afrontar su nuevo día.

Pd. Recuerda, solo una charlatana.

Me acompañan...