A ver qué encuentras...

lunes, 9 de noviembre de 2009

.. Umm sigo pensando como titularlo....



Llevo un rato intentando recordar porque decidí ser maestra. No he conseguido recordarlo.
De pequeña siempre quise ser profesora (he de aclarar que también quería ser camarera-patinadora como la del anuncio del ryalcao, pero patino de pena)

Muchas tardes jugaba a ser profesora pero realmente no sé si era porque ya apuntaba maneras o porque quería torturar a mis muñecos poniéndoles deberes para resarcirme de mis maestros.

Algo más mayor empecé a experimentar con humanos, El enano (mi hermano pequeño) fue mi cobaya. Nos llevamos siete años, de modo que yo debía tener ya unos 10. Ahí descubrí que tenía paciencia para la enseñanza, al igual que él para ser enseñado.

Nos sentábamos en el porche de mi casa (cuando hacia bueno, claro está) y sobre la mesa de terraza aprendió las vocales, ya de pequeña le cantaba canciones (dar gracias de que por aquel entonces no me sabía papa papito…) usé los pocos recursos que tenía, la canción infantil con la que me habían enseñado a mí las vocales en Cádiz (al menos innovaba, que en Madrid no era conocida :P ) También le enseñe a escribir su nombre y los números, creo recordar que del 1 al 10, pero sumar, solo con los dedos y hasta 5. El no tenía más de 3 años de modo que fue al colegio sabiendo más que nadie (así le pasa ahora, que va de listillo).

Siempre me han gustado los niños, con el tiempo no solo para jugar sin más, me gusta cómo piensan, cómo razonan, ese punto de vista de la vida y la sencillez de sus respuestas a los porqués. Que digan lo que piensan en el momento que lo piensan y que sean capaces de expresar de forma sencilla cuanto te quieren o cuanto te odian.

Pensé que nunca haría una carrera, claro que cuando has cuatripitido (si, cuatro veces repetí) primero de bachillerato es fácil pensar que no vas a salir de ahí. Pero salí hice administrativo y decidí cuando lo terminé que si trabajaba de eso sería una amargada de por día, por mucho all-bran que tomara…Me saqué bachillerato en un nocturno (no podía ser una parásito el resto de mi vida… tenía que trabajar) Una vez que terminé, selectividad y la carrera. Elegí mi especialidad pensando en las oposiciones, si era de las más complicadas menos gente la haría y el no ser apenas conocida me ayudo a convencerme, pocos la estudian ergo… poca competencia.

El primer año es igual para todos los magisterios, de modo que no conocí en qué consistía la carrera. Segundo fue otra cosa…amé mi carrera cuando supe en qué consistía. Y desde entonces, simplemente, me encanta.



Con las prácticas he visto el día a día, es un trabajo dinámico, difícil, divertido, es un reto cada día, y me encanta. Tiene su parte dura, claro está, que tu ayuda no sirva puede ser algo frustrante, que ellos se frustren y no sepas que hacer. Pensaba que por mi carácter (demasiado genio, demasiado pronto) no tendría paciencia, pero la tengo, tanta o más de la que tenia a mis 10 años. Por ejemplo, he pasado horas enteras ayudando a un niño a leer, “la L con la O lo, la M con la O mo”, “¿Cariño, que pone aquí?”, “LILA”, así estuvimos varias horas, leyendo con diferentes objetos, letras, cartas, etc. Ese día me di cuenta de que no podía perder la paciencia, viéndole sufrir, ponía incluso los ojos en blancos de lo nervioso que estaba.

Ahora estoy deseando volver a afrontar un reto igual. Dar clases.
En resumidas cuentas, no sé porque decidí ser maestra, pero sé es lo que quiero.

Pd. Tómate tu tiempo, cuando me eches de menos, vuelve.

Pd. Jo, si tu eres mi Musa, ¿De quién soy yo Musa?

5 comentarios:

  1. Tu tambien puedes ser mi musa....k para eso somos novias!jajajaj!!
    Aun a riesgo de resultar repetitiva....me reitero en k me encantaaa como escribes!jajaja!!!
    Será vocación o no...pero fuiste una buena profesora, lo eres y lo seras por siempre...Y no lo digo por simple peloteo ni porque seas mi amiga...sino porque lo sé,y no se hable mas jajaja!!
    Muaaaakk

    ResponderEliminar
  2. jajajajajja tu ya tienes novio tia.. hoy me he sentido abandonada , cuando han hablado de invitar a padres de novios/as a las navidades y me han dixo trae a los de tu novia, y he dicho no, me ha cambiado por otro.... ;(

    ResponderEliminar
  3. Mola, no todos podemos hablar tan claramente de nuestra vocación profesional sin parecer unos pedantes. Tal vez porque en tu caso tiene aún más mérito el cómo lo has conseguido. No puedo evitarlo... te sigo peloteando en el blog XD

    ResponderEliminar
  4. jajaajjaja no tiene tanto mérito y suena pedante.. pero k a te ha molao conocer a la única cutripitidora del mundo??

    ResponderEliminar
  5. Siempre te busco por cualquiera lado aunque a veces tenga ganas de perderme. Sé que no te gusta que te lo diga, pero... Te quiero. Te quiero muchisimo.

    ResponderEliminar

¿Qué pasa con tu rollo?

Me acompañan...